Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2002 12:00:00 AM

¿Dónde están ahora?

El ataque terrorista de Osama Ben Laden a Nueva York y Washington lanzó varios personajes y temas a la primera página y a los titulares de los periódicos. Un año después SEMANA cuenta qué pasó con los protagonistas del 11 de septiembre.

1. Osama Ben Laden
Se busca vivo o muerto

En estos momentos el paradero y el estado de salud de Osama Ben Laden, el hombre más buscado por las agencias de seguridad más importantes del mundo, es incierto. Así lo ha declarado de manera oficial el gobierno de Estados Unidos en lo que se ha convertido en el mayor fracaso de la "guerra contra el terrorismo" que desató el presidente George W. Bush tras los ataques del 11 de septiembre.

Desde la declaración de guerra contra el régimen de los Talibán, en Afganistán, la captura de Ben Laden era uno de los objetivos principales de las fuerzas estadounidenses y sus aliados paquistaníes y de la Alianza del Norte. Los Talibán fueron derrotados, desterrados del poder en Kabul, obligados a replegarse y huir por las montañas y desiertos de la frontera afgana con Pakistán; sin embargo el líder de Al Qaeda pudo, al parecer, sobrevivir los duros bombardeos aéreos de las cavernas de Tora Bora y hoy intenta reconstruir su organización.

Claro está que estos son rumores. Desde el ataque al enclave montañoso de Tora Bora, el pasado diciembre, la supuesta muerte de Ben Laden ha sido anunciada tantas veces como su inminente reaparición con un nuevo y más violento acto terrorista contra Estados Unidos o sus aliados. El 25 de diciembre del año pasado el periódico Pakistan Observer publicó unas fotos de lo que sería el funeral de Ben Laden, quien habría fallecido de una complicación pulmonar.

El 18 de enero el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, dijo que Ben Laden habría muerto por problemas renales al ser desconectado de un equipo de diálisis. Sin embargo pasaron varios meses sin mayores datos y los organismos de inteligencia estadounidenses empezaron a reconocer que el terrorista saudí habría podido evadir el cerco de Tora Bora y escapar hacia un lugar seguro en Pakistán.

En mayo el vicepresidente de Estados Unidos, Richard Cheney, y la consejera para la Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, aceptaron que "creían que Ben Laden estaba aún con vida". A mediados de junio se hizo público un video, en el que un vocero de Al Qaeda confirmaba el buen estado de salud de su líder.

Durante los meses de julio y agosto voces oficiales de Estados Unidos e informes de las revistas Time y Newsweek siguieron reiterando la versión del escape de Ben Laden del cerco militar y de la posibilidad de que estuviera vivo y bien de salud en la frontera entre Afganistán y Pakistán. Nada está confirmado.

2. John Walker Lindh
El traidor a la patria

En noviembre pasado, cuando las tropas estadounidenses sofocaron un levantamiento de prisioneros Talibán en Mazar I Sharif, se encontraron con una sorpresa. Dentro de los detenidos estaba un joven californiano de 20 años, John Walker Lindh, quien de inmediato fue retenido por los militares y trasladado a Estados Unidos.

Walker era un musulmán que había abandonado su país para estudiar en una madrasa, escuela religiosa, de Pakistán y había sido entrenado en campos de la red Al Qaeda y la guerrilla Talibán.

Nueve meses después el 'Talibán estadounidense' se declaró culpable en una corte del estado de Virginia de dos cargos que lo mantendrán en prisión por unos 20 años. Según sus abogados Walker Lindh reconoció "ser un soldado de los Talibán y haberlo hecho por razones religiosas".

Dentro del acuerdo con los fiscales el Talibán estadounidense deberá ayudar a las autoridades con información sobre los Talibán y Ben Laden, a quien Lindh supuestamente vio en los campos de entrenamiento un par de veces.

3. Antrax
A la caza del enemigo silencioso

Una semana después de los ataques del 11 de septiembre un terror que viajaba en el correo se tomó Estados Unidos. Unas cartas, con un polvo blanco, llegaron a las oficinas del Congreso, de medios de comunicación y de otras empresas. En total cinco estadounidenses, entre ellos empleados postales de Washington, murieron al ser expuestos a las esporas del virus.

Un año después, ¿qué pasó con el ántrax? Los autores de estos ataques de terrorismo biológico no han sido descubiertos. La hipótesis de que Osama Ben Laden era el autor intelectual dio paso a la teoría de que extremistas de derecha estadounidenses eran los culpables del envío del virus por correo.

En junio el FBI lanzó una investigación preliminar contra 30 personas por las cartas de ántrax y allanó las casas de algunos investigadores biológicos que habían trabajado para el gobierno de Estados Unidos. Uno de ellos, el doctor Steven Hatfill, ha declarado públicamente su inocencia y ha acusado al fiscal John Aschcroft de "arruinar 20 años de trabajo científico".

4. Al Qaeda y los Talibán
Por la reunificación

La invasión de Estados Unidos y sus aliados a Afganistán expulsó a los Talibán del poder en ese país y destruyó la protección que tenía la red terrorista Al Qaeda. Sin embargo, ni el grupo terrorista de Osama Ben Laden ni la guerrilla islámica radical pueden ser considerados como acabados. En primer lugar, tanto Ben Laden como el mulá Omar, líder de los Talibán, no han sido capturados y se presume que están vivos, bien de salud y tratando de reorganizar sus fuerzas.

Un reporte reciente de Naciones Unidas reveló que, a pesar de las medidas para perseguir el dinero de Ben Laden, la red Al Qaeda cuenta con "recursos suficientes" para continuar sus operaciones. Además los organismos de inteligencia estadounidenses han manifestado la dificultad para controlar una cantidad incalculable de dinero que recoge Al Qaeda por medio de instituciones de caridad musulmanas.

La semana pasada una bomba explotó en el centro de Kabul, la capital de Afganistán, y mató a 15 personas. El mismo día un pistolero atentó contra el presidente Hamid Karzai sin éxito. Las autoridades afganas han señalado a células de Al Qaeda y Talibán como responsables de estos actos violentos en un sistema político en pañales como el de ese país asiático. Muchos militantes de la guerrilla Talibán y del grupo de Ben Laden habrían escapado de la cacería estadounidense al cruzar la frontera con Pakistán y ser protegidos por las tribus de la región contrarias al gobierno del general Pervez Musharraf.

Expertos en terrorismo y seguridad han afirmado a varios medios de comunicación que Al Qaeda sigue representando un peligro ya que el funcionamiento de sus células terroristas es muy flexible, con autofinanciación y sin necesidad de un mando centralizado.

5. Guantánamo
Prisioneros en el limbo

Una de las imágenes más impactantes de la guerra en Afganistán fue el traslado de varios prisioneros de guerra, entre líderes Talibán y terroristas de Al Qaeda, a la base militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba. Unas 600 personas de 38 países conforman el grupo de reclusos que, según un informe de Amnistía Internacional, hoy se encuentran en un "limbo legal". Lo cierto es que Estados Unidos se niega a identificarlos y no cuentan con abogados ni les han levantado ningún tipo de cargos.

Tampoco se tiene claro cuánto tiempo más estarán detenidos. Esta situación ha despertado las críticas de las organizaciones de derechos humanos, así como la atención del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán, que se ha quejado por la situación de sus compatriotas.

Sin embargo la posición mayoritaria en Estados Unidos es favorable a mantenerlos detenidos sin límite de tiempo. Algunos informes de prensa revelan que unos cinco detenidos han intentado suicidarse y que muchos sufren de problemas siquiátricos. No obstante, tanto el juicio de Walker Lindh como el traslado de un detenido de origen estadounidense ha despertado las críticas internacionales de la 'doble moral' del gobierno de Estados Unidos en el tratamiento a los prisioneros de la guerra en Afganistán.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.