Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

Diez años después

En el aniversario del fin de la guerra en Bosnia, SEMANA hace un balance del estado actual de los países que nacieron de la disolución de Yugoslavia.

Los Balcanes fueron el escenario de una violencia que el mundo recuerda con horror. Hace una década, el 21 de noviembre de 1995, los líderes de Bosnia Herzegovina, Croacia y Serbia firmaron un acuerdo de paz en Dayton, Ohio, que terminó con el enfrentamiento más sangriento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Yugoslavia, la 'tierra de los eslavos del sur', fue por años un ejemplo de convivencia de etnias y culturas bajo el gobierno comunista del mariscal Josip Broz, 'Tito'. Pero, tras su muerte, las aspiraciones hegemónicas de los serbios, liderados por Slobodan Milosevic, llevaron a las sangrientas guerras independentistas de los 90. Hoy, parte del daño ha sido reparado. Los países han tomado rumbos distintos, y aunque todos le apuntan a la Unión Europea (UE), cada uno lo hace a su ritmo. A un decenio de distancia este es un corte de cuentas. Bosnia-Herzegovina La guerra étnica duró tres años (1992-1995). El acuerdo dividió el país en dos -la República Serbia de Bosnia y la Federación de musulmanes y croatas-, pero se han transferido más poderes al gobierno central. Hoy se negocia una Constitución para superar el estatus de semiprotectorado internacional. Los 66.000 soldados de la Otan dieron paso a 7.000 de Eufor, manejada por la UE. Cerca de un millón de desplazados regresó. Pero la economía no despega. En diciembre comenzará a negociar un Tratado de Estabilización y Asociación -primer paso formal a la UE-. Llevar a la justicia a los criminales de guerra Radovan Karadzic y Ratko Mladic allanaría el camino. Eslovenia Fue la república más próspera y liberal de Yugoslavia, por lo que la transición del socialismo a la economía de mercado le tomó menos trabajo que a sus vecinos. Su independencia en 1991 fue pacífica, por el reconocimiento internacional y la baja proporción de otros grupos étnicos en el país. Gracias a su estabilidad, fue la única de las repúblicas de Yugoslavia en hacer parte de la ampliación de la UE en 2004, meses después de haber ingresado a la Otan. Sostiene diferencias limítrofes con Croacia y fuertes vínculos con Austria. Croacia Durante los 90, estuvo bajo el nacionalismo autoritario de Franco Tudjman, con la corrupción y el desempleo disparados. Pero, tras su muerte, en 1999, el país comenzó un proceso de apertura para apuntarle a la UE. La Constitución se reformó para quitarle poderes al Presidente a favor del Parlamento. A pesar de sus progresos, la ineficacia para atrapar a los criminales de guerra retrasó su aplicación. Finalmente, inició conversaciones de ingreso a la UE en octubre de 2005. Macedonia (Fyrm) Aunque se independizó en 1991, su reconocimiento se atrasó por una disputa por el uso de su nombre con Grecia, que se zanjó con el compromiso de llamarse 'Antigua República Yugoslava de Macedonia' (Fyrm, por su sigla en inglés). En 2001, el país estuvo al borde de la guerra civil por el levantamiento de los macedonio-albaneses, superado gracias a la mediación de la Otan y la UE. Negociar las fronteras con Kosovo y consolidar la economía son los retos. Es el tercero en la fila a la UE, después de Eslovenia y Croacia, y podría obtener estatus de candidato este año. Serbia y Montenegro En 2003 los dos últimos miembros de la Federación acordaron que Yugoslavia dejaría de existir para convertirse en Serbia y Montenegro. Son dos Estados casi independientes, unidos en defensa y política exterior, pero con economía y legislación autónomas. Ese estatus se mantendrá hasta 2006, cuando realizar án referendos sobre su futuro. La provincia autónoma de Kosovo, donde en 1998 el genocidio contra la mayoría albanesa sólo pudo ser detenido por la Otan, se mantiene como un problema latente. Sobre el papel, pertenece a Serbia, pero es de facto un protectorado internacional. Su estatus es motivo de disputas entre los albano-kosovares, que buscan independencia, y la minoría serbia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?