06 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El 'cartel de Sinaloa' manda en Ecuador

NARCOTRÁFICOLa poderosa transnacional del crimen maneja el multimillonario negocio de la cocaína desde el vecino país.

El 'cartel de Sinaloa' manda en Ecuador.

Foto: EFE

Los hechos hablan por sí solos: en lo que va del año, 42 toneladas de droga han sido incautadas en operativos realizados en distintos puntos de Ecuador. En el exterior se ha decomisado esa cantidad, por lo menos, cinco veces más, en su mayoría pasta básica de cocaína y heroína enviada a través de ca
rgamentos procedentes de Ecuador a países de América, Europa y Asia.

De acuerdo con expertos, esas ‘mercancías’ tendrían un costo de aproximadamente 5.000 millones de dólares.

Muchas veces, estos envíos se pagan con armas, las cuales van a organizaciones irregulares como las FARC.

Los armamentos y las municiones son enviadas a Perú, y de allí a Ecuador, o llegan directamente en aviones pequeños a pistas clandestinas o por el Pacífico. Posteriormente, van a los compradores ubicados en la selva colombiana, mediante distintas rutas.

Pero, aparte del asunto de las armas, y aunque algunos funcionarios gubernamentales lo nieguen, la realidad es que existen grandes grupos delictivos internacionales integrados por colombianos y mexicanos, los cuales se dedican al tráfico de drogas en América del Sur y cuentan en su actividad criminal con ecuatorianos. En su mayoría, son socios del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, máximo líder del 'cartel de Sinaloa'.

Guzmán, quien en la geografía de organizaciones dedicadas al narcotráfico es considerado el más poderoso, ha llegado a asegurar desde la clandestinidad que buena parte de su millonaria ‘mercancía’ sale de Ecuador.

Todo indica que los narcos han reaccionado a la intensificación de las campañas de interceptación en Colombia, trasladando gradualmente la fabricación ilícita de cocaína, así como su exportación.

La región norte de Ecuador, especialmente, se ha convertido en “un punto importante para el tránsito de cocaína, compuestos químicos y suministros para las bandas involucradas en el tráfico de drogas en Colombia”, de acuerdo con un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Algunos capos

Como si lo anterior fuera poco, verdaderos capos internacionales de la droga como los colombianos Henry de Jesús López Londoño, alias ‘Mi Sangre’, detenido recientemente en Buenos Aires; Daniel ‘El Loco’ Barrera, Jorge Milton Cifuentes Villa, alias ‘JJ’ y Juan Carlos Peña Silva, capturados en Venezuela, tenían en su poder documentos de identidad ecuatorianos o estaban tramitando su entrada al país como ‘inversionistas’. Y todos tienen también nexos con los ‘padrinos’ mexicanos, concretamente con ‘El Chapo’.

Un fuente de la Interpol dijo a SEMANA que, en las mismas circunstancias, se encontraban los presuntos miembros de la banda criminal ‘Los Rastrojos’ Rusbel Alfonso Núñez, José Nicolás Cure y Edgardo Luis Rosemberg Contreras, así como el supuesto narcotraficante Eduardo Acosta Mejía.

Otros involucrados

En abril, la Policía ecuatoriana arrestó a quien se considera el principal sicario de ‘El Chapo’ en este país, César Demar Vernaza Quiñónez, alias ‘El Empresario’, líder de una banda de delincuentes conocida como ‘Los Templados’. Según las autoridades, la banda es sospechosa de transportar y guardar cargamentos de droga para ‘El Chapo’, los cuales pasaban por Ecuador.

El narcotraficante Ramón Quintero Sanclemente, un exjefe del cartel de las drogas del Norte de Cali, capturado en Ecuador, es otro ejemplo de la presencia de los narcos en el país.

Este hombre acaba de declararse culpable de conspirar para importar cocaína a EE. UU. en un tribunal del sur de Florida, según el documento judicial del caso al que SEMANA tuvo acceso.
Quintero, alias 'Señor de Buga' y por quien las autoridades estadounidenses ofrecían una recompensa de 5 millones de dólares, admitió su culpabilidad tras alcanzar un acuerdo con los fiscales federales.

