Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/1999 12:00:00 AM

DELITO EXTRADITABLE

Por cuarta vez un fallo es adverso a Pinochet. El perdedor: el gobierno

El juez Ronald Bartle leyó su veredicto en una sala atestada de periodistas y público. "Se
concede autorización para extraditar a España al ex dictador chileno Augusto Pinochet, por los delitos de 34
casos de torturas y uno de conspiración para torturar". El juez, de tendencia conservadora, cercano a la ex
primera ministraMargaret Thatcher, aceptó en un acto inédito el concepto de "conspiración para torturar", que
reconoce la desaparición como un acto criminal que persiste en el tiempo, pues las torturas para los
familiares siguen mientras no se encuentre el cuerpo del detenido.El abogado Clive Nicholls, que dos días
antes había presentado ante el juez un dramático informe médico que presentaba a Pinochet con graves
problemas de senilidad mental, para evitar que compareciera en la Corte, leyó una carta enviada por el ex
dictador, una vez conocido el fallo, en la que señala: "Como ex presidente y senador no soy culpable de los
delitos de los cuales se me acusa. España no ha producido una sola evidencia que demuestre que soy
culpable". Enfatizó: "Creo que España no ha estudiado o investigado apropiadamente los delitos y, por lo
tanto, tampoco tiene jurisdicción para enjuiciarme. Está actuando en violación de la soberanía de Chile".Los
abogados de Pinochet tendrán 15 días para apelar el fallo a la High Court, trámite que podría durar entre dos a
tres meses. Luego, la decisión del juez de segunda instancia, también podría ser apelada ante la Cámara de
los Lores y a su vez esta decisión puede ser apelada. El caso podría durar dos años, la única salida que le
queda al ex general es que se le conceda el regreso a Chile por razones humanitarias. Pero eso tampoco
es claro. Hernán Montealegre, experto en derecho internacional, señaló a Semana en Santiago que "estas
razones pueden ser acogidas si se demuestra, seriamente, que tiene una enfermedad terminal o que su
deterioro mental le impide comparecer ante un juez. Un precedente es el caso de Erick Hönecker, quien
fue extraditado desde Rusia a Alemania y su juicio no llegó a término, porque se demostró que tenía un
cáncer terminal a corto plazo. Hasta ahora los abogados de Pinochet sólo han demostrado que tiene
daños físicos producto de la edad, y su carta leída tras el fallo dejaría al descubierto que está en óptimas
condiciones mentales".Pero también es claro que, sin importar la suerte de Pinochet, el gobierno chileno
es el que tiene más que perder. La cancillería de Santiago hizo lo que pudo por la liberación del acusado
pero no tuvo éxito. Los argumentos del gobierno de Eduardo Frei le han hecho un flaco favor a su
popularidad interna y, lo que es peor, le ha trasladado su baja aceptación a la candidatura oficialista de
Ricardo Lagos, a solo dos meses de las elecciones. Hace 90 días Lagos se regocijaba con el 54 por
ciento de las preferencias; hoy en la misma medición sólo alcanza un 39,8 por ciento, en un virtual
empate con Joaquín Lavín, miembro de círculo más cercano a Pinochet.El gobierno ha perdido por punta y
punta. Su Concertación de Partidos por la Democracia, que va desde el centro a la izquierda socialista,
había obtenido su mayor apoyo por su posición ética frente a lo que fue la dictadura militar. Pero por el otro
extremo, los centroderechistas que hubieran votado por Lagos no le perdonan al gobierno su ineficacia en
'recuperar' a Pinochet. Como dijo a SEMANA Jaime Naranjo, un diputado socialista, "la actuación del
canciller Gabriel Valdés en el foro de las Naciones Unidas, donde pidió clemencia y un trato especial para
quien fue condenado tantas veces en esa tribuna, olvidando que precisamente esas condenas lograron
salvar vidas en Chile durante la dictadura de Pinochet, incluso la vida de quienes hoy son ministros, son
senadores y altas personalidades de gobierno, son decepcionantes".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.