Domingo, 22 de enero de 2017

| 2009/03/07 00:00

Deporte extremo

Deporte extremo

Pakistán está al borde del precipicio. Y la preocupación por su estabilidad creció con los atentados contra la selección de críquet de Sri Lanka, perpetrados al este del país por un comando armado. El atentado dejó un saldo de seis policías y dos civiles muertos, y aunque, según las autoridades, incautaron las armas usadas en el ataque e identificaron a los autores, el anuncio no tranquilizó a nadie. Por el contrario, quedó clara, una vez más, la incapacidad del gobierno para controlar la avanzada extremista. Según los analistas, la intención del ataque era precisamente dejar en evidencia la debilidad del gobierno en un país que hace cada día más méritos para ser considerado un Estado fallido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.