Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2001/01/22 00:00

El conejo de Clinton

El conejo de Clinton

En detalle poco conocido se presentó en la reciente visita del presidente norteamericano Bill Clinton a las islas británicas. El gobernante aprovechó una tarde libre en Londres para almorzar en la sofisticada zona de Notting Hill. El restaurante elegido fue el pub Portobello Gold, en el que Clinton y su grupo consumieron un almuerzo de langostinos y trucha ahumada. Relajado y feliz, Clinton pasó una agradable velada, charló con los empleados, tomó cerveza y se fue sin pagar la cuenta. El dueño, Mike Bell, declaró a The Guardian que “simplemente no se le ocurrió que había que pagar” pero que sabía de un cierto lugar en Washington a donde podía enviar la cuenta. Pero no tuvo que hacerlo porque, según parece, el tabloide Mirror la canceló.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.