Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1998/07/06 00:00

EL FANTASMA DE BUCARAM

La sombra del destituido presidente ecuatoriano gravita sobre el proceso electoral de ese país.

EL FANTASMA DE BUCARAM

Bastaron seis meses de gobierno de Abdalá Bucaram para que los ecuatorianos se movilizaran contra su permanencia en el poder en Ecuador. Dos millones de ciudadanos, en las manifestaciones callejeras más nutridas de la historia, exigieron en febrero de 1997 la renuncia de quien se hacía llamar 'El Loco'. Pero la semana pa-sada, apenas 15 meses después, un 30 por ciento de los votos consignados por la Presidencia de la República lo fueron a favor de Alvaro Noboa Pontón, quien no sólo es el hombre más rico del Ecuador sino que está apoyado por el Partido Roldosista Ecuatoriano, el de Bucaram, de cuyo gobierno fue, por lo demás, funcionario clave.
Ese 30 por ciento de 'votos amnésicos' le permitirá a Noboa enfrentarse en una segunda vuelta prevista para el 12 de julio con el puntero Jamil Mahuad, el alcalde de Quito que pertenece al partido Democracia Popular. Este sostiene que su ventaja de casi 9 puntos porcentuales es "irremontable". Pero la sola posibilidad de que el excéntrico Bucaram siga ejerciendo su influencia en el país por cuenta del triunfo de Noboa pone los pelos de punta a más de uno en el Ecuador. Al fin y al cabo su salida desencadenó una crisis institucional de la que la nación aún no logra recuperarse.

Relaciones peligrosas
Y es que los vínculos del depuesto ex presidente con Noboa van mucho más allá del hecho de que son paisanos y se conocen de toda la vida. Durante su gobierno el banquero e industrial bananero, que tiene 105 empresas y un patrimonio de 2.000 millones de dólares, fue presidente de la Junta Monetaria, que es precisamente el organismo que fija la política económica. Pero eso no es todo. Un analista quiteño dijo a SEMANA que"cuando murió el padre del hoy candidato, Luis Noboa Naranjo, Bucaram intervino a favor de su amigo en la disputa por la herencia más grande del Ecuador. Dicho de otra manera, el Estado apoyó a Alvaro Noboa para quedarse no con la mayor parte de la fortuna, si no con todo".
Un favor de ese calibre produce un enorme agradecimiento: en alguna ocasión Noboa aceptó que sostiene económicamente a Bucaram y su familia en su exilio de Panamá. Tanta cercanía ha logrado que nadie le crea al candidato cuando sostiene que es completamente independiente de Bucaram aunque, por ejemplo, en la campaña presidencial trabajan los hermanos de éste.
Y es que, como dicen algunos comentaristas, "Bucaram no se ha ido del Ecuador". Desde su exilio en Panamá, donde reside desde su destitución por "incapacidad mental", el ex presidente lanzó una millonaria campaña (pagada presuntamente por Noboa) para desprestigiar a los demás candidatos y acusar a Mahuad de tener vinculaciones familiares con el narcotráfico. En sus mensajes de televisión llama a sus conciudadanos a que se unan a la "revancha popular"contra quienes considera los "golpistas" que lo sacaron del palacio de Carondelet: el general (r) Paco Moncayo, el candidato Mahuad y el propio presidente interino Fabián Alarcón. Según escribió Bucaram en su libro Golpe de Estado, ellos son copartícipes del 'Plan Zorro', una conspiración dirigida por los organismos internacionales de crédito para impedirle desarrollar sus políticas en defensa de los más pobres. La presidencia de Noboa sería, sin lugar a dudas, el escenario ideal para esa revancha.

