Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1988/03/07 00:00

EL OTRO PLEBISCITO

La unión de los opositores mejora posibilidades de un "no" a Pinochet

EL OTRO PLEBISCITO

Mientras que entre los colombianos se discute la consulta popular como una posible fórmula para la reforma del sistema político, paradójicamente en Chile el régimen dictatorial pretende utilizar el plebiscito para extenderse casi hasta el año 2000.

"Queremos la proyección del régimen", dijo abiertamente en una entrevista reciente Fernando Maturana, líder de la unión derechista Renovación Nacional, "y Pinochet es el candidato con más posibilidades de ganar".

Según la Constitución Política chilena-aprobada por el cuestionado plebiscito de 1980-los jefes de las tres fuerzas militares y el comandante de Carabineros tendrán que nombrar un candidato a la presidencia en el curso de este año. Este se someterá a plebiscito y si gana, gobernará por 8 años. Después de 9 meses, el nuevo mandatario tendrá que convocar a elecciones para la constitución de un Congreso. No obstante la concentración de poder en la figura presidencial será casi igual a la que existe hoy bajo la dictadura. Por tanto, lo más probable es que el candidato sea el mismo Pinochet.

"Usted al votar, en libre decisión, determinará su futuro y el de sus hijos y la proyección de los valores de libertad, justicia, seguridad, progreso y unidad encarnados en la persona que designen los comandantes en jefe", se lee en la campaña que adelanta a todo vapor el gobierno militar, en la que se presenta el "Sí" al plebiscito como única alternativa al caos.

Como las encuestas revelan una considerable mayoría que se opone a la reelección de Pinochet, el gobierno se ha visto forzado a tomar una serie de medidas populistas, como ciertos planes de alivio tributario y aumento del gasto público en zonas marginales.

Por otra parte, la mayoría de los partidos de oposición -excepto el Partido Comunista-han convocado a un frente unido por el "No". Al contrario de los anteriores intentos de los partidos de centro -principalmente la Democracia Cristiana-por conformar una sólida oposición al régimen, esta vez se ha logrado incorporar a importantes sectores de la izquierda. "La perspectiva de una campaña por el No es una perspectiva de triunfo que nuestro pueblo necesita" declaró el ex presidente de la Federación de Estudiantes Secundarios, al regresar a Chile después de 14 años de exilio.

Para los comunistas en cambio participar en el plebiscito es aceptar las reglas del juego de la dictadura. De todas maneras a pesar de la nueva fuerza opositora, y del desprestigio del gobierno militar, los observadores políticos dudan que el oficialismo sea derrotado en el plebiscito.

Según un editor del diario opositor La Epoca el miedo que ha infundido la dictadura o la convicción que de todos modos los militares no van a entregar el poder, son factores que jugarán a favor del régimen. Y el consenso en los sectores de oposición es que el general Pinochet no entregará tan fácilmente un poder que ha defendido a sangre y fuego. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.