Lunes, 16 de enero de 2017

| 1999/03/01 00:00

EL NUEVO CAUDILLO

Los venezolanos estrenan el presidente que más expectativas ha creado en la segunda mitad del <BR>siglo. Sus retos son enormes.

EL NUEVO CAUDILLO

Venezuela inició el siglo XX con un militar en la Presidencia y lo termina con otro militar. Y
todo parece indicar que el XXI empezará con el mismo mando castrense hasta 2003, o mucho más, si se
tiene en cuenta que el teniente coronel retirado Hugo Chávez, que el martes 2 de febrero asume la jefatura del
Estado, ha dicho que elmandato de cinco años no es suficiente para su plan revolucionario. El debutante
presidente no se arrepiente de su pasado golpista aunque lamenta el centenar de muertos que dejaron las
dos rebeliones de 1992. ¿Y cómo arrepentirse si fue sobreseído por el presidente saliente, Rafael Caldera,
en 1994 luego de pasar dos años en prisión? Al parecer Caldera es su padrino de bautizo, según lo
publicara el diario El Nuevo Herald de Miami, una versión que no ha sido todavía confirmada. Su alzamiento le
permitió lanzarse a la fama y hacer la carrera política que hoy se corona en Miraflores. Ese pasado "ha
quedado atrás" repite a cada momento, como lo dijo hace unos días en la Casa Blanca tras su reunión con
Bill Clinton. Como parte de una intensa gira que lo llevó también a Europa, Chávez limó las asperezas de
su futuro gobierno con Washington e inició las relaciones con "buena química", según lo afirmó el asesor
presidencial para América Latina, Jim Dobbins. Pero en política interna a los venezolanos les ha sorprendido
que Chávez incluya en el gobierno a sus compañeros de armas. Por el momento van cinco altos: el general
Raúl Salazar al frente del Ministerio de la Defensa, el teniente coronel retirado Luis Reyes en el Ministerio de
Infraestructura, el teniente coronel retirado Jesús Urdaneta en la Disip (la policía política), el coronel retirado
Luis Alfonso Dávila en la presidencia del Congreso Nacional (el segundo de a bordo después del jefe del
Estado) y el contraalmirante retirado Gruber Odreman como gobernador de Caracas.Para tranquilizar los
temores suscitados por esa militarización, que va contra la tendencia mundial de designar a civiles hasta en
Defensa, el nuevo canciller, José Vicente Rangel, periodista de larga trayectoria, afirma que "la brecha entre
civiles y militares se ha cerrado en el país. El que un militar ocupe un alto cargo no tiene importancia. Lo
importante es que sea honesto y capaz".Pero no todos se han quedado tranquilos. Hay un grupo de oficiales
medios del originario MBR200, que protagonizó las asonadas militares de 1992 y que posteriormente se
convirtió en el Movimiento V República (MVR), fundado por Chávez. Hoy segunda fuerza en el Parlamento,
el MVR se siente desplazado porque el nuevo mandatario todavía no lo ha recibido oficialmente. No se sabe si
los ex golpistas buscan alguna recompensa en el gobierno que se acaba de instalar o un simple
reconocimiento a las acciones que lo proyectaron al poder. Lo cierto es que Chávez tendrá que lidiar con sus
compañeros de armas, un hueso duro de roer. Por lo pronto ha prometido que las Fuerzas Armadas
nacionales participarán en el desarrollo del país. La pregunta es hasta qué punto. nLa Asamblea
ConstituyenteEl año político va a ser muy movido para Venezuela. Chávez ya no se muestra tan conciliatorio.
Empezó desafiante al reiterar que el 15 de febrero decretará la convocatoria del referéndum consultivo y
amenazó con disolver el Congreso si obstaculizaba el proceso hacia la Constituyente. Chávez insiste en que
él la convocará mientras que los legisladores opositores consideran que el llamado le compete al Congreso.
Entre las reformas que discutirá la Constituyente está la posibilidad de establecer un cuarto poder, el moral;
la revocatoria del mandato de los cuatro segmentos, incluyendo el Ejecutivo, y la reelección inmediata del
presidente, para lo cual Chávez ha dicho que "gobernará 10 años o más si Dios y el pueblo lo quieren". La falta
de experiencia en materia de Constituyente ha dado pie a las consultas externas. Acción Democrática invitó al
ex candidato presidencial Horacio Serpa para que explique el proceso colombiano. Serpa les aconsejó que
participaran activamente pero señaló que la Constitución de 1991 no resolvió los problemas y que los
colombianos se desencantaron unos años después.
Justicia social
Su indiscutible respaldo popular en las elecciones de diciembre fue el 80 por ciento de pobreza que presenta
el país. El grueso de la población está esperando un aumento del salario mínimo. Pero Chávez no ha
precisado en cuánto lo subirá porque confrontaría a los empresarios y desataría mayor inflación. En lo social
también deberá enfrentar la discusión de 32 convenciones colectivas de la administración pública y la reducción
de la nómina de un millón y medio de funcionarios. Lo crítico es que no hay presupuesto para pagar los
despidos, como tampoco los 4.000 millones de dólares que requiere la nueva legislación de seguridad social.
Aún no se le conocen sus proyectos para erradicar las zonas marginales que rodean las grandes ciudades.
Sólo afirma que promoverá el retorno de los campesinos y los profesionales a trabajar en el campo para
desarrollar la agricultura.
Economía humanista
En el plano económico los empresarios se quejan. Por ahora Chávez sólo ha esbozado los conceptos de
su modelo, que desea sea incluido en la nueva Constitución. Su idea es la de impulsar una economía
productiva, humanista, diversificada y bolivariana que poca gente entiende de qué se trata. Critica el
neoliberalismo y el capitalismo salvaje y no habla de economía de mercado sino de economía mixta.Recibe
una tesorería holgada, con 14.000 millones de dólares en reservas, pero un déficit fiscal de 9 por ciento del
PIB (9.000 millones de dólares), el mayor de la historia. Hay una recesión profunda en el sector empresarial.
La incertidumbre se ha agravado por el impacto de la crisis brasileña y la depresión de los precios petroleros.
Para generar confianza ratificó a Maritza Izaguirre en el Ministerio de Hacienda. Ha prometido no devaluar la
moneda y mantener la paridad cambiaria con el sistema de bandas. Ha invitado a los capitales
extranjeros a invertir en Venezuela y a los nacionales a que retornen sus divisas del exterior, ofreciendo
seguridades jurídicas, con lo que ya asoma cierto aire liberal. A partir de su posesión Chávez anunciará el
paquete de medidas. No ha querido todavía "destapar la olla porque faltan algunos ingredi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.