19 noviembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

El futuro espacial de Europa se juega esta semana en Nápoles

EXPLORACIÓN ESPACIALEn un contexto de crisis económica, Europa deberá esta semana asumir opciones cruciales para su futuro espacial, en particular en cuanto al cohete Ariane y la participación en el programa de la Estación Espacial Internacional (ISS).

El futuro espacial de Europa se juega esta semana en Nápoles. Lanzamiento del cohete Ariane 5, el 2 de agosto de 2012 en Kourou, Guayana.

Lanzamiento del cohete Ariane 5, el 2 de agosto de 2012 en Kourou, Guayana.

Foto: AFP

Reunidos el martes y el miércoles en Nápoles, los ministros encargados del espacio de los Estados miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA) y de Canadá deberán definir sus programas futuros y sus presupuestos.

En una entrevista a la AFP, el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain, declaró que esperaba un presupuesto de 12.000 millones de euros en tres años, pero que estaría feliz con "algo del orden de los 10.000 millones de euros".

La última reunión ministerial de la ESA fue en 2008, año en que comenzó la crisis financiera que pesa actualmente sobre la economía de numerosos países europeos, obligando a los gobiernos a limitar sus gastos.

Los ministros deberán esforzarse en particular en conciliar los intereses divergentes de Francia y de Alemania, que con Italia son los mayores contribuyentes al presupuesto de la ESA, sobre el futuro del cohete Ariane.

El lanzador europeo, en su momento un éxito tecnológico, parece hoy mal adaptado a la evolución del mercado, que reclama cohetes más baratos y más modulables para poner en órbita satélites menos pesados.

En Nápoles, Francia quiere obtener un compromiso europeo sobre el desarrollo para 2021 de un cohete de nueva generación, llamado Ariane 6, mientras se prepara la transición con una versión mejorada de Ariane 5 (Ariane 5 ME).

"Somos razonablemente optimistas" sobre las posibilidades de esta proposición "ambiciosa y realista", también apoyada por el director general de la ESA, afirmó la ministra de la Investigación Genevieve Fioraso,que representará a Francia.

Queda por saber si Alemania, que afirmó su preferencia por la opción menos ambiciosa pero más rápidamente operacional y más barata de Ariane 5 ME (2.000 millones de euros en lugar del doble para Ariane 6) aceptará el compromiso.

Además de las restricciones presupuestarias, en el sector espacial también pesa sobre la balanza el aumento de la competencia china y del sector privado estadounidense.

"Hay que orientarse hacia un lanzador ultrafiable, ultrabarato y que no reclame 120 millones anuales de subvención para su explotación", como el actual Ariane 5, explicó el senador francés Bruno Sido, presidente de la Oficina parlamentaria de evaluación de las opciones científicas y tecnológicas.

Otro punto importante en el programa de la reunión es el futuro de la contribución europea a la Estación Espacial Internacional (ISS) después de 2015. Actualmente esta contribución se basa en la nave de abastecimiento ATV, que cesará su producción.
 
AFP
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad