Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/11/2011 12:00:00 AM

Detienen a Gbabgo: ¿el fin de la crisis en Costa de Marfil?

El hombre que se negaba a abandonar la presidencia de Costa de Marfil ha sido arrestado. ¿Cuáles serán los desafíos de su rival, Alassane Ouattara?

;
BBC
El presidente de Costa de Marfil, Laurent Gbabgo, quien se negaba a abandonar su cargo, fue arrestado este lunes en Abiyán, la principal ciudad del país.
 
Según la comunidad internacional, Gbagbo, un exprofesor universitario de 65 años de edad, había perdido las elecciones presidenciales el año pasado.
 
Todo parece indicar que el mando pasará en las próximas horas a su rival, Alassane Ouattara, reconocido por la ONU como el vencedor de los comicios.
 
Sin embargo, parece poco probable que el traspaso del poder ponga fin de inmediato a la crisis política que vive el país de África occidental desde hace muchos años.
 
Gran parte de la crisis tiene que ver con las tensiones étnicas y religiosas entre el norte del país, mayoritariamente musulmán, y el sur, de mayoría cristiana, exacerbadas durante la presidencia de Gbagbo.
 
Ouatara, un execonomista que trabajó para el Fondo Monetario Internacional y fue primer ministro de Costa de Marfil de 1990 a 1993, ha gozado de gran apoyo político en el norte, de donde es oriundo, pero sus credenciales en el sur no son tan fuertes.
 
De hecho, muchos marfileños consideran que gran parte de los problemas en los últimos meses tuvieron su origen cuando Ouattara ordenó, en 1992, el arresto de Gbagbo, quien era entonces el principal líder de la oposición y abogaba por la transición democrática en el país, que había sido gobernado durante más de 30 años por su fundador, Felix Houphouet-Boigny.
 
"País dividido"
 
En un artículo de análisis publicado este lunes por la BBC, el profesor de política comparada de la Facultad de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, Phil Clark, señala que Gbagbo desempeñó un papel crucial no sólo en la lucha por la democracia, sino también por la distribución equitativa de la riqueza del país, el mayor productor de cacao del mundo.
 
Sin embargo, después de convertirse en presidente en 2000, Gbagbo adoptó medidas draconianas para reprimir la disidencia política y manipuló cuestiones relativas a la nacionalidad y la religión para mantenerse en el poder", dijo Clark.
 
"Deja detrás un país dividido, que amenaza la estabilidad de toda la región", advirtió el especialista.
 
Durante casi diez años, el país no sólo ha estado dividido en la política, sino también en la geografía.
 
Desde que un fallido golpe de estado contra Gbagbo en 2002 diera origen a una guerra civil, el norte ha estado prácticamente bajo control de los rebeldes, aunque tras el fin del conflicto la ONU desplegara fuerzas de paz en la región.
 
Desafíos
 
Con Ouattara en el poder, la división física del país podrá llegar a su fin, pero en el sur no desaparecerá de un día para otro el resentimiento hacia los ex rebeldes, aunque el nuevo mandatario contará con el apoyo de importantes intelectuales y políticos de Abiyán, Yamoussoukro, y otras ciudades del sur, que se oponían a las medidas antidemocráticas de Gbagbo.
 
Uno de sus principales desafíos será tomar medidas inmediatas y claras contra cualquier tipo de violencia étnica y buscar a los responsables de recientes masacres, como la de Duekoue, en el oeste del país, donde unas 500 personas murieron.
 
Pero su más importante reto, y en eso podría servirle mucho su formación como economista, será volver a poner en marcha el motor económico de este país cuya estabilidad y prosperidad fueron alguna vez la envidia del continente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.