Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2012 12:00:00 AM

Diosdado Cabello: ¿El nuevo Hugo Chávez?

El politólogo venezolano José Vicente Carrasquero le explicó a Semana.com qué significa la llegada de Diosdado Cabello, exmilitar, chavista puro y con denuncias de corrupción, a la presidencia de la Asamblea Nacional.

Para Hugo Chávez 2012 puede ser un año definitivo. El 12 de febrero la oposición realizará sus primarias, para escoger un candidato que enfrente el mandatario en las elecciones de octubre. A la incierta carrera electoral se suma el cáncer de Chávez. Desde que el mundo conoció su enfermedad, en Venezuela todos se preguntan quien podría reemplazar el presidente. Se habló de su canciller Nicolás Maduro, de su vicepresidente Elías Jaua e incluso de su hermano Adán Chávez.

Pero con su designación como nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello parece perfilarse como el heredero más sólido de Chávez. Exoficial, es considerado como uno de los alfiles más fieles del chavismo y su nombramiento, junto al de Henry Rángel como ministro de Defensa, es considerado por los analistas como un signo inequívoco de la consolidación del ala militarista. Tal vez el único sector en el que Chávez confía plenamente.

Cabello, un histórico del chavismo, fue alumno del presidente en la Academia Militar y lo acompañó como teniente en el fallido golpe de estado de febrero de 1992 contra Carlos Andrés Pérez. Fue ministro de la Secretaría de la Presidencia y Vicepresidente de la República. Como segundo de Chávez le tocó asumir el poder varias horas en abril de 2002, cuando varios oficiales detuvieron a Chávez y trataron de imponer a Pedro Carmona como mandatario interino.

En 2004 ganó las elecciones para gobernar el estratégico estado de Miranda, que incluye parte del área metropolitana de Caracas. La oposición lo acusó de graves irregularidades y El diputado Rafael Guzmán presentó 17 denuncias ante la justicia por corrupción, para un detrimento patrimonial total de 480 millones de bolívares (más de 128 mil millones de pesos según la tasa de cambio de 2012).

Semana.com entrevistó el profesor José Vicente Carrasquero, politólogo de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, reconocido analista venezolano sobre el significado del retorno de Diosdado Cabello a los primeros puestos del poder.

Semana.com: ¿Quién es Diosdado Cabello, políticamente, como lo definiría? ¿Donde se sitúa en relación al resto del chavismo?

José Vicente Carrasquero: Diosdado Cabello es un militar dado de baja del Ejército venezolano por su participación en el intento de golpe de estado del 4 de febrero de 1992. Luego de salir en libertad sigue estudios universitarios.
 
Cuando Chávez llega al poder lo nombra director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones. Se le ha reconocido una buena gestión en ese cargo.

El presidente comienza a encargarlo de otras funciones y lo nombra titular de distintos ministerios e incluso Vicepresidente de la República. Fue Gobernador electo por el Estado Miranda y ahora es diputado electo por su natal Estado Monagas y presidente de la Asamblea Nacional.

Cabello es una persona pragmática, obediente a las ordenes del presidente, se le conoce como persona organizada, disciplinada y con capacidad de constituir y liderar grupos de trabajo.

Es sin duda uno de los hombre preferidos del presidente por compartir un mismo origen militar, haber sido subordinado del presidente y por su participación en la intentona golpista del 4F. Es uno de los líderes más importantes del ala militar del chavismo con un buen nivel de aceptación por parte de los otros sectores del partido de gobierno.

Semana.com: ¿Qué hay del pasado de Cabello? ¿Porqué lo acusan de corrupción? ¿Se habló de cierto distanciamiento entre el presidente y Cabello hace unos años?

J.V.C.: La vida de Cabello transcurre básicamente en lo militar y universitario hasta 1999. Se incorpora al equipo de gobierno del presidente. Aunque se habló de un distanciamiento entre él y Chávez, creo que no hubo tal.

Si es cierto que su ocupación como gobernador del Estado Miranda lo alejó un poco de la órbita del presidente. Sin embargo, creo que fue más un asunto de ocupaciones que de episodios que pudieran haber causado una ruptura.

Cabello se vuelve a presentar como candidato a la gobernación de Miranda en las elecciones y pierde ante Capriles Randonsky (pre candidato presidencial de la MUD).

A partir de ese momento comienzan a salir a la luz pública una serie de irregularidades que arrojaron sombras de duda sobre la honestidad de Cabello. A pesar de las denuncias que se hicieron ante los organismos competentes, las mismas no fueron investigadas, lo cual no ayuda a aclarar su pasado administrativo.

Se dice que controla algunas empresas a través de testaferros, pero no hay prueba contundentes al respecto.

Semana.com: En un año de elecciones y con la enfermedad del presidente Chávez, cuál es la lectura que usted hace sobre la llegada de Cabello a la cabeza de la Asamblea Nacional? Qué se puede esperar de Cabello en los próximos meses?

J.V.C.: Este año es crucial para Chávez por múltiples razones, desde su enfermedad hasta la percepción de que su gestión no ha llenado las expectativas de los venezolanos, pasando por problemas crónicos como la inseguridad, el desempleo, la inflación.

Este es el año de mejorar las percepciones y para ellos será fundamental el proceso de implantación de misiones y creación de leyes que generen beneficios a la población. Al mismo tiempo se necesitarán créditos adicionales.
Cabello ha mostrado fidelidad y compromiso con el presidente y además disposición a cumplir sus órdenes a la brevedad.

El nuevo presidente de la AN viene a ser el instrumento útil para adelantar la agenda política de Chávez para este 2012. De Cabello se puede esperar un comportamiento pragmático en cuanto a la ayuda que le deba prestar al presidente. Al mismo tiempo, la pugnacidad necesaria para mantener e inclusive exaltar el clima de enfrentamiento que ha caracterizado las elecciones venezolanas de los últimos años.
No está demás mencionar que al Chávez elegir a Cabello como presidente la AN, queda claro que no existe tal cosa como la separación de poderes en Venezuela.

Semana.com: Algunos analistas afirman que con esta jugada el presidente está ungiendo un heredero. ¿Qué mensaje da Chávez con esta nominación?

J.V.C.: Si no es su heredero, es la persona que mejor se puede adaptar a los deseos de un presidente que en cualquier momento puede ver disminuidas sus capacidades para participar activamente en una campaña presidencial.
 
Lo cierto es que Chávez ha alejado de su entorno a quienes se mencionaban como sucesores en la medida que se quiere que no haya dudas sobre su supuesta sanación.

Semana.com: Para algunos analistas, Chávez se está acercando al ala más fiel, militar del chavismo ¿Qué tan cierto es esto?

J.V.C.: Chávez como político se ha seguido comportando como militar. Lo que ha hecho es adaptar su formación al manejo de los asuntos públicos. De ahí que en su gabinete, gobernaciones, alcaldías y cargos públicos de confianza sea común encontrar militares activos o retirados. Chávez se siente más cómodo en un ambiente militar en el cual puede impartir órdenes que se obedecen (o simulan ser obedecidas), sin chistar.

En momentos en que se duda de sus posibilidades de permanecer en plenitud de capacidades en el poder, ha nombrado a un militar cercano como jefe del partido y presidente de la AN. Esto, sin lugar a dudas, le da una preeminencia a lo militar por encima de lo civil en casi todos los escenarios que se pudieran especular o presentar en Venezuela a lo largo de 2012.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.