Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/2011 12:00:00 AM

El hobby que unía a Kim Jong-il con Occidente

Uno de los hechos más sorprendentes sobre Kim Jong-il es su amor por el cine. Se cree que tenía una videoteca con más de 20.000 películas y una de sus actrices favoritas era Elizabeth Taylor.

;
BBC
"El cine ocupa un lugar importante en el desarrollo general del arte y la literatura. Como tal, es una poderosa arma ideológica para la revolución y la construcción", escribió el exlíder coreano en su ensayo de 1987 "El Cine y la Dirección".

Un número incontable de líderes políticos ha reconocido el potencial del cine para la propaganda, pero para él, quien murió este sábado con 69 años, el cine era mucho, mucho más.

En su enorme colección de cintas de video se encuentran películas de todo tipo, desde westerns de Hollywood hasta terror japonés.

Kim también escribió varios tratados sobre cine, en los que a menudo sorprenden sus profundas reflexiones sobre el proceso creativo.

Muchos expertos de Hollywood podrían tomar de la siguiente perla: "Una película con una trama desordenada no puede cautivar a la audiencia y controlar su respuesta emocional".

Otras veces, los escritos de Kim parecen más un manual apenas disimulado para aspirantes a dictador.

"Ninguna producción de alto valor ideológico y artístico puede evolucionar fuera de un grupo creativo cuyos miembros no están unidos ideológicamente y en el que la disciplina y el orden no han sido establecidos", dictaminó en 1987.

Manipulación
 
Probablemente, la aprobación internacional no figuraba en la lista de prioridades del difunto líder.
 
Un desertor anónimo describió en el libro "Through the Looking Glass" el impacto que tiene el cine sobre un ciudadano norcoreano cualquiera.

"Este desertor me contó", dice su autor, Kong Dan Oh, "cómo llegó a llorar por una película norcoreana cargada de propaganda".

"Cuando vio la misma película después de huir a Corea del Sur, le sorprendió lo absolutamente ridícula que era la obra".

Kim siempre tuvo como uno de sus principales objetivos difundir una imagen de Corea del Norte como un lugar ordenado, próspero y de éxito.

Al mismo tiempo, la imagen de Corea del Sur que muestran la televisión y las películas norcoreanas refleja protestas, desórdenes y miseria, haciendo que la democracia y la deserción resulten ideas poco deseables.

El control que Kim ejercía sobre el sector cinematográfico llegaba hasta los departamentos artísticos.

"Como actriz, te obligan a vestir ciertas cosas y a descartar otras", afirma Kim Hye Young, una exestrella de cine norcoreana que huyó en la década de los 90.

"La vestimenta de figurantes y actores siempre tiene aspecto de uniforme. El Estado llega a decirte qué maquillaje puedes llevar encima".

Pero no todas las obras producidas bajo su atenta mirada son alegorías con altas dosis de comunismo.

De hecho, a las puertas del Ministerio de Cultura se erige un cartel con el mensaje: "Haced más películas de dibujos animados".

Caricaturizado
 
Los desertores norcoreanos también han arrojado algo de luz sobre las películas que le gustaban a Kim.

"Kim Jong-il es como cualquier otro hombre. Le gustan las películas de acción, de sexo, de terror", le dijo a la BBC en 2003 Shin Sang-Ok.

"Le gustan las mismas mujeres que a la mayoría de los hombres. Le gusta James Bond".

Shin también dijo en otra entrevista que las películas favoritas de Kim eran "Viernes 13", "Rambo" y los filmes de acción de Hong Kong.

También reveló a un diario de Seúl que su actriz y actor favoritos eran respectivamente Elizabeth Taylor y Sean Connery.

La primera película occidental que se proyectó en Corea del Norte fue la británica "Jugando con el Destino" (América Latina)/"Quiero ser como Beckam"(España), que fue vista en 2004 en el Festival de Cine de Pyongyang por 12.000 personas.

Kim tenía una gran cantidad de películas occidentales pero le disgustaba el retrato que Hollywood hacía de su propio régimen.

Cuando su querido James Bond fue capturado y torturado durante una misión en Corea del Norte en la película "Otro día para morir" (América Latina) / "Muere otro día" (España), el gobierno lo consideró "ofensivo para la nación coreana".

Pero aún más hiriente fue "Team América: La policía del mundo" (América Latina) /"Team América: Policía Mundial" (España) en la que una marioneta de Kim Jong-il le muestra como un líder vanidoso y aislado.

De hecho, Team America se convirtió en un trending topic (tema más discutido) en Twitter solo horas después de que se anunciara su fallecimiento.

Puede que Kim no aceptara su caricatura. Pero lo más probable es que sí habría aceptado que el cine tiene un gran poder para modelar el pensamiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.