Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/1999 12:00:00 AM

EL CONSEJERO DE PALACIO

Aunque niega ser antisemita y neonazi, Norberto Ceresole, el mentor ideológico de Hugo Chávez, <BR>tiene en ascuas a Caracas.

El presidente venezolano Hugo Chávez siempre ha negado que el escritor argentino y
sociólogo especializado en temas militares Norberto Ceresole sea su asesor pero nunca ha ocultado su
amistad y afecto. Incluso se refiere a él como "el viejo" o lo llama por su nombre de pila, Norberto. Esa
amistad se ha convertido en un escándalo en Venezuela desde que se descubrió que Ceresole es, de hecho,
el hombre detrás del solio presidencial en Caracas. Los intelectuales venezolanos lo acusan de ser el
responsable de la 'metamorfosis' de Chávez, quien comenzó su mandato con un tono conciliatorio, en
contraste con el amenazante que acostumbra ahora. Dicen que la última visita de Ceresole, que terminó
con una 'invitación' a salir del país por parte de su amigo el ministro del Interior Luis Miquilena, hizo que
Chávez 'recordara' la doctrina que anima a su movimiento. Ceresole publicó en enero un documento
titulado El modelo venezolano o la posdemocracia. En él (ver recuadro) expone su concepción del
fenómeno político de Chávez y lo caracteriza como el heraldo del neocaudillismo latinoamericano y como un
paso más allá de la "fracasada" democracia de la región. Un documento que, según el editor Jorge
Olavarría (ex partidario de Chávez) ha inspirado las últimas actuaciones del presidente, sobre todo en sus
relaciones antagónicas con las demás ramas del poder público. Y, como si eso fuera poco, unas
declaraciones de Ceresole en las que no negó tener una posición 'revisionista' acerca del Holocausto judío,
las que además no fueron rechazadas por el palacio de Miraflores, han puesto a los venezolanos a
preguntarse hasta qué punto su presidente abraza esas tendencias extremistas. Norberto Ceresole es un
hombre misterioso. En su vida ha sido desde miembro del grupo izquierdista argentino Praxis, asesor del
dictador peruano Juan Velasco Alvarado, exiliado en Europa por su oposición contra la dictadura militar de
Buenos Aires y amigo del gobierno cubano, hasta ideólogo de la extrema derecha militarista, autor de 30
libros sobre el tema, amigo de reconocidos neonazis argentinos y aliado del coronel golpista Mohamed
Seineldín. El favor no premeditado que prestó Ceresole fue el de hablar más de la cuenta al revelar las
estrategias, planes, intenciones y el rumbo ideológico que tomaría el país y, de paso, lo que estaba
ocurriendo en las filas chavistas. Por ejemplo, destapó la lucha intestina que existe en el gobierno
entre la facción dura (la suya), que trata de imponer el proyecto original de los que se levantaron en
armas en las dos intentonas golpistas de 1992, y la parte moderada (entre ellos el canciller José Vicente
Rangel y Luis Miquilena), que intenta encauzar los cambios de manera pacífica, gradual y democrática. El
amigo argentino es uno de los duros. Ha recomendado la necesidad de 'pulverizar' a los partidos políticos,
incluyendo al Movimiento V República (MVR) fundado por Chávez, porque considera que éste y los demás
partidos que conforman el Polo Patriótico que lo llevó a la Presidencia son todos "un saco de gatos" que,
en su opinión, no le ayudan ni le garantizan el éxito de sus planes revolucionarios. Para ganar esta guerra
Ceresole aconseja crear un partido militar de corte nacionalista, dar beligerancia y protagonismo a las
fuerzas armadas para el control de la sociedad, fomentar en el pueblo la disciplina militar y concentrar
el poder en el caudillo para alcanzar los cambios. Puede ser que Ceresole niegue ser asesor o influir en
Chávez pero ocurre que sus ideas _coincidencias o no_ se han puesto en práctica, como lo evidencia el
programa cívico militar 'Bolívar 2000', en el que los 70.000 soldados de las fuerzas armadas se están
incorporando a la sociedad en la construcción de obras sociales, infraestructura, labores sanitarias, reparto
de comida gratis y hasta esterilizar voluntariamente a las mujeres de las barriadas humildes. Para el amigo
argentino "el plan Bolívar 2000 es una exigencia de las circunstancias, no una opción ideológica. No hay
partido militar si ese partido no tiene una carga social". Sus ideas también han dejado huella en la
propuesta que hace el gobierno de reformar la ley de alistamiento y conscripción para eliminar las
exenciones en el servicio militar, extenderlo a todos los ciudadanos e incluirlo como asignatura obligatoria en
las escuelas. Sea como fuere, ese hombre que sostiene que el Holocausto fue un tema menor y que los
atentados terroristas antijudíos en Argentina fueron hechos por facciones israelíes, parece ser el verdadero
ideólogo del gobierno de Hugo Chávez. Ceresole sostiene que Chávez encarnó un personaje que él había
imaginado en sus libros. Ahora, por lo visto, quiere hacerlo pasar de la teoría a la realidad.
El manifiesto de Ceresole El escrito 'El modelo venezolano o la posdemocracia' define el fenómeno Chávez.
Ejemplos. l "Hay una orden social que transforma a un antiguo líder militar en caudillo nacional. El
anterior golpismo fue la condición sine qua non del modelo venezolano posdemocrático".
* "Se diferencia del modelo democrático porque está implícita con claridad meridiana la idea de que el poder
debe permanecer concentrado, unificado y centralizado".
* "Los liberales intentarán atacar el modelo al exigir desmontar el 'presidencialismo' y potenciar el corruptor
seudocaudillismo local, reforzar los poderes Legislativo y Judicial para diluir el poder. Los marxistas
buscarán fundamentar la falsa idea de que puede haber 'participación popular' sin dialéctica
masa-caudillo".
* "La Constituyente no puede ser un 'proceso independiente' de la orden popular ya emitida el 6 de
diciembre de 1998, sino parte indesligable de la misma".
* "En el mundo no occidental la 'democracia iluminista' no ha funcionado ni funciona en términos de
sistema político distributivo".
* "En el caso hispanoamericano, es necesario revalorizar positivamente el fenómeno de la
'democracia inorgánica' o del caudillismo como una forma específica de liderazgo."
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.