Las policías colombiana y estadounidense aseguraron que la organización tenía también ramificaciones en Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador.

Mientras, las autoridades siguen hallando semisumergibles de aproximadamente 15 metros de largo y tres metros de ancho, con capacidad para transportar tonelada y media de cocaína. Junto a estos descubrimientos, se siguen desmantelando laboratorios, estructuras ilegales localizadas casi siempre en la frontera norte o en las provincias de Manabí y Guayas. Dichos laboratorios son usados para la fabricación de alcaloides.

Desde Centroamérica

En Guatemala, en tanto, se encontró abandonada una avioneta que, según algunos controladores aéreos, procedía de Ecuador. Se sospecha que en el aparato se transportaba droga.

También en ese país centroamericano, luego de varios meses de investigación y seguimiento, la Policía reportó la semana pasada la captura de siete presuntos narcotraficantes, señalados de ser los socios del costarricense Alejandro Jiménez, alias ‘El Palidejo’, acusado de haber ordenado el ataque en el que murió el cantante argentino Facundo Cabral en julio del 2011.

Según las autoridades, ‘El Palidejo’ habría recibido la ayuda de esta organización de narcotraficantes para ingresar de manera ilegal a Colombia y ocultarse en el departamento de Chocó para luego pasar a Ecuador.

Fuentes de la Policía, a su vez, señalaron que los siete detenidos hacen parte de una organización de narcotraficantes que se especializaba en el transporte de cocaína en lanchas desde el Pacífico ecuatoriano hasta Centroamérica.

Dueños del negocio

Los carteles mexicanos han pasado de ser intermediarios a apropiarse del negocio, y ya están en Ecuador, ubicados muy cerca de las materias primas. En otras palabras, la cocaína que sale desde Ecuador , ya es mexicana. En respuesta al creciente ambiente inhóspito en Colombia y México, los traficantes han trasladado su enfoque hacia nuevas rutas y Ecuador es el sitio ideal.

Cuando organizaciones como ‘Los Zetas’, las maras y otros grupos territoriales parecen estar involucrados en el tráfico ilícito de migrantes, la trata de personas y el tráfico de armas de fuego, los carteles de Sinaloa y El Golfo han decidido afincarse en Ecuador, donde cuentan con el respaldo de los paramilitares, llamados ahora ‘Los Rastrojos’ y ‘Águilas Negras’, con amplia presencia en Sucumbíos y Esmeraldas, así como de los frentes 48 y 29 de las FARC, que están también en Sucumbíos y Carchi.

Las rutas de Sinaloa

Todo indica que las principales mafias estarían enviando a Ecuador a sus emisarios para conseguir acuerdos con los líderes de las bandas criminales y poder organizar sus propias rutas desde el Pacífico.

Tal es el caso del 'cartel de Sinaloa', que frente a la supuesta crisis de las bandas colombianas, decidió poner en marcha una restructuración del negocio y asumir la responsabilidad desde la producción y el envío de los cargamentos de cocaína.

La Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) sostiene que la red envía por lo menos 1,5 toneladas de cocaína mensualmente a Norteamérica y Europa.

Últimos casos

Hace una semana, la Policía australiana informó sobre el hallazgo de 204 kilogramos de cocaína a bordo de un yate que se quedó varado cerca de las costas de Tonga, en el Pacífico Sur, y que se dirigía a Australia desde Ecuador.

La droga, valorada en unos 120 millones de dólares (94 millones de euros), fue encontrada en bloques de un kilo cada uno dentro del yate ‘JeReVe’, que encalló cerca de la isla Luatatifo.

