Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/9/1987 12:00:00 AM

EL ELEGIDO

Gestos de la controvertida política económica, Carlos Salinas de Gortari será el sucesor de Miguel de la Madrid

Un economista de 39 años, con dos posgrados en Harvard y proclamadas simpatías en vastos sectores de las finanzas internacionales, será el sucesor de Miguel de la Madrid en la presidencia de México, cuando éste acabe su período en diciembre de 1988.
El acceso a la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, un dinámico y astuto hijo dilecto del sistema, quedó asegurado al ser designado, el cuatro del corriente mes, precandidato por los tres sectores sociales (agrario, obrero y popular) y los 32 comités directivos provinciales y del Distrito Federal del Partido Revolucionario Institucional, PRI.
En una sugestiva innovación respecto de otras sucesiones presidenciales, el licenciado Salinas de Gortari --hasta su proclamación secretario de estado de programación y presupuesto-- fue seleccionado entre un grupo de "seis distinguidos priístas", todos ellos altos funcionarios del gobierno de De la Madrid.
En anteriores transiciones la competencia entre los posibles candidatos --generalmente miembros del gabinete-- era tácita y nunca explícita. Al final, el presidente en funciones "destapaba al bueno" y los distintos sectores del partido oficial, que lleva 60 años en el poder, representaban la ficción de elegirlo.
Aunque en esta oportunidad los priístas han hablado de "un amplio proceso de auscultación y discusión", la mayoría de los observadores coincide con la oposición en que ha habido nuevamente un "gran elector", que es el Presidente de la República.
De todos modos, pese a ser formal, esta nueva modalidad indica que la cúpula gobernante de México percibe en distintos sectores de la sociedad civil y la clase política, crecientes pulsiones hacia una apertura democratizadora.
El surgimiento en el propio partido gobernante de una corriente democrática, liderada por Cuauhtémoc Cárdenas --hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas, quien nacionalizó el petróleo en 1938-- es un síntoma elocuente.
Los "heréticos" de la corriente democrática, que aspiraban a una lucha interna entre varios postulantes como la que tiene lugar en otros países, criticaron la designación de Salinas de Gortari como únicocandidato y también por haber sido el artífice principal de una política económica que a juicio de este sector es "neoliberal y opuesta al nacionalismo revolucionario" .
Sin embargo, la corriente es aún pequeña y ha sido marginada hasta las fronteras mismas del partido oficial. Mayor preocupación debe causarle al precandidato oficial, la ostensible frialdad y reticencia de los máximos dirigentes sindicales ligados al gobierno, que han apoyado disciplinadamente su candidatura pero han insistido en que es necesario rectificar la política económica.
La prensa mexicana, acostumbrada a leer entre líneas y a interpretar los gestos y matices de los personajes principales de la esfera oficial, tomó debida nota de que el anciano líder, Fidel Velásquez, que lleva más de cuarenta años al frente de la poderosa Confederación de Trabajadores de México (CTM), se retiró antes de que terminara el acto de proclamación frente al edificio del PRI.
Según algunos observadores, la dirigencia sindical siente que la historia se repite y no precisamente a favor de sus intereses. Hace seis años Miguel de la Madrid, quien era secretario de programación y presupuesto, era ungido por José López Portillo como candidato. Ahora es nuevamente otro secretario de programación y presupuesto el elegido. En ambos casos se trató de administradores antes que de políticos. Salinas, particularmente, ha sido un administrador eficiente pero duro en la aplicación de las políticas de ajuste que el poder central diseñó, para conjurar la crisis financiera más grave desde los tiempos de la revolución.
Graficado por los humoristas como el "hombre de las tijeras", este deportista bajo, delgado y sonriente, notoriamente seguro de sí mismo cortó vacantes, recortó presupuestos, suprimió subsidios, privatizó empresas públicas y se mostró partidario de una "modernizacion" del aparato productivo que haga "más competitiva" a la economía mexicana.
También se recuerdan sus definiciones tajantes en favor de pagar escrupulosamente la deuda y negociar con los acreedores, eludiendo el camino de una confrontación, que expresó en una reunión internacional en La Habana, al lado de Fidel Castro, notorio defensor de la tesis opuesta. Ubicado por sus adversarios en el campo de los "tecnócratas", Salinas aparece prima facie, como una decisión del actual equipo gobernante de continuar a raja-tabla con las líneas maestras del plan vigente. Pero quien ha aprendido a conocer la compleja política mexicana sabe que no hay que apresurarse en los pronósticos y que, igual que ocurre con el Vaticano, no siempre el Pontífice elegido repite como Papa lo que hizo como cardenal.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.