Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/1995 12:00:00 AM

EL CANAPE REPUBLICANO

Con Robert Dole a la cabeza, la carrera por la candidatura republicana ha comenzado mas temprano de lo normal. Estos son los opcionados.

GANAR LA REELECCION ES PARA LOS presidentes estadounidenses la diferencia entre el éxito y el fracaso. Bill Clinton, con su baja rata de popularidad y su descalabro electoral en el Congreso, ha dado pie para que se piense que podría estar entre los escasos mandatarios que, como George Bush y Jimmy Carter, no lograron ese trofeo. Eso ha conseguido adelantar el tema electoral al punto que hoy día, a más de dos años de las elecciones y uno de la convención republicana, los aspirantes de ese partido alisten baterías para una larga y difícil campaña para recuperar el poder.
Quien ha picado en punta es, sin duda, el senador Robert (Bob) Dole, pero hay muchos más en la palestra. Estos son los principales republicanos que quieren ser presidentes.

ROBERT DOLE
El senador Dole es la personificación del político conservador que se ha ganado el respeto de sus copartidarios por su constancia tras las derrotas y su moderación en las victorias, y también por su fidelidad a los ideales, no siempre impecables, del Partido Republicano.
Tiene la perseverancia de Belisario Betancur y la veteranía de Víctor Renán Barco. Sus aspiraciones presidenciales fracasaron en 1980 y 1988 y ahora se lanza con el mismo ideal: rescatar el 'sueño estadounidense'.
Dole fue el más vigoroso colaborador de Richard Nixon en el Senado, donde defendió su política en Vietnam. También fue el mejor aliado de Bush en sus maniobras con el presupuesto y fue clave en la aprobación de la ayuda a los contras de Nicaragua. Pero su mejor habilidad en el Senado es la forma como logra desbaratar la estrategia dilatoria de algunos senadores.
La energía del senador contrasta con sus limitaciones físicas, que han sido recordadas por la prensa en los últimos días. Su mano derecha no tiene movimiento y la izquierda tiene limitaciones como resultado de la explosión de una granada durante un combate en Italia, en la Segunda Guerra Mundial.
A falta de un mensaje ideológico, sostiene The New York Times, Dole basa su liderazgo en su convicción personal, que bordea la obsesión, de que es el mejor calificado para gobernar al país. Pero Dole no tiene un mayor respaldo entre los suyos y su imagen entre los votantes no es muy popular. Sin embargo los caprichos de la opinión pública, que muchas veces juzga a un aspirante por su último cuarto de hora en la escena, podrían llevar a la Presidencia a este republicano cáustico, cuya peor debilidad en política, según uno de sus seguidores, es decir la verdad.

De California para el país
EL VERDADERO gallo tapado de la competencia es Pete Wilson, gobernador de California, quien tiene en vilo a los demás aspirantes por su aparente intención de aspirar a la candidatura republicana.
Wilson tiene una ingrata recordación en América Latina por su famosa proposición 187, que si es considerada constitucional por la Corte Suprema dejaría sin servicios básicos a todos los inmigrantes ilegales en ese estado. Wlison también fue patrocinador de una nueva doctrina penal según la cual cualquiera que haya sido condenado por tres veces, debe recibir la pena más grave en la tercera oportunidad, lo cual ha llevado a exabruptos en la administración de justicia.
Si bien en esos aspectos Wilson presenta su cara autoritaria, en otros está a la izquierda de sus contendores. Por ejemplo, en cuanto se opone a la discriminación por homosexualismo y favorece el control de armas de fuego, a tiempo que se declara a favor de la decisión de la mujer en cuanto al aborto.
Su presencia en la campaña -decidirá antes del final de marzo- sería formidable porque no hay ningún otro gobernador en competencia y porque California lleva el 16 por ciento de los delegados a la convención. Si confirma sus intenciones, sería seguramente el mayor rival de Dole.

