Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/29/2010 12:00:00 AM

EE.UU. y Venezuela: Larry Palmer, la manzana de la discordia

"Si van a romper relaciones, que lo hagan", dice Chávez. EE.UU. responde que es su interés "mantener relaciones diplomáticas". Pero un funcionario venezolano aseguró que la visa del embajador en Washington fue revocada.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, desafió al gobierno de Estados Unidos a romper las relaciones diplomáticas con su país, en medio de la tensión por la nominación de Larry Palmer como posible embajador en Caracas.

Palmer ha hecho declaraciones en las que ha cuestionado al gobierno de la revolución bolivariana, razón por la cual Chávez rechazó su nominación.

“Le hemos negado el beneplácito a ese señor (Palmer) y ahora nos amenaza el gobierno de Estados Unidos con que ellos van a tomar represalias. Bueno, que hagan lo que les dé la gana, pero ese señor no vendrá", espetó el mandatario.

De esta manera Chávez ratificó su posición después de las declaraciones del portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, quien dijo la semana pasada que la negativa a Palmer tendría “consecuencias respecto a la relación bilateral”.

No obstante, en un tono más conciliador, este miércoles, un vocero del Departamento de Estado, Mark Toner, dijo: “seguimos creyendo que es nuestro interés nacional mantener relaciones diplomáticas con Venezuela”.

“Lamentamos la decisión del gobierno venezolano de retirar el beneplácito al embajador designado Palmer. Creemos precisamente que porque hay tensión en la relación es importante mantener comunicación diplomática al más alto nivel”, agregó Toner en conferencia de prensa telefónica con corresponsales.
 
Sin embargo, a través de la red social Twitter el vicecanciller de Venezuela para Asia, Medio Oriente y Oceanía, Temir Porras, aseguró la tarde del miércoles que la visa estadounidense del embajador en Washington, Bernardo Álvarez, fue revocada. Se espera que la información sea confirmada de manera oficial.
 
Chávez había dicho este martes que las acusaciones de Palmer “violan las leyes y los convenios internacionales más elementales; él mismo se inhabilitó, no soy yo el que lo está inhabilitando”. Sus declaraciones fueron durante un acto protocolario con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), celebrado en el Cuartel Abelardo Mérida del estado Aragua.

Chávez dijo que un embajador que vaya a Caracas debe respetar el país: “para que venga aquí, alguien de Embajador, tiene que respetar; este es un país que tiene que respetarse. Ya pasó el tiempo aquel en que este país era escupido, vejado”.

“Si el Gobierno (de EE.UU.) va a expulsar a nuestro embajador allá, que lo hagan; si va a romper relaciones diplomáticas, que lo hagan. Allá ellos, la culpa no es mía, la culpa es de ellos, que nombran un Embajador y lo primero que hace es irse a la prensa a despotricar contra el país al que va”, agregó.

El Gobierno de Venezuela se ha quejado de otras declaraciones que el embajador designado de Washington ha hecho. Por esta razón en días pasados Chávez dijo “acá no entra”.

La molestia de Chávez se debió a que Palmer, el pasado 3 de agosto, aseguró que en Venezuela había presencia de las guerrillas colombianas y que las Fuerzas Armadas estaban bajo influencia cubana y tenían la moral baja.

Sus declaraciones fueron parte de las respuestas a 12 preguntas durante el proceso de evaluación que hace el Congreso estadounidense para confirmar su postulación como embajador.

Palmer también indicó que vigilará “aspectos de la democracia en Venezuela que están actualmente en peligro, incluida la libertad de expresión y de la prensa, el derecho a la propiedad privada y la libertad de asociación para la sociedad civil”.

A finales de junio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, designó a Palmer como sustituto de Patrick Duddy, quien era el embajador en Caracas desde agosto de 2007. Entre septiembre de 2008 y junio de 2009, Duddy abandonó la embajada cuando Estados Unidos y Venezuela interrumpieron sus relaciones.

Las fricciones entre Washington y Caracas se intensificaron desde hace dos semanas, cuando el portavoz del Departamento de Estado, Crowley, dijo que “esta es la cuarta vez en la que el presidente Chávez emplea uno de esos decretos. Él parece estar buscando nuevas y creativas formas para justificar el uso de poderes autocráticos”.

Se refería a la aprobación de varios proyectos de Ley por parte de la Asamblea Legislativa de Venezuela que amplió los poderes de Chávez, justo cuando un nuevo poder legislativo -el cual incluye 67 parlamentarios opositores de un total de 165- está por instalarse.

Chávez, este martes, “lamentó” la posición asumida por la ultra derecha venezolana refiriéndose a la oposición que ha avalado los cuestionamientos de Washington. En su criterio, “se presta para escupir a su propia madre, a su propia patria. Nosotros no, nosotros somos capaces de dar la sangre, nuestra sangre y nuestra vida por la dignidad de esta patria”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.