Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/15/1994 12:00:00 AM

EL NUEVO LIDER

El heredero de Kim Il Sung, el último estalinista del planeta, es un hombre aún más enigmático que su padre.

LA MUERTE SORPRENDIO al líder de Corea del Norte, Kim Il Sung, cuando había convencido al mundo de que ese fiero león que lanzó en 1951 a sus tropas a través del paralelo 38 para invadir a Corea del Sur, había cambiado su imagen de dictador estalinista por la de un respetable abuelo convencido de las bondades del diálogo en un mundo liberado de la Guerra Fría.
Al menos eso fué lo que quedó después de la visita que le hiciera el ex presidente Jimmy Carter para tratar de superar la última gran crisis desatada por sus amenazas nucleares contra su enemigo del sur. Con su muerte, Kim se llevó a la tumba todos los misterios que rodearon su vida de más de 45 años de poder omnímodo y, sobre todo, quedó en la oscuridad para siempre cuál era el objetivo de ese, su último gran gesto de desafío. Si su peligrosa actitud sobre el tema nuclear era un esfuerzo de distracción para evitar que su quebrado país fuera absorbido por Corea del Sur, o si se trataba de sacar ventajas y hasta ayuda internacional a cambio de guardar para siempre sus armas nucleares. En cualquier caso, algunos observadores occidentales sospechan que detrás de los desafíos planteados últimamente por su padre, estaba la mano de su hijo, Kim Jong Il el único hijo de un líder comunista que heredó el poder.
Kim era un hombre impenetrable, pero a su muerte al menos estaba pendiente para julio 25 la cumbre de las dos Coreas, que había sembrado esperanzas inusitadas de que las relaciones de esos países se normalizaran después de estar técnicamente en guerra durante cuatro décadas. La inmediata suspensión de esas deliberaciones y la puesta en alerta del ejército surcoreano con la noticia de su muerte, ilustran el grado de incertidumbre en que quedó la península, cuando las perspectivas eran más halagüeñas.
Una de las razones para esa renovada inseguridad es que el heredero, su hijo, es un hombre aún más misterioso que su progenitor. Algunos sostienen que se trata de un hombre sanguinario que no tendría ningún problema en lanzar a su país a un holocausto. Para otros, se trata de un hombre echado a perder por su posición privilegiada durante toda su vida, y hasta le endilgan calificativos como mujeriego y playboy. Hay también quienes sostienen que se trata de alguien con total incapacidad administrativa. Y todos están de acuerdo en que es muy poco lo que se sabe de él.
Eso parece provenir, en cualquier caso, de una decisión de su padre, como parte o como consecuencia del culto a la personalidad con que los norcoreanos se acostumbraron a mirar a sus líderes como seres extraterrestres. Eso hace que, por ejemplo, hasta el lugar del nacimiento del heredero sea un misterio. Se sabe que nació el 16 de febrero de 1942, probablemente en la Unión Soviética, donde estaban sus padres luchando contra el nazismo. Pero como haber nacido en el extraniero no es muy presentable para un futuro líder, la historia oficial sostiene que nació en un campo secreto antijaponés en el monte Paekdu, un lugar sagrado para los coreanos.
Tras décadas de vivir en la virtual clandestinidad, el joven Kim comenzó a salir a la luz a comienzos de los años 70, y en 1980 recibió varios puestos directivos y comenzó a ser llamado 'Líder Querido' y ' Unico Sucesor'. Sus escritos filosóficos comenzaron a ser diseminados ampliamente, y en 1991 recibió el comando supremo de las Fuerzas Armadas.
A pesar de todo ese esfuerzo, Kim Jong Il no parece tener posibilidades de quedarse por mucho tiempo en el poder, porque es descrito con frecuencia como un hombre impulsivo y mucho menos capaz que su padre. Su principal problema podría ser con los militares, que no parecen respetarlo por no tener formación castrense. Y su principal adversaria podría ser su madrastra (su madre murió en 1949), Kim Song Ae, con quien no parece haber tenido buenas relaciones.
De ahí que los temores hayan vuelto a regir las relaciones con Corea del Norte, porque no parece muy seguro tener que lidiar con una potencia nuclear disputada, como botín hereditario de una familia mal avenida. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.