Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/07/09 00:00

El G5 no se compromete en metas sobre el clima

El Grupo de los Cinco países emergentes no refrendó la meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la mitad hasta el 2050, en una reunión que celebró el miércoles en el marco de la cumbre del G8.

Los ocho países más ricos e industrializados del mundo se reunieron en Italia para definir agendas de acción relacionadas con los temas más immportantes. Foto: AP

El G5, reunido en L´Aquila, Italia e integrado por México, Brasil, China, India y Sudáfrica, declaró sólo de manera genérica "la importancia de avanzar en las negociaciones sobre el cambio climático para asegurar el éxito de la Cumbre de Copenhague" a finales de este año.

El mandatario mexicano, Felipe Calderón, leyó una declaración en una conferencia de prensa, en que no se aceptaron preguntas.

En Copenhague se efectuará la cumbre climática de Naciones Unidas, convocada para firmar un ambicioso acuerdo multilateral contra el calentamiento global, en sustitución del Protocolo de Kioto, que llega a su fin.

"Refrendamos, en cambio, nuestro compromiso con el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas para enfrentar a este problema global", dijo Calderón.

Los líderes subrayaron "la urgencia de poder encontrar cuanto antes acuerdos porque precisamente los países menos desarrollados, que han sido los menos responsable en el calentamiento global y en el cambio climático, son los que más están sufriendo las consecuencias".

Además, se mostraron decididos "en seguir trabajando en favor de nuestro medio ambiente" y en buscar "una salida a este problema".

México presentó a los miembros del G5 una propuesta de crear un Fondo Verde para aumentar los recursos con el objetivo de apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo en sus medidas contra el cambio climático.

Se prevé que la declaración final que dará a conocer el G8 el viernes, al término de la cumbre, haga referencia a metas específicas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

En la reunión del G5 participaron además el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, el primer ministro de India, Manmohan Singh y a un asesor del presidente chino Hu Jintao, quien regresó a su país.

Hu viajó el miércoles a su país por las fuertes tensiones que se viven en la región de Xinjiang, donde disturbios y protestas han dejado 156 muertos.

El G5 expresó también su preocupación "por el surgimiento de prácticas proteccionistas, particularmente en los países desarrollados, que obstaculizan las posibilidades de recuperación económica".

"Las medidas proteccionistas debilitan aún más las economías de los países en desarrollo y prolongan y retrasan la recuperación económica nivel internacional", afirmó.

Acordó, por otra parte, promover la seguridad alimentaria, que "no sólo tenga una dimensión económica, sino humanitaria, de derechos humanos, social y de medio ambiente".

Se pronunció también en favor del "diseño de una nueva arquitectura internacional que impulse un desarrollo económico más equitativo y sustentable, que permita una participación corresponsable y responsable de los países en desarrollo en las instituciones financieras internacionales".

Al término de la conferencia de prensa, Lula regaló a los miembros del G5 la camiseta de la selección brasileña autografiada por sus jugadores.
 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.