Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/2014 7:00:00 AM

El abrazo de Daniel Ortega a un magnate chino

La construcción de un canal interoceánico en Nicaragua sacude la geopolítica de este país con sus vecinos.

¿Qué busca Daniel Ortega en su empeño de construir un canal que una a los dos océanos que bañan a Nicaragua? ¿Ha medido el tremendo impacto ambiental que tendrá en su país? ¿A qué vecinos busca provocar con tan enorme decisión? Son algunas de las muchas preguntas sin respuesta que se hacen hoy amigos y opositores del líder sandinista.

Un reportaje del periódico El Nuevo Diario define la situación como “una pareja extraña --el gobierno izquierdista de Nicaragua y un magnate de telecomunicaciones de origen chino—las que iniciaron este lunes la realización de un sueño que ha cautivado a los nicaragüenses por generaciones: la construcción de un canal interoceánico que rivalice con el de Panamá”
Dice el rotativo que según Manuel Coronel, el octogenario que dirige a la autoridad del canal del país, sus intenciones están ahora más allá de toda discusión. “Cuando el novio y la novia ponen una fecha”, dijo, “uno sabe que van en serio”.

El periódico sin embargo, anota que si se le pregunta a Coronel dónde empezará la construcción y quién la pagará, no tiene respuestas. Ni tampoco HKND, la compañía basada en Hong Kong dirigida por Wang Jing, la cual va a construir la vía navegable de 50,000 millones de dólares. El proyecto ha estado envuelto en el secreto desde que la Asamblea Nacional de Nicaragua concedió una concesión de 50 años a HKND en 2013. No se ha dado a conocer ningún estudio de factibilidad, reporte de impacto ambiental, plan de negocios o plan financiero. En vez de ello, ha habido frases hechas pronunciadas por el gobierno sandinista del presidente Daniel Ortega sobre cómo traerá bonanza de empleos y pondrá fin a la pobreza.

En el informe de El Nuevo Diario se afirma que hasta ahora, la idea ha producido tanto temor como esperanza. Desde que peritos de habla china, respaldados por soldados y policías nicaragüenses, empezaron a evaluar las tierras y las casas a lo largo de la propuesta ruta de 277 kilómetros del canal hace unos meses, los campesinos temerosos de que sus tierras sean expropiadas han tomado las calles 16 veces.

El 10 de diciembre, varios miles, gritando “No queremos a los chinos”, protestaron en Managua, la capital, pese a los esfuerzos de la policía por mantenerlos en sus aldeas, dicen activistas.
Los barqueros en Punta Gorda, en la costa caribeña, se han negado a transportar maquinaria pesada que será usada para iniciar la construcción, por temor a que su forma de ganarse la vida resulte perjudicada.
 
En noviembre, la Academia Nicaragüense de Ciencias reunió a un comité de expertos para demandar una aclaración del impacto del sedimento dragado a lo largo de una extensión de 105 kilómetros del lago Nicaragua. Dijeron que pudiera dañar al agua potable, a sistemas de irrigación, a la pesca y a la diversidad en uno de los lagos tropicales más grandes de Latinoamérica.
Ingenieros dicen que el propuesto canal, que está destinado a atraer a barcos más grandes que los que ahora pueden cruzar entre el Atlántico y el Pacífico vía el Canal de Panamá, pudiera superar por mucho lo presupuestado y provocar una ampliación adicional del canal existente, lo cual arruinaría su plan de negocios.

Incluso, asegura El Nuevo Diario, muchos dudan de que vaya a construirse. Carlos Fernando Chamorro, editor de una publicación contraria a Ortega, Confidencial, dijo que las únicas obras iniciadas serán para una carretera de acceso a un propuesto puerto cerca de Brito, en la costa del Pacífico, en lo que se espera sea una entrada al canal.

Algunos expertos piensan que el puerto, un propuesto aeropuerto cercano y una zona de libre comercio, quizá sea todo lo que avance el canal.

Sin embargo, el argumento a favor de un canal quizá no radique en los peajes y los empleos. China quizá lo vea como una ruta estratégica hacia el Atlántico, dijo Evan Ellis del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos. De ser así, quizá sea construido después de todo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.