Jueves, 23 de octubre de 2014

| 2013/08/19 00:00

Egipto: la batalla por la opinión pública internacional

Ahora medios nacionales han empezado transmisiones en inglés en un intento por difundir "otra visión" de la situación.

En Egipto hay una gran sensibilidad por las críticas que se hacen desde Estados Unidos y la Unión Europea Foto: BBC.
;
BBC

En los últimos días, la principal televisora estatal de Egipto tiene un nuevo logo en la esquina izquierda de la pantalla y por primera vez en su historia lleva un mensaje en inglés en el que se lee "Egipto combate el terrorismo" escrito en rojo, blanco y negro, los colores de la bandera egipcia.

Mientras tanto, otro canal privado de televisión, ON TV, empezó a ofrecer traducción simultánea en inglés de sus transmisiones de noticias y programas de opinión.

Se trata de una cobertura abrumadoramente favorable a las fuerzas armadas que está claramente destinada a una audiencia internacional.

El gobierno interino y las Fuerzas Armadas que lo colocaron en el poder parecen haber lanzado una gran ofensiva de relaciones públicas, dirigida al exterior.

Aquí en Egipto hay una gran sensibilidad por las críticas que se hacen desde Estados Unidos y la Unión Europea por la sangrienta represión de las protestas de quienes exigen el regreso de Mohamed Morsi a la presidencia.

Advertencia a la prensa

El domingo, el jefe de las Fuerzas Armadas egipcias, el general Abdul Fattah al Sisi hizo sus primeros comentarios desde que cientos de personas murieran cuando las fuerzas de seguridad desalojaron dos campamentos de simpatizantes de Morsi.

En el largo mensaje de Al Sisi, había un mensaje para los periodistas extranjeros.

"No nos quedaremos parados frente a la destrucción y la quema del país, el amedrentamiento del pueblo mediante el terror y el envío de la imagen equivocada a los medios occidentales de que hay combates en las calles", dijo el general.

Las autoridades han empezado a tener ruedas de prensa en inglés y en árabe.

Durante una de ellas, el asesor político de la presidencia, Mostafa Hegazy, acusó a los medios occidentales de ignorar los ataques contra la policía y la destrucción de iglesias de las que culpó a grupos islamistas.

"Como egipcios, nosotros sentimos una profunda amargura por la cobertura que se está haciendo de los eventos en Egipto", dijo Hegazy.

La fundación privada de periodismo Al-Yawn al-Sabi anunció un plan de lanzar un sitio web en inglés motivada por lo que llama la "engañosa campaña de los medios occidentales que tiene como objetivo desestabilizar Egipto, afectar su seguridad difundir rumores y esparcir la desunión entre sus ciudadanos".
La organización afirma que su sitio web ofrecerá "una cobertura intensiva de los eventos en desarrollo veraz y documentada con video y fotos".

Este y oeste


Pero no es sólo la prensa occidental la que está siendo criticada.

El ministro de Información, Dorreya Sharaf al Din, amenazó con revisar el estatus legal de la cadena de Qatar, al-Jazeera, a la que acusa de dar mucho espacio a las voces de los Hermanos Musulmanes.

Al-Jazeera frecuentemente transmite manifestaciones a favor de Morsi y presenta videos telefónicos mostrando a los manifestantes que el sábado fueron rodeados por las fuerzas de seguridad en la mezquita de al Fath.

Los periodistas de la cadena qatarí aseguran que han sido acosados por las autoridades.

El periodista y comentarista egipcio, Ahmad Samir, dice que las autoridades están en "una situación crítica y vergonzosa tras el asesinato de un gran número de personas".

Angy Ghannam, de la oficina de monitores de BBC en El Cairo, sigue de cerca los reportes diarios en la prensa, boletines informativos y programas de opinión.

Ghannam dice que inicialmente los medios privados y públicos se concentraron en explicar a la gente las posiciones del gobierno interino puesto por los militares, pero dice que ahora ha habido un cambio en el enfoque.

"Luego, los medios egipcios dieran una gran cantidad de espacio al criticar la cobertura de la prensa occidental sobre Egipto. Pero en los últimos días, es notable cómo algunos medios empezaron a culparse por haber llevado ellos mismos el mensaje a las audiencias internacionales".

En ese sentido, Ghannam señala cómo en los últimos días ha empezado una campaña dirigida a Occidente.
Samir piensa que esos intentos de ganarse la opinión occidental están mal encaminados y señala la renuncia del hasta la semana pasada vicepresidente interino, Mohamed El Baradei.

"El Baradei con su gran experiencia internacional, y su premio Nobel de la Paz, se percaró que lo sucedido no podía justificarse frente al mundo. Eso estaba contra sus principios y por eso renunció".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×