Reacción general
En esas condiciones el rechazo contra Bucaram se ha convertido en la mejor ventaja de Mahuad para alcanzar el triunfo el próximo 12 de julio, pues le ha reportado alianzas que en otras condiciones hubieran sido insólitas.
Como dijo a SEMANA el politólogo Michel Rowland, "Mahuad tiene altas probabilidades de ganar en la segunda vuelta por varias razones: primera, obtuvo una alta votación en la Costa a pesar de ser un candidato del interior, e incluso en Guayaquil prácticamente empató con Noboa. Esto no tiene antecedentes en la historia electoral de Ecuador desde 1979. Segunda, Mahuad consiguió el respaldo explícito, incondicional y abierto de Jaime Nebot y Heinz Moeller (el presidente del Congreso), dos de los tres jerarcas más importantes del Partido Social Cristiano, la primera fuerza electoral de la Costa, que esta vez no presentó candidato. Tercera, cuenta con el respaldo del ex presidente Rodrigo Borja, líder de Izquierda Democrática, quien ocupó el tercer lugar en la primera vuelta. Cuarta, la gente que votó por Borja o por Ehlers (otro candidato perdedor) está más cercana al perfil de Mahuad que al de Noboa".
En otras palabras, la reacción contra Bucaram ha logrado cambiar las costumbres políticas más arraigadas del país vecino. No sólo le dieron su respaldo político personajes de otra orilla ideológica. También logró que serranos y costeños cambiaran su tendencia a favorecer a los candidatos de sus respectivas regiones.
El rechazo contra la dupla Noboa-Bucaram, sin embargo, no le resta méritos a Mahuad, cuya gestión en la alcaldía de Quito en dos períodos consecutivos ha sido objeto de elogios internacionales. Nieto de inmigrantes libaneses y con una experiencia de casi 30 años en la administración pública, Mahuad condujo una campaña sobria, desprovista de injurias contra sus adversarios y basada en una aproximación tecnocrática a los temas nacionales, como corresponde a su condición de máster en administración pública de la Universidad de Harvard. Para la mayoría de los observadores ecuatorianos Mahuad se ha forjado a pulso una imagen de estadista.

Curiosas tácticas
Las estrategias de Noboa, en cambio, han logrado que muchos ecuatorianos lo identifiquen aún más con su amigo exiliado. Entre ellas está la acusación, lanzada desde Panamá, de que un hermano de Mahuad habría comprado una finca a un presunto narcotraficante. Una acusación que, en sentir de Rowland, es débil. "Relacionar esa negociación con la presencia de dineros sucios resulta muy forzado", dice.
Por otra parte, muchos señalan que Noboa tiene todo el empaque populista de Bucaram pero carece de su carisma. El candidato Noboa es un virtual desconocido. Su tozuda ausencia del interior del país es sólo comparable con su negativa a desarrollar cualquier clase de debate con su adversario. Noboa no da entrevistas y en la única rueda de prensa que concedió, cuando sus respuestas sobrepasaban los monosílabos, eran para pasarle la vocería a su asesor económico o a su vicepresidente.
Pero la gran ventaja del multimillonario es precisamente su billetera: no ha tenido ningún inconveniente en gastar sumas enormes para capitalizar la ausencia del Estado ante la tragedia producida por el fenómeno de 'El Niño'. Las zonas afectadas han visto la llegada de los camiones del candidato cargados de medicinas, alimentos, ropa y dinero, mientras su esposa, la médica Annabella Azín, a bordo de unidades móviles de terapia intensiva, atiende a los enfermos. Según algunos, la campaña de Noboa le ha representado gastos por cerca de 150.000 dólares diarios. De esa forma logró que su aceptación en las encuestas superara el escaso 10 por ciento que presentaba en el mes de marzo.
Algunos observadores señalan que esa estrategia de corte típicamente populista podría ser efectiva en un país en el que el 35 por ciento de los habitantes está en condiciones de pobreza y el 15 por ciento en la pobreza absoluta. La caída de los precios del petróleo, los desastres de 'El Niño' y la crisis política, que ha afectado la inversión extranjera, completan un panorama preocupante. Ambos candidatos han admitido que la situación se acerca peligrosamente a un estallido social. La democracia ecuatoriana tiene la palabra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.