Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/2009 12:00:00 AM

Deshielo entre Cuba y EEUU parece próximo

El deshielo en las relaciones ente Estados Unidos y Cuba parecía una posibilidad más cercana después que los nuevos presidentes de los dos países se intercambiaron mensajes inusualmente francos sobre su deseo mutuo de revivir una relación congelada por medio siglo de guerra fría.

El presidente estadounidense Barack Obama dijo el jueves que a La Habana le corresponde el próximo paso después del gesto de "buena fe" de Washington de remover algunas de las restricciones que cierran Cuba a los estadounidenses y su dinero.

El mandatario cubano Raúl Castro respondió horas después diciendo que había comunicado al gobierno estadounidense "en privado y en público que estamos dispuestos a discutir todo: derechos humanos, libertad de prensa, presos políticos".

Desde una reunión cumbre en Venezuela, Castro dijo que podría hablar con Estados Unidos de muchos asuntos y admitió que "podríamos estar equivocados; somos seres humanos".

Fue el lenguaje más conciliatorio que Castro o su hermano Fidel —quien le entregó la presidencia hace un año después de caer enfermo— han usado con un gobierno estadounidense desde que se rompieron las relaciones durante la presidencia de Dwight Eisenhower el 3 de enero de 1961. Parecía ser la mejor oportunidad de conversaciones en medio siglo.

Pero la mayoría de los cubanos probablemente no se enteró de este acercamiento.

El diario Granma del Partido Comunista no publicó el viernes los comentarios de Castro sobre Estados Unidos, concentrándose en cambio en sus conversaciones sobre cuestiones regionales con el presidente venezolano Hugo Chávez y otros líderes latinoamericanos. La cobertura periodística de Granma sobre la visita de Obama a México ignoró sus declaraciones sobre Cuba pero reflejó la exhortación del presidente mexicano Felipe Calderón al gobernante estadounidense de levantar el embargo a la isla.

Raúl Castro había dicho previamente que estaría dispuesto a discutir de todo con Obama. Pero los funcionarios cubanos tradicionalmente han rechazado toda noción de que pudiesen discutir cuestiones de derechos humanos o prisioneros políticos con los estadounidenses, diciendo que esas cuestiones no son de la incumbencia de los yanquis.

Castró exhortó en cambio a Estados Unidos a poner en libertad a cinco cubanos condenados por espionaje y ofreció poner en libertad a un grupo de prisioneros políticos a cambio.

"Si quieren la libertad de esos presos políticos, en (entre) los cuales (se) cuentan unos terroristas confesos, un guatemalteco y salvadoreños, que fueron juzgados, condenados... suelten a nuestros prisioneros y les mandamos para allá con familia y todo lo que quieran esos llamados disidentes y patriotas", acotó Castro.

Discutir sobre el tema, por supuesto, no es garantía de que La Habana esté dispuesta a ofrecer la reciprocidad. Obama dice que Estados Unidos debe ver pasos concretos antes de hacer más cambios en su política hacia Cuba. Y Fidel Castro, que todavía escribe una columna enormemente influyente, podría echar un balde de agua fría sobre la posible conciliación.

Por cierto, Obama dijo que una relación congelada durante 50 años no podía restablecerse de la noche a la mañana.

Sin embargo las declaraciones de ambos parecen tener mayor resonancia que cualquiera que se hayan intercambiado los líderes de las dos naciones.

Las relaciones se suavizaron brevemente durante el gobierno de Jimmy Carter, que permitió durante corto tiempo vuelos directos entre Miami y La Habana y la apertura de secciones de intereses que permiten algún contacto en vez de embajadas. Pero ese acercamiento sólo duró hasta la crisis de refugiados en la que 125.000 cubanos huyeron a Estados Unidos en 1980 desde el puerto del Mariel.

Las relaciones se suavizaron durante el gobierno de Bill Clinton hasta que aviones de guerra cubanos derribaron dos aviones civiles en 1996 y mataron a los cuatro exiliados a bordo.

Raúl Castro dijo que sus únicas condiciones para conversar es que Washington lo considere un diálogo entre iguales y que respete el derecho del pueblo cubano a la autodeterminación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.