En la embarcación de 13 metros de eslora también se encontró el cadáver de un hombre. Las autoridades australianas creen que el barco tenía dos tripulantes cuando partió de Ecuador.
La Comisión Australiana del Crimen así como la DEA, han alertado que los cárteles mexicanos actúan en Australia, país con uno de los mayores índices de consumo de drogas per cápita del mundo y donde la cocaína cuesta cien veces más que en Sudamérica. Aseguran que la gran mayoría de embarques provienen de Ecuador.

Capacidad limitada

El pasado lunes, la Policía Antinarcóticos interceptó una avioneta, a la que se obligó a aterrizar en la carretera entre Guayaquil y Salinas.

La aeronave iba a ser cargada con media tonelada de cocaína en una pista de aterrizaje clandestina.

Posteriormente, en el operativo denominado ‘Danubio Azul’ , los agentes capturaron a varias personas y también decomisaron vehículos considerados de ‘alta gama’.

La droga iba destinada al puerto mexicano de Manzanillo, según los investigadores.

Sobre este caso, Patricio Pazmiño, comandante del Distrito Policial de Guayaquil, reconoció que hay bandas organizadas con tentáculos internacionales operando en el país. A su vez, el ministro del Interior, José Serrano, reconoció que en lo referente al control en los puertos, la capacidad policial es muy limitada: solo alcanzan a revisar el 2,5 por ciento de los contenedores que salen del país cada año.

Nada nuevo

En junio pasado se encontró otra avioneta que supuestamente se usaba para el narcotráfico, después de que un mes antes se estrelló otro aparato, con matrícula mexicana, que las autoridades ecuatorianas sospechan que se empleaba para el mismo fin.

En el lugar del accidente hallaron 1,3 millones de dólares en una maleta y los cuerpos de dos mexicanos.

Posteriormente, se descubrió un laboratorio para procesar cocaína cerca del sitio donde cayó la aeronave, que había entrado a Ecuador de forma ilegal.

La reingeniería

La persecución de las autoridades en varios países ha originado que las mafias mexicanas inviertan en equipos de localización, lanchas y aeronaves para realizar los envíos de droga sin intermediarios.

El interés del 'cartel de Sinaloa' se centra en la organizaciones ‘Los Rastrojos’ y ‘Águilas Negras’ que, en los últimos años, se encargaban del transporte y la entrega de cargamentos cerca de las costas centroamericanas.

Este proceso de reingeniería está en marcha como consecuencia de los golpes que han recibido en sus finanzas los narcotraficantes colombianos y debido a la división de algunas estructuras, las cuales se quedaron sin un mando o cabeza visible.

Operativos

Eso sí, las acciones policiales han permitido la desarticulación en buena parte de las organizaciones internacionales de narcotraficantes con sede en Colombia y Ecuador y sus nexos en otros países, que operan hacia México, Puerto Rico, Estados Unidos y Europa. De paso, se propinan duros golpes al lavado de activos, producto de esa actividad ilícita.

En el marco de las diversas acciones de este año han sido capturadas casi cien personas en no menos de tres países y se han confiscado armas, vehículos y dinero en efectivo, reveló a SEMANA un oficial de inteligencia.

‘El Chapo’ opera sin problemas

En junio, las autoridades ecuatorianas decomisaron un submarino que estaba en construcción, una avioneta, una lancha rápida y dos toneladas de cocaína.

Las dos embarcaciones, la aeronave y la cocaína pertenecían probablemente al 'cartel de Sinaloa' de 'El Chapo', dijo Ricardo Camacho, analista de seguridad. Este capo opera en Ecuador y otros países centroamericanos desde hace años, señaló el analista, según el portal mundonarco.com.

"No hay ninguna duda’ que tanto la avioneta, como la lancha rápida y el submarino, se utilizaron para el tráfico de drogas", dijo Camacho Zeas.

Dichos vehículos y la cocaína decomisada, "podrían estar directamente relacionados con el cartel de drogas mexicano que opera con integrantes ecuatorianos y mexicanos", comentó.

La tendencia de 'El Chapo' es forjar alianzas con integrantes del crimen organizado en cualquier país fuera de México, concluyó el experto.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad