02 noviembre 2010

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

EE.UU.: Obama lucha contra la apatía electoral

BBC

MUNDOUna mezcla de miedo, rabia y frustración domina el ambiente electoral este martes cuando se efectúan unas elecciones cruciales de mitad de período en Estados Unidos.

EE.UU.: Obama lucha contra la apatía electoral.

Foto: AP.

Los centros de votación abrieron a primera hora de este martes para iniciar un proceso que buscará renovar los 435 asientos en la Cámara de Representantes, 37 en el Senado –equivalente a un tercio de la Cámara Alta- y 37 gobernaciones.

Las elecciones se realizan en medio de un clima muy dist
into al de optimismo y entusiasmo que se respiraba hace menos de dos años con la llegada al poder del presidente Barack Obama.

Las encuestas reflejan que el opositor Partido Republicano -del que hace un año se escribían severos obituarios- obtendrá notables ganancias, al punto que podrían retomar el control de la Cámara de Representantes y reducir la mayoría demócrata en el Senado.

Según el último estudio de la firma Gallup, los republicanos tienen 55% de intención de voto entre las personas que aseguran que acudirán a las urnas, frente a un 40% para los demócratas.

"Presidente fallido"

A la hora de explicar la asombrosa recuperación republicana, casi todos los analistas coinciden en señalar la débil recuperación de la economía como la causa de la apatía demócrata y las frustraciones de la población general.

En su frenética campaña por todo el país el presidente Obama ha tratado de recordarle a los estadounidenses que los males del presente se originaron bajo el anterior gobierno republicano, según él, por sus "malas" políticas económicas y falta de controles.

Al cerrar este domingo lo que ha sido más de un mes empeñado en promover a los candidatos demócratas, Obama reconoció el peligro de la apatía entre sus filas y les imploró que "salgan a votar".

"No dejen que nadie les diga que esta batalla no vale la pena. Siempre ha sido difícil generar cambios", dijo Obama en un evento en la Universidad de Cleveland, tratando de renovar la promesa de cambio que lo llevó hace dos años a la Casa Blanca.

Del otro lado del debate, la ex candidata republicana a la vicepresidencia y ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, resumió la estrategia opositora en la que critica, paradójicamente, el que Obama no ha hecho los cambios prometidos.

"Usted falló, presidente Obama. Le dimos dos años para cumplir su promesa de asegurarse que nuestra economía regresara a la vida", dijo Palin, en su espacio en la cadena de noticias Fox, de la cual es comentarista

Energía opositora

Además de lo que se percibe como el pobre desempeño en la recuperación económica, los estudios indican que el presidente Obama ha perdido respaldo en su base liberal -que consideran sus reformas como "tibias"- o entre moderados, que las ven como "radicales".

También ha perdido el entusiasmo de grupos minoritarios, como los homosexuales, que esperaban que desde la Casa Blanca se diera mayor impulso a su lucha por lograr la igualdad de derechos.

Incluso los inmigrantes que votaron al entonces candidato demócrata en 2008 confiados en que una vez en la presidencia cumpliera su promesa de adoptar una reforma integral del sistema migratorio, hoy lucen distantes.

"La apatía demócrata representa una decepción con las políticas del presidente Obama. Hay que recordar que hace dos años, el presidente Obama se había convertido en un Mesías en EE.UU.", aseguro a BBC Mundo, Adolfo Franco, un estratega político republicano.

Contrario a lo que se experimentaba hace dos años, la "energía" parece manar ahora de la campaña republicana, la cual ha echado mano de muchos de los recursos que usó Obama para lograr la presidencia, como la activación de los movimientos de base y el uso intensivo de redes sociales y otras herramientas de comunicación.

"Y como consecuencia, las encuestas genéricas que se hacen nacionalmente, favorecen al Partido Republicano por 15 a 20%, un nivel histórico", aseguro Franco, quien sin embargo dice ser prudente y recordar que en 1998 las encuestas pronosticaban buenas ganancias para los republicanos pero al final perdieron cinco puestos en el Congreso.

Lo nacional, lo local

"En estas elecciones hay una mezcla de preocupaciones nacionales y locales, pero lo nacional está teniendo más peso ahora, y por eso es que a los republicanos les está yendo tan bien", le dijo a BBC Mundo Simon Rosenberg, presidente de la Nueva Red Demócrata, un centro de estudios de tendencia liberal ubicado en Washington.

Sin embargo, Rosenberg estima que estas elecciones no serán una debacle para el partido de gobierno, entre otras razones porque es previsible que los demócratas ganen las gobernaciones de tres estados importantes (California, Texas y Florida) y porque mantendrán el control del Senado.

Rosenberg asegura que "sería muy simplista decir que se trata de un buen año para los republicanos o un año malo para los demócratas. Creo que el ambiente refleja una rebelión contra el establecimiento, contra los dos partidos".

Y como ejemplo, Rosenberg presenta el llamado movimiento del Tea Party, al que considera que es "una insurrección dentro del partido republicano" por parte de la base más conservadora

Esa redefinición de la política, sumada al reacomodo de los escaños parlamentarios, podría forzar a un cambio de estrategia por parte del presidente Obama para adelantar su programa de reformas y buscar la reelección en 2012.




PUBLICIDAD
artículos relacionados

ESTADOS UNIDOS

La paradoja de Obama

Las elecciones legislativas del martes podrían quitarle las mayorías al oficialista Partido Demócrata. Pero ese, a la larga, podría ser el mejor resultado para el Presidente.

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad