Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/29/2013 12:00:00 AM

El ‘Guantánamo’ del Reino Unido

El gobierno británico tiene decenas de presos en una base en Afganistán. Aunque dice que está actuando legalmente, abogados afirman lo contrario.

;
BBC
Las fuerzas británicas mantienen retenidos a entre 80 y 90 ciudadanos afganos en la base militar de Camp Bastion, en el sur de Afganistán, confirmó el ministro de Defensa de Reino Unido, Philip Hammond.

Los abogados británicos que representan a ocho de estos hombres denunciaron que algunos de sus clientes han permanecido en el cuartel militar hasta 14 meses sin que se presentaran cargos contra ellos, lo cual podría ser ilegal.

Comparando esta situación con el momento en el que el público tomó conciencia sobre lo que ocurría en la prisión de la Bahía de Guantánamo, en Cuba, los abogados exigieron que el Tribunal Superior de Reino Unido (que trata casos de importancia) liberase a los hombres.

Hammond dijo en principio que ponerlos en libertad podría constituir un riesgo para los soldados británicos. Sin embargo, más tarde señaló que había encontrado una "ruta segura" para su liberación.

"Circunstancias excepcionales"

Los abogados de los ocho detenidos, cuyos nombres la BBC prefirió no revelar para preservar su seguridad, explicaron que sus clientes fueron arrestados por soldados británicos en varias redadas llevadas a cabo en pueblos de las provincias de Helmand y Kandahar, y luego retenidos por entre ocho y 14 meses sin que se presentasen cargos en su contra.

"No hay nada que querramos más que poder entregar esta gente a las autoridades afganas", le dijo Hammond al programa de radio de la BBC Today, el miércoles por la mañana.

Y añadió que el gobierno británico había estado trabajando con su contraparte afgana para encontrar una manera segura de transferir a los detenidos al sistema judicial de ese país.

Una vez cumplidas las obligaciones legales, "se darán indicaciones para reiniciar las transferencias", informó el ministerio de Defensa.

Las fuerzas británicas en Afganistán pueden detener a los sospechosos por un máximo de 96 horas.

No obstante, en "circunstancias excepcionales", como por ejemplo para reunir información de inteligencia crítica, pueden retener a los sospechosos por más tiem
El general Zahir Azimi, portavoz del Ministerio de Defensa de Afganistán, afirmó que las detenciones eran ilegales e inhumanas.

"Los prisioneros deben ser entregados a las autoridades afganas", dijo Azimi.
"Después de que nos los entreguen, lidiaremos con ellos de acuerdo a nuestras leyes y a los acuerdos alcanzados con la comunidad internacional".

Sin embargo, los abogados de los sospechosos le dijeron a la BBC que quieren examinar cuidadosamente cualquier transferencia a las autoridades afganas y que podrían ir la corte para tratar de impedir que se lleven a cabo.

"Inconstitucional"

"Reino Unido podría haber entrenado a las autoridades afganas para detener gente legalmente de acuerdo a los estándares apropiados, asegurándose de que (los detenidos) sean tratados humanamente", le dijo a la BBC Phil Shiner, de la organización de abogados Public Interest Lawyers.

"Después, podrían haber monitoreado el proceso, con inspecciones ad hoc, para asegurarse de que los afganos estaban obedeciendo la ley. Pero eligieron no hacerlo".

Según Shiner, Reino Unido está actuando de una manera "totalmente inconstitucional".

El corresponsal de asuntos legales de la BBC, Clive Coleman, comenta que el gobierno se enfrenta a una situación compleja en cuanto a qué hacer con presuntos insurgentes.
James Eadie, un abogado del gobierno, describió la situación como la "tormenta legal perfecta".

Los abogados de los ocho afganos presentaron una solicitud de hábeas corpus ante la justicia el 18 de abril y la audiencia tendrá lugar a fines de julio. En este contexto, el hábeas corpus aboga por el derecho a ser llevado ante un tribunal para determinar si la detención es o no legal.

Se cree que uno de los detenidos en un adolescente y el otro un padre de 20 años. Se estima también que ambos son los que han estado detenidos por más tiempo.

Futuro incierto

Los documentos legales del caso muestran que los interrogatorios terminaron "hace varios meses", pero las familias de los dos hombes sólo supieron dónde están detenidos gracias a la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Dan Squires, abogado del hombre de más edad, le dijo al Tribunal Superior que a su cliente "no le dieron acceso a un abogado ni lo llevaron a un tribunal".

"Él no sabe por cuánto tiempo quedará detenido o para qué. Preguntó si sería transferido a las autoridades afganas pero le dijeron que ellos no consideraban que él hubiese cometido una ofensa criminal y por tanto no querían recibirlo".

Según Shiner, hasta la semana pasada Hammond no le había permitido a los detenidos acceder a representación legal, pero ahora le había permitido a los abogados conversar por teléfono durante una hora el miércoles.

El secretario de Defensa quiso dejar en claro que el caso de los afganos presentado ante el tribunal "está costeado, por supuesto, por contribuyentes británicos, porque las acciones de Shiner están financiadas por el sistema de ayuda legal".

Y agregó : "Están pidiéndole al tribunal que libere a esta gente para que regrese al campo de batalla y entonces puedan continuar con sus actividades por las que fueron detenidos en primer lugar, poniendo en riesgo la vida de soldados británicos y otros miembros de la fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad [la misión de seguridad en Afganistán establecida por el Consejo de Seguridad de la ONU en 2001]".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.