Lunes, 24 de noviembre de 2014

| 2013/08/22 00:00

El filtrador de Wikileaks quiere ser mujer

Bradley Manning buscará tratamiento hormonal para ser mujer y se llamará Chelsea.

Fotografía de archivo tomada el 22 de diciembre dLe 2011 del soldado estadounidense Bradley Manning. Foto: EFE
;
BBC

El soldado estadounidense Bradley Manning, en prisión por filtrar documentos secretos del gobierno a través de la página Wikileaks, anunció este jueves que se considera una mujer, desea vivir como tal, y que ahora se llamará Chelsea.

Manning indicó mediante un comunicado que se ha sentido mujer desde la niñez y que ahora espera poder empezar una terapia hormonal lo antes posible.


"Soy Chelsea Manning, soy una mujer", confesó.

Se estima que la crisis de género de Manning fue un elemento crucial de su defensa en el juicio en su contra, para tratar de reducir la pena de prisión. De hecho, sus abogados incluso presentaron ante la corte una foto del soldado con una peluca rubia y pintura labial que él mismo había enviado a un terapista.

El miércoles el militar estadounidense fue sentenciado a 35 años de prisión por haberle entregado información secreta del Estado a Wikileaks. Está previsto que cumpla su condena en Fort Leavenworth, Kansas, después de ser destituido de su rango militar con deshonra.

Su abogado ha expresado que espera que el personal de la prisión haga "lo correcto" y que proporcionen a Manning el tratamiento solicitado.

Las cuestiones relacionadas con su identidad fueron una pieza clave de su defensa ante la corte marcial.

Problemas de identidad


Testigos de la defensa, incluidos terapistas que habían tratado a Manning, testificaron que el soldado había declarado su deseo de convertirse en una mujer y sugirieron que sus problemas de identidad de género afectaron a su salud mental.

La acusación militar, por otro lado, describió a Manning como un traidor que busca notoriedad y pidió una sentencia de 60 años con el objetivo de disuadir a otros posibles soplones.

Manning creció en el estado de Oklahoma y en Gales, Reino Unido, y se alistó en el ejército en el 2009 para ayudar a pagar sus estudios universitarios y, según un testimonio de la defensa, librarse de sus deseos de convertirse en una mujer.

Formado como analista de inteligencia, fue enviado a Irak en el 2010.

Allí, aseguró sentirse cada vez más aislado de sus amigos y su familia y quedó decepcionado por la guerra. En mayo de ese año inició lo que llegaría a ser la mayor filtración de la historia de documentos clasificados del gobierno de Estados Unidos: cientos de cables diplomáticos e informes de batalla de Afganistán e Irak.

Manning dijo que esperaba que esos documentos cambiarían el mundo al suscitar un debate sobre la política exterior de Estados Unidos. Perse a esa convicción, pidió disculpas por sus acciones.

En el tribunal militar el antiguo supervisor de Manning declaró que el exanalista le había enviado una foto suya con pintalabios y una peluca rubia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×