Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/1/1999 12:00:00 AM

EL GALLO TAPADO

Bill Bradley, hasta la semana pasada ignorado por Al Gore, es la nueva amenaza por la <BR>candidatura presidencial demócrata.

Hasta hace algunos meses la campaña de Al Gore por la candidatura demócrata a la
presidencia de Estados Unidos parecía imbatible. Pero cuando comenzó a perder en las encuestas ante el
principal aspirante republicano, el gobernador de Texas George W. Bush, muchos de sus copartidarios
comenzaron a cuestionarse si la figura acartonada y distante del vicepresidente sería la carta apropiada
para retener la presidencia a partir de 2000.
Esa situación llegó a su clímax la semana pasada cuando el influyente senador Patrick Moynihan decidió
apoyar las aspiraciones del precandidato Bill Bradley mientras afirmaba contundentemente que "Gore es
inelegible". Esa circunstancia, y su éxito en las encuestas del emblemático estado de New Hampshire (ver
recuadro), catapultaron a Bradley al primer plano de la escena electoral norteamericana. Como si eso fuera
poco, casi al mismo tiempo se revelaron las cifras de las donaciones conseguidas por cada campaña en
los últimos tres meses y la comparación favoreció al ex senador por New Jersey, quien alcanzó 6,7
millones de dólares contra 6,5 de Gore. Ese índice financiero, que es equiparable a la gasolina en una
competencia automovilística, terminó de confirmar casi de un momento a otro que la seguridad de Gore
como candidato demócrata se vino abajo.
De todas maneras no es que Gore esté acabado. Aunque siempre pierde frente a Bush sigue teniendo
ventaja entre sus copartidarios demócratas en las preferencias a nivel nacional. Y muchos
observadores coinciden en que su peso específico es mucho mayor que el de Bradley, un ex senador de
escasos méritos legislativos. Como dijo a SEMANA un analista de la Universidad de Harvard, "A Bradley lo
único que lo favorece realmente frente a Gore es que tiene una personalidad más atractiva y su posición
como ajeno al establecimiento. Pero cuando llegue la hora de los debates la ventaja sigue siendo de Gore".
Los voceros de Bradley señalan que hasta hace dos semanas Gore lo ignoraba pero que ahora el
vicepresidente está ansioso por tener un debate con él. Pero aun ganándole en el cara a cara Gore tiene
ahora que recaudar más dinero, pues de lo contrario tendría que enfrentar las primarias (que comienzan en
New Hampshire en febrero) con el 'tanque' casi vacío. Y ese fue uno de los factores que más influyó en la
derrota de Bob Dole en las elecciones de 1996. Lo único que parece seguro es que la carrera demócrata, que
parecía definida, podría resolverse por una nariz.

Gore y su campaña
La mayor muestra de que Bill Bradley se ha convertido en una verdadera amenaza para las aspiraciones de
Al Gore es que éste resolvió sorpresivamente hacer modificaciones sustanciales a su campaña en busca de
apartar su figura de la del establecimiento de Washington y separarse del síndrome de 'cansancio' con
Clinton. Para ello trasladó el vicepresidente sus oficinas a la ciudad de Nashville, en el estado de
Tennesse, donde de niño pasaba sus vacaciones. También disminuyó personal y modernizó su estilo de
ropa en medio de su empeño por parecer más casual y 'conectado' con la gente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.