Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/14/2012 12:00:00 AM

Egipto y Estados Unidos: una guerra a punta de trinos

Los Hermanos Musulmanes y la embajada de EE.UU. en El Cairo se enfrentan en Twitter. Obama se desmarca de los mensajes pero advierte que "vino de la gente que está en el terreno y que puede estar peligro".

La Revolución egipcia se desencadenó el 25 de enero de 2011, también conocido como el ‘día de la ira’. Durante esta jornada de protesta nacional el gobierno de Hosni Mubarak culpó a los Hermanos Musulmanes de generar los disturbios que conducirían al plantón de la plaza Tahrir, así como a su destitución como presidente.

Para evitar que los manifestantes pudieran coordinar sus acciones, se bloqueó la red social Twitter. El resultado no habría podido ser más contraproducente, pues con ese gesto el régimen puso al desnudo ante el resto del mundo —y en tiempo real— su naturaleza opresiva e intransigente.

Esta semana, el estreno de la película ‘Inocencia de los musulmanes’ desencadenó por su parte una serie de violentas protestas, similares a las que suscitó en 2005 la publicación de las caricaturas de Mahoma en el diario danés Jyllands-Posten.
 
De hecho, los disturbios de esta semana en el mundo musulmán parecen una redición de algunos temas ya conocidos.

Un trance de armas virtual

El pasado 11 de septiembre algunos de los protagonistas de la primavera egipcia regresaron a la famosa red social.

Los Hermanos Musulmanes y la Embajada de Estados Unidos en Egipto se enfrascaron en un trance de armas virtual, que hizo a algunos internautas comentar sorprendidos que se le estaba dando un manejo ‘personal’ a las cuentas.

En uno de los trinos difundidos por el grupo islamista —actualmente en el poder en Egipto— se puede leer “Nos tranquiliza que ningún empleado de la @USEmbassyCairo haya resultado herido y esperamos que las relaciones entre Estados Unidos y Egipto resistan la fuerte agitación de los hechos del miércoles”.

La respuesta de la entidad diplomática llegó sin embargo poco después, contestando a @ikhwanweb (el sitio oficial de lo Hermanos Musulmanes) en un tono irónico. “Gracias”, comenzaba el mensaje, para continuar con menos cordialidad: “Y a propósito, ¿han revisado sus propios trinos en árabe? Espero que sepan que también leemos esos mensajes”.

El tercer acto del duelo se dio con la pronta respuesta de @ikhwanweb, que afirmaba “entendemos que se encuentran bajo un gran nivel de estrés, pero sería de gran ayuda si especificaran exactamente a cuál mensaje en árabe se refieren”.

La embajada no reaccionó a la pregunta, en parte porque ya todo estaba dicho. Para Ángeles Espinosa, corresponsal de El País en Dubái, el significado del segundo mensaje no deja lugar a dudas y excluye de plano cualquier confusión lingüística.
 
Según la periodista, entre líneas se lee la “la vieja sospecha de que los islamistas utilizan dos discursos distintos, uno para sus simpatizantes y otro (más moderado) de cara al exterior.”

Un frente dividido

El asunto se enmarca dentro de las dificultades que tiene el gobierno central de los Estados Unidos para controlar la actividad de sus representantes en la oficina de El Cairo.

Un comunicado emitido el 11 de septiembre —publicado algunas horas antes de que comenzaran los disturbios— es particularmente revelador de las tensiones que se viven dentro de la administración estadounidense.

“La Embajada de Estados Unidos en El Cairo”, dice el documento, “condena los constantes esfuerzos de individuos desorientados para herir los sentimientos religiosos de los musulmanes, lo mismo que los esfuerzos para ofender a los creyentes de cualquier otra religión”.

Tras referirse al significado de los atentados del 2001, la nota concluye afirmando que “[la Embajada] rechaza con firmeza las acciones de quienes abusan del derecho universal de la libertad de expresión para herir los sentimientos religiosos de los otros”.

El candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, lo mismo que algunas personalidades conservadoras, criticaron empero con severidad la ‘disculpa’.
 
"Creo que al excusarse por nuestros valores los Estados Unidos están siguiendo un camino terrible", dijo Romney.

En algunos contextos, además, se asumió que el mensaje fue emitido después de que un grupo de manifestantes entrara a la embajada del Cairo y, sobre todo, después de la muerte del embajador en Bengasi. Lo cual era incorrecto.

Las explicaciones de Obama

Al respecto, el mismo Barak Obama tuvo que intervenir. En la emisión del programa 60 minutos del pasado 12 de septiembre, el presidente de Estados Unidos explicó que "fue un esfuerzo por calmar los ánimos, que no vino de mí ni tampoco de la secretaria de Estado Hillary Clinton”.

“Vino de la gente que está en el terreno y que puede estar peligro," afirmó el mandatario. "Y mi tendencia es a ser un poco más tolerante con quien está en esas circunstancias, más que poner en duda sus decisiones desde la comodidad de una oficina de campaña."

En la actualidad el estado de salud de Hosni Mubarak es objeto de polémicas. Según algunas fuentes, se encuentra en coma. Pero si al exmandatario le queda algo de conciencia, es probable que siga con atención los episodios de ira en los que se han visto envueltos sus antiguos aliados.

Que sus grandes enemigos —los Hermanos Musulmanes— y sus poco confiables “amigos” —los Estados Unidos— se hayan visto envueltos en este rifirrafe por Twitter debe ser terapéutico para el exmandamás egipcio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.