Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/2011 12:00:00 AM

Dos 'twitteros' mexicanos podrían ser condenados a 30 años de cárcel por terrorismo

Están acusados de difundir información falsa sobre un supuesto ataque terrorista y se enfrentan a una condena de hasta 30 años.

María de Jesús Bravo y Gilberto Martínez están detenidos desde el pasado 25 de agosto, acusados de “terrorismo y sabotaje” por haber difundido, a través de la red social Twitter, mensajes en los que alarmaban sobre un supuesto ataque terrorista en un colegio de Veracruz.
 
“Mi cuñada me acaba de llamar muy alterada, acaban de secuestrar a cinco niños del colegio”, fue uno de los trinos de Martínez, quien a continuación aseguró que “no sé a qué horas pasó, pero es verdad”.
 
El ataque en realidad nunca ocurrió, pero los mensajes que circularon por Twitter y Facebook generaron pánico entre la población. Los padres de familia se apresuraron a recoger a sus hijos en el colegio. El caos fue tal que se registraron 26 accidentes de tránsito.
 
María de Jesús Bravo se limitó a reenviar algunos trinos sobre el supuesto ataque para que sus seguidores los pudieran ver. Por eso, a través de su abogado, ha asegurado: “¿cómo es posible que me estén haciendo esto por ‘retuitear’ un mensaje? Quiero decir, son 140 caracteres, no es lógico”.
 
El secretario de Gobierno de Veracruz aseguró que los mensajes enviados por estos usuarios “causaron histeria”. Por eso, ahora serán sometidos a un juicio que durará por lo menos un año. En caso de ser encontrados culpables de los dos cargos que se les imputan, terrorismo y sabotaje, podrían enfrentar una condena de hasta 30 años.
 
El abogado de los usuarios, Fidel Guillermo Ordóñez, le dijo a BBC Mundo que sus clientes solamente se limitaron a reenviar los mensajes que estaban circulando en las redes sociales y que las autoridades no han podido establecer que estos hayan sido enviados desde los computadores de Martínez y Bravo.
 
“Hay como 17 o 18 mensajes similares, la diferencia es que ellos en sus perfiles tienen su fotografía y sus datos, y los de los demás no aparecen”, insiste Ordóñez.
 
Para el abogado de los detenidos es normal que estos mensajes se hayan difundo rápidamente, pues “como el gobierno no informa, todas las personas de Veracruz – Boca del Río tienen el compromiso de ‘retuitearse’ la información”.
 
El arresto de estos dos mexicanos ha encendido el debate sobre el manejo que se le da a la información a través de las redes sociales y sobre los castigos que deben recibir los usuarios que utilicen estas plataformas para desinformar o generar pánico.
 
De cualquier forma, acusarlos de terrorismo parece algo exagerado. El experto en relaciones internacionales Mauricio Meschoulam, le dijo a BBC Mundo que “eso no es ciberterrorismo. ¿Qué es? Esparcir el pánico de la misma manera como gritar que se está quemando el cine. Puede tener miles de nombres, pero no es terrorismo”.
 
Amnistía Internacional aseguró que las autoridades de Veracruz están violando el derecho a la libertad de expresión de los detenidos. Además atribuyó el pánico generado por los mensajes a la incertidumbre e inseguridad que muchos mexicanos están viviendo por culpa de la guerra contra el narcotráfico, que ya ha dejado cerca de 35.000 muertos en los últimos 5 años.
 
La condena a la que se enfrentan Martínez y Bravo podría ser una de las más altas que se la haya impuesto a alguien por enviar o reenviar mensajes a través de Twitter.
 
El año pasado, las autoridades venezolanas detuvieron a dos personas por difundir información falsa sobre el sistema bancario del país a través de Twitter y por incentivar a la gente a retirar la plata de los bancos. Si son condenados, podrían pagar entre 9 y 11 años de prisión.
 
En 2009, una mujer china fue sentenciada a pasar un año en un campo de trabajo por enviar un mensaje satírico sobre el pabellón de Japón en Expo Shangai. Y en 2010, Paul Chambers fue multado con 385 libras (cerca de un millón de pesos) y fue obligado a pagar 2.000 libras (casi 6 millones de pesos) para cubrir los costos de procesamiento por haber trinado que si el aeropuerto de Robin Hood de Inglaterra no reabría a tiempo para su vuelo iba a “volarlo”.

Con AP.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.