Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/2011 12:00:00 AM

Desde 2010, EE.UU. seguía a Bin Laden en Pakistán

Funcionarios revelaron detalles de la operación militar. Un disparo en la cabeza y la presunta muerte de uno de sus hijos fueron algunos de ellos.

El enemigo número uno para Estados Unidos, Osama bin Laden, murió este domingo en las cercanías de Islamabad (capital de Pakistán). Una operación "de precisión quirúrgica" a manos de un puñado de operativos estadounidenses fue la que terminó con la vida de quien, desde el 11 de septiembre del 2001, era el terrorista más buscado de todo el planeta.

Cuarenta minutos duró la operación, según “altos funcionarios” de Estados Unidos consultados por medios de ese país y agencias internacionales. Cuarenta minutos desde la llegada de los estadounidenses al lugar donde había indicios que se refugiaba el líder talibán hasta su partida. Murieron cinco personas, incluido Bin Laden: cuatro hombres, entre los cuales estaría un hijo del líder de Al Qaeda, y una mujer que, según las fuentes, habría sido utilizada como escudo.

Fuentes del Congreso informadas por la Casa Blanca y citadas por los medios estadounidenses indicaron que Bin Laden murió de un disparo en la cabeza mientras se resistía con armas a su captura. Una imagen de la televisión paquistaní, que fue despachada por la agencia AP, muestra el cadáver del terrorista con heridas en su rostro. Sería la prueba reina con la que se confirma esta información.

Después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció esta noche la muerte de Bin Laden y aseguró que "se ha hecho justicia", los altos funcionarios indicaron que los servicios de inteligencia estadounidenses habían sabido desde hace años que el líder de la red terrorista Al Qaeda se fiaba especialmente de uno de sus correos y se sospechaba que vivía con él.

Es más, varias de las fuentes consultadas por los medios estadounidenses afirman que desde agosto del 2010 se tenían indicios que Bin Laden se refugiaba en Pakistán.

Esa información la confirmó públicamente a Radio Nacional de España Gonzalo Quintero Saravia, embajador de España en Pakistán, quien afirmó “todos sabíamos que Bin Laden estaba aquí”. Sin embargo, lo que fue sorpresivo, según el diplomático, es que estuviera tan cerca “a 100 kilómetros de la capital paquistaní Islamabab”.

Quizá fue en noviembre, según un artículo de la agencia EFE, cuando la inteligencia sobre Bin Laden empezaba a pisarle sus terrenos. Los agentes descubrieron que esa persona que fungía como correo residía en un complejo residencial valorado en más de un millón de dólares, en Abbottabad, un enclave de lujo en las afueras de Islamabad.

El complejo contaba con dos puertas de seguridad y muros de tres metros de alto coronados con alambre de púas y estaba construido específicamente para albergar a un objetivo de alto valor, añadieron las fuentes, que indicaron que a medida que la CIA se centraba en ese edificio, más probable consideraba que se tratase del propio Bin Laden.

Para finales de abril se contaba con la certeza de que Bin Laden y su familia se refugiaban en ese lugar.

Durante la última quincena de abril, explicaron las fuentes, se constató que el dirigente terrorista no abandonaba el complejo.

Obama dio la orden de atacar el pasado viernes 29 de abril. Estados Unidos no compartió los datos de inteligencia sobre el paradero de Bin Laden con ningún otro país, ni siquiera con Pakistán, por cuestiones de seguridad, explicaron.

"Era esencial para mantener el secreto y la seguridad de la operación", indicaron las fuentes, que precisaron que el gobierno estadounidense informó "a posteriori" pero de inmediato de los resultados de la operación a las autoridades paquistaníes y a los aliados estadounidenses.

"Siempre hemos dejado claro a las autoridades paquistaníes que estamos en guerra con Al Qaeda y que perseguiríamos a Bin Laden allá donde estuviera", explicaron los altos funcionarios, que subrayaron que Estados Unidos ha mantenido "el mayor de los cuidados" en actuar dentro de la legalidad internacional.

Este domingo, un "pequeño grupo estadounidense", según las fuentes, penetró en el complejo donde se encontraba el terrorista más buscado del mundo.

La operación apenas duró unos 40 minutos, según las fuentes. Los estadounidenses, que llegaron al complejo en helicóptero, no encontraron fuerzas de seguridad locales.

Al entrar en el complejo tuvo lugar un tiroteo, a resultas del cual fallecieron Bin Laden, uno de sus hijos varones adultos y otros dos varones, presuntamente correos. Falleció también una mujer, que uno de los hombres quiso usar como escudo humano, y otras dos quedaron heridas.

Tras la operación, los operativos abandonaron el lugar nuevamente en helicóptero.

"Fue una operación de precisión quirúrgica, a manos de un equipo pequeño, para minimizar el daño a civiles presentes en el complejo o a residentes de lugares vecinos", subrayaron las fuentes.

El grupo de estadounidenses se llevó el cuerpo de Bin Laden, que ha quedado bajo custodia de este país.

Los altos funcionarios subrayaron que los restos del terrorista se han tratado según las costumbres islámicas.

Se trata "de la mayor victoria jamás alcanzada por EE.UU. en diez años de lucha contra Al Qaeda" y con la desaparición de Bin Laden comenzará "el camino del declive para esta organización, que será difícil que pueda revertir".

Bin Laden, aseguraron estas fuentes, era "el único comandante, el supremo, de la organización, y el único líder de la organización cuya autoridad contaba con el respeto universal" entre sus filas.
 
Con información de EFE, RTVE y CNN.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.