El Robespierre de E.U.
A PHIL GRAMM le dicen el Robespierre de la derecha republicana por su vocación de enfurecer a la gente con lo que dice y su empeño en lograr lo que se propone. La ley de Gramm es actuar en forma instintiva para seguir las metas que se fija y en esta carrera pocas veces suele escuchar a los demás. Su problema es que a pesar de ser por lo pronto el rival más fuerte de Dole, es muy poco conocido fuera de Texas y Washington. Su más reciente intervención a nivel nacional fue un desastroso discurso pronunciado durante la convención republicana de 1992.
Gramm, el mejor recaudador de fondos de campaña en el mundo, según la revista Time, está en favor de reducir la burocracia y los gastos del gobierno. En la práctica se trata simplemente de un postulado sin evidencias en su vida política, pues Gramm fue uno de los promotores del millonario y hasta ahora inútil proyecto de un túnel gigantesco en Texas para hacer pruebas de superconductores.
Como los republicanos de línea dura promueve el fortalecimiento de los códigos penales y la seguridad social y se opone al control de armas y al aborto.
No siempre ha sido republicano y el salto a este partido es citado como una evidencia de su firmeza en lograr lo que se propone. "A mucha gente no le gusta Gramm -sostiene uno de sus copartidarios en el Senado-. Les parece que es pedante y avasallante, todo lo cual es verdad. Pero el hecho es que es extraordinariamente capaz".

El liberal de los conservadores
ANTES DE ser senador, el abogado Arlen Specter fue fiscal del distrito de su ciudad, Filadelfia, lo cual le convirtió en un verdadero apasionado del control del delito. Por esa razón Specter favorece la eliminación de algunas figuras que hacen permisiva a la ley penal de Estados Unidos, como los convenios entre el juez y el acusado para la delación de un tercero, o "plea bargains", a tiempo que impondría la obligación de imponer sentencias de por vida a los reincidentes inveterados.
A pesar de ello, Specter no es ningún derechista a ultranza. Su postura política (sostiene que "Estados Unidos debe ser gobernado desde el centro") es la de un conservador que cree en las libertades individuales y que en el tema crucial del aborto es el único pre-candidato republicano que está a favor del derecho de la mujer de decidir sobre tener su hijo o no.
Por otra parte, no está de acuerdo con muchos de sus copartidarios sobre la imposición de costumbres religiosas en las escuelas públicas, como los rezos obligatorios al comienzo de clases, o sea que su postura es decidida hacia la total independencia entre el Estado y las creencias espirituales de los ciudadanos.
Eso lo convierte, para muchos observadores de su partido, en un personaje que crea demasiadas controversias acerca de su ideología, y ello es visto como un gran impedimento para que consiga el éxito en la convención de julio de 1996.

Hablar pausado
RICHARD LUGAR es un político de hablar pausado y sereno que ganó relevancia en 1990 cuando el Partido Republicano lo designó como vocero de la crisis del Golfo Pérsico en lugar de Jesse Helms, cuya relación con los medios es tempestuosa. Es experto en temas agrícolas y en este campo ha guardado una distancia con las tendencias proteccionistas de su partido~.
Durante su carrera en el Senado Lugar ha mantenido una agria relación con Helms, con quien compartió curul en la Comisión de Relaciones Exteriores. Cuando la crisis del apartheid en Suráfrica, Lugar presentó un proyecto para imponer sanciones contra la segregación racial. Pero el presidente Reagan vetó el proyecto a favor de dos ministros surafricanos que Helms había patrocinado para que hicieran cabildeo en el Congreso. Pero s'i tuvo éxito en Filipinas. En 1986, luego de asistir a las elecciones entre Fernandino Marcos y Corazón Aquino, denunció el fraude. Ante la resistencia de Reagan, Lugar persistió y finalmente Washington persuadió a Marcos para que dejara el poder, lo que se convirtiría en una de las conquistas de la política de Reagan.

El nuevo Ross Perot
LAMAR ALEXANDER se autoproclama como el único contendor del sector antipolítico, a pesar de que fue gobernador de Tennessee. Su tema es la lucha contra el gigantismo oficial, pero cuando fue secretario (ministro) de Educación de Bush no afirmaba, como hoy, que esa dependencia debía ser eliminada. Se piensa que podría ser un 'Ross Perot ponderado', pero hay quienes cuestionan sus finanzas, porque sus millones fueron adquiridos, en forma no muy clara, mientras era gobernador.

El poder de los medios
DESPUES DE ser uno de los animadores del anterior certamen presidencial, el periodista ultraconservador y católico Pat Buchanan ha vuelto a sus viejas tesis de recuperar el nivel de salarios, proteger las fronteras contra la inmigración ilegal y regresar a los valores tradicionales. A pesar de que esos son temas comunes a todos los aspirantes, en Buchanan suenan pugnaces, lo cual podría ser una desventaja ante el sector de republicanos no muy reaccionarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.