Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/24/2013 12:00:00 AM

Edward Snowden genera una crisis diplomática

En su ruta hacia Ecuador, el exanalista de inteligencia crea serios problemas diplomáticos para Washington.

;
BBC
Son pocas las ocasiones en la historia en las que un hombre solo es capaz de complicar las relaciones entre varios países al mismo tiempo, involucrando a la principal potencia del planeta y a dos de sus rivales más importantes.

Eso es lo que ha hecho el sorpresivo viaje a Moscú del exanalista de inteligencia estadounidense Edward Snowden en su ruta a Ecuador, país donde solicita asilo para escapar de lo que considera una persecución política por parte de EE. UU., que lo requiere por la filtración de la información sobre el programa de vigilancia telefónica y de internet que mantenía en secreto Washington.

El largo periplo que debe realizar Snowden para finalmente llegar a Quito promete generar un terremoto diplomático, que podría dejar seriamente dañadas las relaciones de EE. UU. con China y Rusia, en primer lugar, y con Ecuador, en última instancia.

Cada escala que haga el informante, a quien Washington acusó oficialmente de espionaje por la revelación del plan de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), será un punto más en una crisis en la que Washington luce maniatado.

China se lava las manos

En EE. UU. muchos analistas han estado comentado que Hong Kong, donde Snowden estuvo desde mayo antes de dar su información a los diarios The Guardian y The Washington Post, dejó ir al estadounidense por un "tecnicismo" en la formulación de la solicitud de extradición.

Así, aprovechando que no había una orden internacional de captura en manos de Interpol, las autoridades permitieron que Snowden saliera de la ciudad rumbo a Rusia, mientras pedían más detalles sobre la solicitud al gobierno estadounidense.

En este caso, Pekín puso en práctica para su beneficio el principio de "un país, dos sistemas" y dejó en manos de la antigua colonia británica y su sistema legal relativamente autónomo, el manejo del caso, aprovechando para deshacerse de lo que amenazaba convertirse en un punto contencioso entre ambos países.

Claro que en Washington muchos responsabilizarán al gobierno central chino de lo sucedido y dejarán bien anotado el "agravio", aun cuando reconozcan que el daño es mucho menor de lo que habría sido si los chinos le hubieran dado asilo político a Snowden.

Rusia también evitó entrar en una dinámica de confrontación directa con Washington, pero al permitirle el tránsito por su territorio sin problemas aprovecha para dar una declaración de principios.

Ciertamente, no en el aspecto de la libertad de información o de expresión, sino en el permanente pugilato con el antiguo enemigo de la Guerra Fría.

Washington sabe que las cosas con el Moscú de Vladimir Putin nunca son fáciles, y por tanto, su manejo del caso no debe resultar sorprendente, dado el poco éxito que parece haber tenido el presidente Barack Obama en "relanzar" las relaciones con Rusia.

La diferencia sobre qué hacer en Siria es ahora el principal punto de roce bilateral, a lo que lo de Snowden se sumará como un "pie de página" con el que Moscú dejará clara su autonomía frente a las aspiraciones estadounidenses.

Ecuador en el medio

La Habana y Caracas son otras dos capitales con las que el gobierno estadounidense tiene complejas relaciones, casi inexistentes en el caso de Cuba y permanentemente a punto de quiebre en el de Venezuela.

Un "toque técnico" de Snowden les serviría como demostración de solidaridad con los "revolucionarios del mundo" que, como el estadounidense fugitivo, estarían plantando cara a los desmanes imperiales.

Ecuador, en cambio, se pone en el medio de la tormenta y eleva su perfil como país que busca presentarse a sí mismo como respetuoso de las libertades, pese a que el gobierno de Rafael Correa tiene varios señalamientos adversos, sobre todo en lo relativo a la libertad de expresión.

De hecho, el pedido de asilo de Snowden coincide con la entrada en vigencia, este lunes, de una polémica Ley de Comunicación, que ha enfrentado al gobierno de Rafael Correa con varios sectores de la prensa ecuatoriana.

El que Quito le diera asilo a Julian Assange y refugio en su embajada en Londres, no ayudó a enmendar las relaciones con Washington que en el pasado sufrieron por la retórica antiimperialista de Correa y su estrecha alianza con el fallecido presidente Hugo Chávez.

Ecuador otorgó el asilo al fundador de WikiLeaks en el entendido de que el pedido de extradición que hacía Suecia a Reino Unido, sólo buscaba facilitar una eventual entrega de Assange a los estadounidenses por la publicación, en el 2010, de cientos de miles de documentos secretos y diplomáticos del gobierno de EE. UU.

Las relaciones entre Quito y Washington sufrieron como consecuencia y en las últimas semanas se había notado un acercamiento entre ambas capitales, pero con Snowden eventualmente en territorio ecuatoriano esos vínculos volverán a agriarse.

Hay una gran diferencia entre Snowden y Assange y es que mientras el australiano no es solicitado formalmente, todavía, por la justicia estadounidense, el primero sí lo es y además con un cargo muy serio que al final equivale a una acusación de traición a la patria.

Por eso, es previsible que el gobierno de Barack Obama hará todo lo posible para hacer que entreguen a Snowden ejerciendo los recursos legales disponibles, como el tratado de extradición bilateral y, posiblemente, presiones no tan públicas ni tan diplomáticas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.