Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/03/28 18:01

Bernie Sanders continúa en la carrera por la Casa Blanca

Las primarias del sábado le dieron nuevas esperanzas al precandidato demócrata que, con las victorias, se acerca al número de delegados de la favorita de ese partido, Hillary Clinton.

Bernie Sanders. Foto: EFE

Bernie Sanders salió victorioso en las primarias demócratas del oeste estadounidense… y de forma contundente. Ganó los caucuses de los estados de Alaska, Hawái y Washington, con unos impresionantes 81,6, 71 y 73 por ciento, respectivamente, lo cual demostró que en la batalla por la nominación, aún no hay nada escrito.

“Estamos en el camino hacia la victoria”, dijo el senador por Vermont con una enorme sonrisa. Desde Wisconsin, donde busca seguir con el momentum ganado el 26 de marzo, de frente a las primarias del 5 de abril en el estado, reiteró que va por más.

Y a pesar de que se ganó el ‘premio gordo’ del sábado, con 101 delegados en Washington, para asegurarse la nominación por el partido demócrata y vencer a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, Sanders debe llegar a los 2.383 delegados. Por el momento, tiene 1.004, frente a 1.712 de su contendora.

Además de las primarias en Wisconsin, el 9 de abril se celebrará el caucus de Wyoming, seguido por el estado de Nueva York el 19 de abril, y por el grupo de Connecticut, Delaware, Maryland, Pennsylvania y Rhode Island el 26 de abril. Pero a pesar de que estos últimos son vecinos de la zona de Vermont, también lo son de Nueva York, el llamado el ‘hogar adoptivo’ de Clinton en materia electoral.

En el transcurso de las elecciones, Sanders se ha llevado el voto principalmente blanco y ha tenido dificultad en captar al electorado afroamericano y latino. Por esto, ya se esperaba que no tuviera muy buenos resultados en el sur de Estados Unidos, pero sí que mejoraran en el oeste, lo cual en efecto sucedió. Falta ver qué sucede en el resto de las primarias, que se alargan hasta junio.

Entonces, aunque en realidad no está tan lejos de la favorita, Sanders deberá seguir ganando en los otros estados, pues Clinton, además de estar ganando la carrera, cuenta con la enorme mayoría de ‘superdelegados’. Estos son los personajes más poderosos del partido, como gobernadores y congresistas, y el problema radica en que, en la Convención Nacional Demócrata en julio, se dice que 469 votarán por Clinton, y apenas 29 por Sanders.

Este tipo de votación que beneficia más al partidismo que a la decisión de la ciudadanía está pensado para que el partido político no pierda peso frente al electorado.

Sin embargo, Sanders dijo rotundamente el sábado: “están asumiendo que cada superdelegado que ahora apoya a Clinton se quedará con ella… Creo que los superdelegados tendrán que tomar una decisión muy difícil. Si un candidato gana en un estado por 40 o 50 puntos, ¿a quién van a darle el voto?”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.