Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/23/2011 12:00:00 AM

EE.UU.: reunión sobre deuda acaba sin acuerdo, pero hay esperanzas

La discusión entre Barack Obama y el líder republicano en el Congreso John Boehner terminaron una vez más sin consensos, aunque las paertes acercaron sus posiciones para evitar que el país suspenda los pagos de su deuda.

La reunión que mantuvo el sábado el mandatario de EE.UU., Barack Obama, con los líderes demócratas y republicanos del Congreso sobre la deuda acabó sin un acuerdo inmediato, pero con visos de alcanzarlo en las próximas 24 horas.

Obama recibió en la Casa Blanca al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; al líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid; la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Los congresistas reanudaron las conversaciones para alcanzar un acuerdo sobre la elevación del techo de la deuda, fijado actualmente en 14,29 billones de dólares, que de no producirse antes del límite del 2 agosto, obligaría al Gobierno a anunciar suspensión de pagos.

Según la Casa Blanca, Obama reiteró su oposición a una extensión de la deuda de "corto plazo", por considerar que podría provocar una reducción de la calificación de la deuda dañando a la economía estadounidense y exponiéndola de nuevo a una "batalla" sobre el aumento de la deuda dentro de unos meses.

En la misma línea, Reid subrayó que no apoyará un acuerdo de corto plazo "ni tampoco lo hará el presidente Obama, ni la líder Pelosi. Buscamos una extensión del techo de la deuda que nos lleve mínimo a finales del 2012. No podemos mandar al mundo un mensaje cargado de ambivalencia", enfatizó.

Obama, que convocó la reunión después de que el viernes Boehner abandonara las negociaciones en curso, enfatizó que el Congreso "debe abstenerse de jugar juegos políticos irresponsables" con la economía y por el contrario, "debe ser responsable y hacer su trabajo, evitando la mora y reduciendo el déficit".

Los economistas han advertido de que la suspensión de pagos desencadenaría una desestabilización de los mercados financieros internacionales y pondría a la economía estadounidense peligrosamente al borde de una severa recesión. China, el mayor tenedor de deuda estadounidense, ya ha manifestado su preocupación.

Tras el encuentro, que duró apenas una hora, y en la que también estuvo presente el vicepresidente, Joseph Biden, los congresistas acordaron volver al Capitolio para discutir con los miembros de sus respectivos partidos el camino a seguir.

Boehner mantuvo una teleconferencia con miembros de su partido en la que indicó que en las próximas 24 horas espera anunciar un acuerdo, según indicaron varios medios estadounidenses republicanos que participaron en la conversación.

El diario Politico adelanta que, antes de dar su brazo a torcer, el líder republicano luchará por conseguir una reducción del gasto entre 3 y 5 billones de dólares y evitar el plan presentado por el senador republicano Mitch McConnell.

La propuesta de McConnell daría al presidente la autoridad para levantar el techo de la deuda, durante el próximo año y medio, -sujeto a la palabra final del Congreso-. Conocido como el "plan de contingencia", Obama lo ha definido como la opción "menos atractiva" por considerar que no afronta el problema a largo plazo.

Durante su discurso semanal a la nación, Obama reiteró la urgencia de pactar un acuerdo bipartidista y "equilibrado" para reducir el déficit, pero sin perjudicar a la clase media.

"En Washington les gusta culparse unos a otros por este problema (de la deuda). Pero la verdad es que ninguno de los dos partidos está libre de culpa y ambos tienen la responsabilidad de hacer algo al respecto", dijo Obama.

Sobre la mesa, se ha planteado un plan de recortes del gasto e incremento de la carga impositiva -a la que los republicanos se oponen-, que reduciría el déficit en 4 billones en la próxima década, y otro menos ambicioso para lograr una reducción de 2,4 billones a la que Obama se opuso por no cumplir su exigencia de un "enfoque equilibrado" que aúne recortes sociales y más impuestos.

El país está pendiente de este tira y afloja, que podría resolverse en las próximas 24 horas mientras el tiempo corre en contra de todos. Para recordárselo, el diario Washington Post ha colocado en la portada de su edición digital un reloj con una cuenta regresiva que recuerda, los días, horas y segundos que faltan para que el Gobierno suspenda pagos.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.