Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2011 10:00:00 AM

"Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Panamá siguen su camino hacia la autocracia": Human Rights Foundation

Sus casos son tan graves como los de Birmania, Cuba y Corea del Norte, dice el presidente de Human Rights Foundation, organización que esta semana mira con lupa la situación de los derechos humanos, en su cita anual del Oslo Freedom Forum.

La Human Rights Foundation (HRF) ataca de nuevo. Esta vez, en su cita anual del Oslo Freedom Forum, ese tradicional escenario abierto que vuelve a tener lugar en la capital noruega para luchar, dice su principal dirigente, contra las tiranías en el mundo.
 
Él es Thor Halvorssen Mendoza, venezolano de nacimiento pero de ascendencia noruega y miembro de una familia que le ha hecho dura oposición al presidente Hugo Chávez, hasta el punto de dar lugar a señalamientos por parte de la administración de nación bolivariana de que Halvorssen ha participado de presuntos complots en contra del gobierno. En Bolivia, el presidente Morales también se ha quejado de Halvorssen por supuestas acciones para atentar contra el poder central y minar la unidad nacional.
 
Halvorssen, también director de cine, responde que ellos dos, y otros dos mandatarios del continente, Rafael Correa de Ecuador y Ricardo Martinelli de Panamá, han decidido apostarle a la autocracia.
 
Thor, heredero de las diferencias de su padre con Chávez, pronostica un foro “caliente” en Oslo.
 
De hecho, ha sido titulado por sus organizadores como ‘La chispa del cambio’, en un momento de notables agitaciones en el mundo árabe, pero no menos en otros rincones del planeta en donde las libertades son o amenazan ser conculcadas.
 
Semana.com habló con Halvorssen sobre lo que será Oslo Freedom Forum 2011.
 
Semana.com: ¿Cuáles son los objetivos de este año en Oslo?
 
Thor Halvorssen Mendoza: Como conferencia anual que busca posicionar los derechos humanos en el primer punto de la agenda global, buscaremos proveer un espacio de presentaciones estimulantes, ampliar el impacto de las historias de derechos humanos, animar el intercambio de ideas, enfocar la atención del mundo en las sociedades cerradas, y crecer y empoderar la comunidad de derechos humanos. Parece muy ambicioso pero somos idealistas.
 
Semana.com: ¿Pueden acaso cambiar el mundo doscientas personas, a las que muchos tildan de soñadoras?
 
T.H.M.: De hecho ya lo han cambiado o lo van a cambiar. Son defensores de derechos humanos, emprendedores sociales, líderes de negocios, pioneros en los medios, filántropos, entre otros, que buscan impactar el mundo de una manera significativa.
 
Semana.com: ¿Por qué 'La Chispa del Cambio'?
 
T.H.M.: Si bien los avances en derechos humanos tienen que ver con el apoyo de instituciones y algunos gobiernos, el liderazgo es individual. Así lo hicieron Mandela en Sudáfrica, Solzhenitsyn en Rusia, Walesa en Polonia o Havel en Checoslovaquia. Su heroísmo es inspirador y volvieron sus trágicas historias un ejemplo brillante de la victoria del espíritu de la libertad. Vea no más cómo en Túnez la inmolación de un vendedor de la calle generó profundos cambios. Queremos aprender del sacrificio y mirar qué funciona mejor y qué no en materia de lucha por la defensa de los derechos humanos.
 
Semana.com: ¿Quienes son los principales invitados?
 
T.H.M.: Para este año los participantes más destacados son: George Ayittey, economista Ghanés fundador del “Free Africa Foundation’; Shirin Ebadi, la primera mujer musulmana e iraní en recibir el premio Nobel de Paz; Mona Eltahaway, analista y periodista egipcia; Leymah Gbowee, activista liberiana y directora del 'Women Peace and Security Network Africa'; Jody Williams, premio nobel de Paz por su campaña contra las minas antipersonales; Alejandro Toledo, ex presidente del Perú; Yang Jianli, activista y académico chino; Steven Levitsky, profesor de ciencia política y gobierno de la Universidad de Harvard; Barbara Demick, autora y periodista del L.A. Times en Beijing, y James Fallon, neuro-científico estadounidense. También asiste el ex presidente colombiano Belisario Betancur.
 
Semana.com: ¿Qué tanto cree usted que cambiará el mapa de las dictaduras tras las revueltas que se están dando hoy en África y el mundo árabe, hay allí opciones de verdadera democracia?
 
T.H.M.: Este año nuestro panel El Renacer del Mundo Árabe hablará precisamente de esto. No es un debate intelectual, sino que más bien busca sondear si las revoluciones árabes son solo un espejismo o son verdaderas y al mismo tiempo proponer soluciones para esos cambios desencadenen democracias vibrantes, que respeten los derechos humanos y fortalezcan el estado de derecho.
 
Semana.com: Pero, yendo más allá, ese no es un problema exclusivo de África o del mundo árabe…
 
T.H.M.: No. África y el mundo Árabe han vivido una y otra vez la historia triste de cambiar un dictador por otro, o eligen presidentes que terminan siendo dictadores. Igual pasa en América Latina con Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega y Ricardo Martinelli, presidentes electos democráticamente que se sienten en libertad de cambiar las leyes y las constituciones una vez están en el poder y para beneficio propio.
 
Semana.com: Y tampoco es una simple coincidencia, es un tema estructural…
 
T.H.M.: Es que ninguna sociedad puede prosperar si no se respetan los derechos humanos, se fortalece el estado de derecho y se reconoce la validez absoluta de la democracia participativa y la legitimidad de la democracia en ejercicio. Lo que pretendemos es proveer más información, más educación y más intercambios culturales. Y no basta con que los gobiernos hagan algo, ahora debemos contar con las redes sociales como grandes aliados.
 
Semana.com: ¿Cuál es su lectura de la situación actual del tema de derechos humanos hoy por hoy en el planeta? La humanidad avanza en diferentes campos, pero las violaciones siguen siendo pan de cada día...
 
T.H.M.: El debate se ha vuelto demasiado académico y populista. Lo cierto es que las naciones condenan las violaciones de derechos humanos y ahí queda todo. Como explicar, por ejemplo, que para muchos Libia sea una dictadura terrible, pero cuando China se comporta de la misma forma, muchos deciden ignorarlo porque tienen interés económicos. La política internacional debe actuar como un solo hombre frente a cualquier violación de los derechos humanos.
 
Semana.com: ¿Y cómo sería esa figura?
 
T.H.M.: Pues que obren juntos las Naciones Unidas, la OEA y la Liga Árabe, para dar algunos ejemplos, y que tomen parte tanto individuos como grupos. Y no hay que olvidar que Internet está cambiando la forma como actúa la comunidad internacional. Que lo digan Egipto, Túnez y Libia.
 
Semana.com: ¿Cómo frenarle el paso al populismo, indudable soporte de las tiranías?
 
T.H.M.: Debemos educar a la población de estas sociedades sobre cuáles son sus derechos fundamentales y encenderles una chispa de libertad que los aleje de las promesas fáciles de los populistas. Antoine de Saint-Exupery dijo que si quieres que se construya un barco, no pongas a tus trabajadores a recoger leña, ni les des tareas, enséñales a soñar con la inmensidad del mar infinito.
 
Semana.com: Otro tema que llama la atención en los planteamientos de Human Rights Foundation son las denuncias sobre la desigual situación de la mujer en pleno siglo Siglo XXI...
 
T.H.M.: Esto debe parar. No hay que esperar a que los hombres liberen a las mujeres de sus propios países. Debemos enviarles salvavidas. Y conocer su situación. Mire esto: el príncipe Mohamed bin Nawaf bin Abdulaziz de Arabia Saudita fue invitado a la boda real de Kate Middleton y el Príncipe William, los futuros reyes de Inglaterra, sin considerar cómo se trata a la mujer en Arabia Saudita.
 
Mejor dicho, si Kate Middleton viviera en Arabia Saudita, no podría viajar, manejar su carro o ir a la escuela; mucho menos buscar trabajo sin el permiso de su esposo. Tampoco podría casarse sin el permiso de su padre. Para ser breve no hubiera podido ser parte de la tripulación de la competencia para darle la vuelta al mundo en velero, ni tampoco hubiera podido ir a la universidad de St. Andrews, donde conoció al Príncipe William y volverse, en su debido tiempo, la única Reina de Inglaterra en la historia con un grado universitario.
 
Semana.com: El crecimiento económico de China es asombroso, pero ¿qué tanto está evolucionando en el respeto a los derechos humanos?
 
T.H.M.: No está avanzando. Allí se están dando cambios pero con un objetivo claro: el desarrollo económico. Los derechos humanos nunca son un medio para un fin. Son el fin en sí mismos. Y sin ellos no hay verdadero progreso ni evolución. En China los disidentes siguen encarcelados como Liu Xiaobo, premio Nobel de Paz del año pasado, y existen muchos más en campos de concentración similares a los Gulags de la Unión Soviética .
 
Semana.com: ¿Cuáles son los casos de violaciones a la libertad que más preocupan a HRF en el actual panorama?
 
Los peores países son Birmania, Cuba, Corea del Norte y Guinea ecuatorial. Pero no es menos grave el hecho de que sociedades libres emprendan el camino hacia la autocracia: Ecuador, Malasia, Venezuela, Nicaragua, Bielorrusia, y Panamá, por ejemplo.
 
Esto es lo que nos preocupa. ¿Cómo puede ser que un país que ya vivió en libertad y sus ciudadanos conocen el valor y el sentido de ella, dejen que un presidente elegido por ellos se olvide de sus derechos fundamentales y use el poder para mantenerse en el poder a toda costa? ¿Cómo podemos dejar que esto pase?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.