Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/20/1982 12:00:00 AM

DEMOCRACIA SIN MILITARES

Liquidado el Consejo de la Revolución, se abre una nueva etapa en la vida del país

Con la desaparición del Consejo de la Revolución y el regreso de los militares a los cuarteles, ha terminado por completo en Portugal la fase revolucionaria. Y todo ha sucedido con una calma bastante mayor que cuando se produjeron los acontecimientos hace siete años, la "revolución de los claveles".
El fin de los últimos trazos del poder militar y la acentuación de las características parlamentarias del régimen democrático actual han sido los principales resultados de la revisión constitucional que, en pleno verano, acaba de concluir la asamblea de la República.
El Consejo de la Revolución, -un órgano formado exclusivamente por militares- nació el mismo 25 de abril de 1974. Presidido por el general Spinola, fue transformado a derecha y a izquierda según el curso de los acontecimientos. Ahora ha sido extinguido como institución por el parlamento, con el único voto contrario de los comunistas. Es que nadie defendía abiertamente la continuación del Consejo de la Revolución. Sus propios miembros aceptaron su muerte política.
El Consejo, presidido por el presidente de la República, agrupaba representantes de los capitanes de abril que hace siete años hicieron la revolución, tales como el mayor Vasco Lourenco, uno de los fundadores del Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) y jefe operativo del levantamiento que en 1974 acabó con el régimen fascista de Marcelo Caetano el coronel Melo Antúnez o el comandante Crespo. Lo integraban también el jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas y los tres comandantes del Ejército, Marina y Aeronáutica.
Sólo los comunistas le daban algún apoyo al Consejo que está aislado políticamente. Algunos militares del Consejo funcionaban como líderes del movimiento de jóvenes oficiales que proclama su fidelidad a los principios de la revolución del 25 de abril.
Pero aunque su prestigio había decaído, el Consejo continuaba deten tando poderes políticos importantes de fiscalización constitucional y prerrogativas de naturaleza militar. Ahora esos poderes militares serán transferidos al Ministerio de Defensa y a la jerarquía de las Fuerzas Armadas. Los poderes políticos pasarán a un Consejo de Estado que se llamara Consejo de la República.
Los poderes constitucionales serán desempeñados por un tribunal constitucional. Mientras estos dos últimos órganos se institucionalizan esas funciones serán transitoriamente desempeñadas por el presidente de la República, general Ramalho Eanes.
Fue precisamente esta última cuestión la que ha desencadenado una polémica política de envergadura. La revisión constitucional ha sido aprobada con los votos de la derechista Alianza Democrática en el gobierno, una coalición integrada por el Partido Social Demócrata del primer ministro Pinto Balsemao y el Centro Democrático Social de Diego Freitas Do Amaral, y también con los del Partido Socialista, aunque su líder, Mario Soares, tuvo que empeñarse para mantener a raya una minoría que disentía.
A PUNTAPIES
Pero el presidente de la República general Ramalho Eanes, y el Consejo de la Revolución, que él presidía, consideraron que no había sido "digno" que el parlamento impidiera al Consejo continuar desempeñando sus funciones hasta que fueran creando los nuevos órganos constitucionales (Consejo de la República y Tribunal Supremo). En opinión de muchos militares, los miembros del Consejo fueron puestos en la puerta a puntapies. Uno de los líderes más importantes del Consejo de la Revolución, el teniente coronel Melo Antúnez, -uno de los hombres más influyentes del grupo- áulico en torno al presidente Eanes, se mantenía mientras tanto apartado de esa guerra porque sabe que será el único miembro del extinto Consejo que podrá sobrevivir políticamente. Se estima que alguno de sus ex-colegas tendrán inclusive dificultades para reingresar a la vida militar porque se han ganado una imagen demasiado radical.
Los militares que derribaron el régimen de Marcelo Caetano y después entregaron el poder a los civiles abandonan ahora, voluntariamente, la parcela de poder que todavía detentaban a pesar de que gobiernan al país fuerzas que políticamente les son hostiles. La transición ha terminado en Portugal.
Fue en el terreno económico donde la revisión de la ley fundamental produjo menos problemas. El primer ministro Pinto Balsemao anunció que luego de que sea integrado el tribunal constitucional serán presentadas en el parlamento varias propuestas de ley con la finalidad de desmantelar lo que resta de las medidas promulgadas durante el gobierno pro-comunista del general Vasco Goncalves.
Aparentemente se trata de liberalizar al máximo la sociedad civil. Dentro de este propósito se inscriben las decisiones del gobierno en torno al sector público de la economía. La medida que tuvo más impacto fue la extinción de la Agencia Nacional de Información (ANOP). El gobierno anunció que favorece la creación de una cooperativa que constituya una nueva agencia y que contaría desde el comienzo de su actividad con un generoso contrato del Estado.
El gobierno insistió en que las razones para terminar con la ANOP eran económicas pero los trabajadores de la Agencia y fuerzas de la oposición indican que se trató de motivaciones políticas.
El conflicto por la ANOP se une al generado por la reducción de poderes presidenciales, realizada durante la revisión constitucional. El presidente Eanes se opuso a esa reducción y se especula que podría dimitir en un futuro inmediato.
La posibilidad de que el presidente bloquee la liquidación de la ANOP decretada por el gobierno, pondría a la orden del día la polémica sobre los poderes presidenciales antes de que entre en vigencia el nuevo ordenamiento constitucional. Podría producirse en torno a esa cuestión una seria batalla política y jurídica.
En las últimas semanas también se especuló con la posibilidad de que el presidente Eanes apoyara, aunque no expresamente, las transformaciones sociales y económicas acordes con su ideología.
Las principales figuras políticas del nuevo partido podrían ser los exprimeros ministros Nobre Da Costa y Lourdes Pintasilgo. Los últimos sondeos de opinión demuestran que hay cierta receptividad del electorado en torno a esa nueva agrupación. Además, el presidente Eanes mantiene un elevadísimo índice de popularidad.
Eanes sigue funcionando como una especie de contrapoder dentro del poder. Ha esperado, como todos los grandes protagonistas políticos de Portugal, que la revisión constitucional terminara. Ahora se espera que los acontecimientos se muevan de prisa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.