Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/5/2011 12:00:00 AM

El asesino que dejó pistas en sus obras de arte

Un hombre condenado por matar y desmembrar a dos mujeres podría haber asesinado a cinco personas más, según sugieren las pistas que dejó en obras de arte de carácter misógino.

;
BBC
Los cuerpos de Paula Fields, de 31 años, y Melissa Halstead, de 33 años, aparecieron desmembrados en un canal de Londres y de Rotterdam, Holanda, respectivamente.

Los restos de Halstead fueron hallados en 1990, mientras que los de Fields fueron encontrados en el Regent´s Canal de Londres, 11 años más tarde.

En marzo de 2002, John Sweeney comenzó a cumplir condena por el intento de asesinato de Delia Balmer -en 1994- con quien había entablado una relación amorosa.

La mujer sobrevivió al ataque, pero perdió un dedo y sufrió heridas cortantes en el pecho y la cabeza, aparte de daño sicológico.

Mientras tanto, Sweeney se dio a una fuga por Europa que habría de durar seis años.

La hebra a la vista

Sin embargo, para el Inspector de Scotland Yard Norman McKinlay, que investigó el caso, había una hebra a la vista que podría conducir a la explicación de por lo menos siete crímenes.

En principio, la policía había encontrado unos trescientos dibujos macabros, pinturas y poemas que apuntaban hacia dos asesinatos no resueltos.

Melissa Halstead, una modelo estadounidense que había decidido dedicarse a la fotografía, desapareció en Amsterdam y Paula Fields nunca más se le vio en las calles de Londres en las que trabajaba como prostituta.

Ambas mujeres habían tenido una relación con Sweeney, pero en 2002, como le dijo a la BBC el inspector McKinlay, no había suficientes pruebas para acusarlo.

La posibilidad se concretó en 2008, cuando la familia de Melissa Halstead aportó, desde Ohio, Estados Unidos, muestras de ADN.

La demora se debió, en opinión del cineasta holandés Jaap Van Hoewijk - quien está haciendo un documental sobre el caso - al hecho de que "la gente está tan metida en sus propios asuntos, que nadie se dio cuenta de que Halstead había desaparecido".

Poemas, pinturas, dibujos

Una pintura llamada Banda de un Solo Hombre, retrataba un cuerpo de mujer que tenía una pequeña área corregida con el antiguo fluido de mecanografía.

El examen forense de la zona repintada reveló una leyenda: "Melissa Halstead, nacida en noviembre de 1956. Muerta".

Un esbozo titulado El Cazador de Cabelleras muestra mujeres atadas. Otro retrata a Sweeney levantando hojas de metal chorreantes de sangre.

Uno de sus poemas dice: "Proscrito de la justicia/ con la espalda a la pared/ Vigilando las ventanas y la puerta/ No temo resistir ni morir/ Cuando esta vida acabe me podré dormir"
En otro pasaje, Sweeney anotó: "Soy una bestia, retorcida y confusa."

Interrogado por el fiscal, el carpintero desechó los escritos y las pinturas como "basura insensata", ejecutada bajo el predominio de una espantosa borrachera.

Extremadamente peligroso

Cuando Sweeney fue arrestado, estaba trabajando a cien metros del famoso juzgado londinense de Old Bailey, donde él mismo sería procesado.

El inspector McKinlay refiere que cuando lo fueron a arrestar, Sweeney se abalanzó sobre su caja de carpintero, donde tenía un revólver.

Los agentes tuvieron que contenerlo.

Más tarde, la policía encontró, en el departamento en que Sweeney estaba viviendo, en el norte Londres, dos pistolas Luger cargadas y una escopeta recortada.

McKinley asegura que Sweeney es tan peligroso "que no se hubiera dejado arrestar vivo, de haber sabido que lo estábamos buscando".

Tras su sentencia, la policía solicitó información acerca de otras cinco personas que Sweeney podría haber ultimado: tres mujeres en el Reino Unido y dos alemanas en Amsterdam.

Sin embargo, los cuerpos no han sido hallados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.