Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2012 12:00:00 AM

Detenida una veintena de opositores rusos al intentar acampar en Moscú

La policía explicó que se vio obligada a intervenir cuando los activistas comenzaron a montar una cocina de campaña y se disponían a acostarse en sacos de dormir para pasar la noche allí.

Una veintena de opositores rusos fueron detenidos este miércoles en choques con la policía cuando intentaban acampar por segunda vez en los últimos días en pleno centro de Moscú.

"Un agente de la policía resultó herido al recibir un golpe en la cabeza", señaló un portavoz de las fuerzas del orden, citado por las agencias rusas.

La policía explicó que se vio obligada a intervenir en la plaza Kudrínskaya, cerca de la estación de metro Barrikádnaya, cuando los activistas comenzaron a montar una cocina de campaña y se disponían a acostarse en sacos de dormir para pasar la noche allí.

Entonces, detuvieron a dos de los opositores que repartían la comida y se los llevaron a un furgón policial, tras lo cual un grupo de activistas rodeó el vehículo para que no pudiera dirigirse a comisaría.

Según la policía, esos activistas, además de romper uno de los retrovisores del furgón, cortaron casi completamente el tráfico, lo que obligó a los efectivos antidisturbios a intervenir y practicar varias detenciones, entre ellas las del conocido dirigente Iliá Yashin.

"He sido detenido. Junto a mí en el autobús hay otras 16 personas", aseguró Yashin en su microblog en Twitter.

El diputado opositor Iliá Ponomariov denunció a la prensa la violencia policial y también que los agentes robaron supuestamente el dinero recaudado para mantener la acampada, lo que la policía ha negado, aunque sí ha admitido que ha detenido al tesorero.

"Las fuerzas del orden toman medidas para restablecer el orden público", añadió la fuente policial.

Los opositores, cuya acampada es una forma de protesta contra el nuevo presidente ruso, Vladímir Putin, mantienen que las autoridades infringen su derecho a permanecer en las calles de la ciudad durante el tiempo que deseen.

Los activistas se concentraron en la plaza, que se encuentra a unos cientos de metros de la embajada de Estados Unidos, tras ser desalojados a primera hora de la mañana local del céntrico bulevar Chistie Prudí, donde habían acampado el 8 de mayo.

"No tenemos intención de pisotear nada ni tampoco de montar tiendas. Pero durante la noche creo que alguna gente pernoctará", dijo entonces Yashin.

Por su parte, el jefe de la policía del distrito, Yuri Ruzliaev, aseguró: "No vamos a recurrir a la fuerza. Por ahora no hay ninguna reclamación, pero ustedes deben comprender que no se debe llegar a una situación en la que se molesta a la gente, para que después no acudan a los tribunales con quejas".

Yashin afirmó que, en caso de que los activistas de la oposición fueran dispersados por la fuerza, se trasladarían a otra plaza moscovita hasta el 12 de junio, cuando está prevista la próxima protesta antigubernamental.

Efectivos antidisturbios desalojaron a primera hora de la mañana local la acampada opositora en Chistie Prudí, en cumplimiento de una orden judicial dictada tras las denuncias de varios vecinos descontentos por el ruido que causaban los activistas.

Varios miles de personas se congregaron diariamente desde el 8 de mayo en ese lugar para mostrar su indignación con Putin, que asumió el cargo un día antes, mientras varias decenas de activistas pasaban la noche en el mismo césped.

La prensa local ha comparado el campamento con el Movimiento 15-M de Madrid, aunque estos jóvenes rusos con lo que están descontentos es con el sistema político instaurado por Putin, que califican de autoritario.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.