Martes, 24 de enero de 2017

| 2010/11/19 00:00

El misterio de los fetos humanos en Tailandia

Tailandia ha destapado lo que parece ser una cadena de abortos ilegales y posterior enterramiento de cientos de fetos que ha impactado a la sociedad.

La Policía de Tailandia encontró más de 2.000 fetos escondidos en el depósito de cadáveres de un templo budista. Al parecer fueron traídos desde clínicas en las que se practicaban abortos ilegales. Foto: AP

A inicios de semana, una redada policial descubrió unos 350 restos de fetos humanos en un escondido templo budista, pero al avanzar la investigación, este viernes se confirmó la existencia de más de 2.000 cadáveres de no nacidos en el sitio.

Según describe el corresponsal de la BBC en Bankok, Alistair Leithead, los fetos fueron encontrados en el depósito de cadáveres del templo, en recipientes normalmente utilizados para el almacenamiento de los cuerpos a la espera de la cremación.

El horno no funcionaba y la policía fue alertada por el terrible olor que salía del templo, informa Leithead.

La policía arrestó al cuidador del templo, quien de ser juzgado podría sufrir hasta un año de cárcel.
También se encuentra bajo custodia una mujer, acusada de recoger los cadáveres en las clínicas que realizan abortos ilegales.

La mujer, de 33 años de edad, admitió recibir dinero para recoger los fetos de varias clínicas. Podría sufrir a cinco años de prisión.

Según la policía, la mujer confesó recibir un pago de US$16 por cada feto que llevaba al templo.

La policía dijo que dos trabajadores del templo había sido acusados de ocultar los cadáveres.
 
Problema de fondo

El aborto es ilegal en Tailandia, a menos de que el embarazo sea el resultado de una violación o incesto, o que la salud de la madre está en riesgo.
 
a policía dice que comenzó una redada en algunas de las 4.000 clínicas en Bangkok que se sospecha practican abortos ilegales.

El caso también ha llamado la atención sobre el negocio del aborto en Tailandia, dice la corresponsal de la BBC en Bangkok, Vaudine England.

Las mujeres con más recursos pueden obtener abortos en instalaciones seguras, mientras que la gran mayoría de las mujeres tailandesas que quieren un aborto asisten a clínicas donde las condiciones de higiene puede poner su salud en riesgo, asegura la corresponsal de la BBC.

El primer ministro de Tailandia Abhisit Vejjajiva, dijo este viernes que se debe hacer más para prevenir los abortos ilegales, pero que su gobierno no revisaría las actuales leyes relacionadas con el tema.
 
Vejjajiva afirmó que su gobierno ha discutido el asunto y considera que "las leyes existentes son lo suficientemente adecuadas y flexibles".

Por su parte, el ministro de Salud Pública, Jurin Laksanavisith, expresó que los abortos ilegales reflejan un problema en la sociedad.

"Se requiere de esfuerzos tanto del gobierno como del sector privado para promover un mejor entendimiento sobre el sexo entre los jóvenes tailandeses".

Por su parte, Suriyadeo Tripathi, director del Instituto de la Niñez y Desarrollo de la Familia, dijo que los jóvenes estaban recibiendo mensajes contradictorios y que hay que mejorar la educación sexual.

"Por un lado, se ven muchas campañas tratando de promover el sexo seguro, pero por otro, mucha gente promueve fuertemente la abstinencia y mantiene un estigma contra el sexo antes del matrimonio", aseguró.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.