Martes, 30 de septiembre de 2014

| 2013/08/21 00:00

El país cuyo paisaje es protagonista de cine y televisión

Nueva Zelanda es el lugar preferido a la hora de escoger paisajes para los filmes.

La playa Coromandel apareció en "Las crónicas de Narnia". Foto: Archivo particular
;
BBC

Si un país fuera elegible para un premio al mejor actor, Nueva Zelanda podría estar en carrera con sus contrastantes escenarios exhibidos recientemente en la película "El Hobbit" y en la serie Top of the Lake. ¿Es el paisaje algo más que un espectacular telón de fondo?


"Siniestro...el corazón de un demonio" (The Guardian), "Amenaza majestuosa" (Slate), "Sombrío, amenazante o simplemente asesino" (Daily Mail), "Virgen y rebelde" (Variety).


No son críticas sobre un actor de la serie de misterio de la BBC Top Of The Lake, sino del papel representado por el paisaje.


"La geografía es realmente otro personaje inquietante", dice el diario The Australian, alabando sus "angulosidades, sombras y humores oscuros".


No es la primera vez que un paisaje de Nueva Zelanda se convierte en tema de conversación.
Ocurrió con las trilogías de Tolkien a cargo de Peter Jackson (primero "El Señor de los Anillos" y ahora "El Hobbit"), en las que el dramático terreno del país "interpreta el mítico mundo de la Tierra Media", de acuerdo al sitio web del departamento de turismo de Nueva Zelanda.


"Papel activo"


¿Eso hace que el paisaje sea una coestrella? Sí, dice Alfio Leotta, profesor de estudios de cine en la Universidad Victoria de Wellington. Lo ve representar un "papel activo" en películas como "El Piano" o "El Señor de los Anillos".


"Uno de los principales desafíos que enfrenta Frodo en su viaje es la interacción con un entorno natural que puede ser a la vez amable y hostil (según las circunstancias)", señala.


"Lo mismo se puede decir sobre 'El piano', ya que el obstáculo principal para recuperar el piano es el espeso monte. La oposición entre el mundo civilizado y primitivo es central en la narrativa", agrega.
En "El piano", la playa representa la frontera entre la civilización y el desierto, señala Leotta, una oposición dramatizada por la famosa imagen del piano varado en la arena.


La misma escena, explica, se utilizó en la campaña internacional de publicidad "100% Pura Nueva Zelanda" como un símbolo del doble atractivo del país para los visitantes: familiar y civilizado, por una parte, pero también "un exótico, indómito paraíso".


El piano en la playa se convierte en "un ícono de la propia Nueva Zelanda", según Leotta.
Algunos directores también han utilizado el paisaje para transformar personajes que interactúan con él.


En la serie de televisión Top of the Lake, la problemática detective Robin Griffin con frecuencia se retira a una remota cabaña o a la tienda de su infancia en el bosque. Lugares que liberan emociones ocultas, pero también un impulso adicional y determinación.


"Piensa en las transformaciones de Frodo o de Bilbo de hobbits comunes en héroes", dice Leotta.
"O la transformación de Ada (en "El piano"). Gracias a su encuentro con la tierra indígena y la gente es capaz de deshacerse de las convenciones victorianas y la represión y liberar sus emociones y su sexualidad".


Leotta adjudica la "centralidad del paisaje" al hecho de que durante décadas la industria cinematográfica de Nueva Zelanda tuvo escasa infraestructura de estudio.


"Los cineastas neozelandeses fueron forzados a filmar en el lugar. La ubicación era todo, tanto una ventaja y un desafío. La forma en que el paisaje está representado en Top of the Lake, 'El piano' y las películas de Tolkien ha sido influenciada por la tradición de representación del paisaje".


Diversidad


La escritora y directora Stella Duffy, nacida en Londres y criada en Nueva Zelanda, compara el sentido de lugar en Top of the Lake a la fuerte presencia de Londres en las novelas de Dickens.


Pero también dice que la creencia de los maoríes en la Tierra como un ser vivo, compartida por muchos neozelandeses, juega un papel importante.


Para Karl Burrows, del grupo maorí de artes escénicas Manaia, la idea de la Tierra como un personaje está lejos de ser inusual, sino que es muy vieja.


La leyenda maorí dice que los humanos descienden de Ranginui, el padre del cielo, y Papatuanu, la madre Tierra, mientras que los volcanes en el centro de la Isla Norte aparecen como guerreros rivales que luchan por el amor de dos montañas solteras.


"Las montañas son nuestros antepasados también", dice Burrows.


La diversidad de paisajes –montañas, selva, pasturas, volcanes y aguas termales– significa que Nueva Zelanda puede hacer el papel de Canadá en "X-Men orígenes: Wolverine", de Japón en "El último samurái" y de los mundos de fantasía.


"Una idea de la Tierra a otra"


"Nueva Zelanda puede pasar de una idea de la Tierra a otra: pastoral a gótico, cultivada a salvaje", dice el profesor Laurence Simmons, director de medios de comunicación, cine y televisión en la Universidad de Auckland.


"Ha sido utilizada por cineastas para adaptarse a una variedad de lugares del mundo y períodos históricos, desde una pequeña ciudad de Estados Unidos en 'Muertos de miedo', de Peter Jackson, al Japón del siglo XIX, por no hablar de la Tierra Media y el paisaje de 'Avatar'".


Muchas de estas películas han ayudado a atraer visitantes al país, tal como la Comisión de Cine de Nueva Zelanda esperaba cuando empezó a financiar producciones locales en los setenta.


En una encuesta realizada en el primer trimestre de 2013, uno de cada diez visitantes internacionales dijo que "El Hobbit" despertó su interés en Nueva Zelanda como destino turístico.


"Estimamos que 47.000 turistas al año visitan un lugar de rodaje de una película", dice Danielle Genty-Nott, de Turismo Nueva Zelanda.


Tal es la popularidad de este tipo de turismo, agrega, que una oficina de turismo regional pidió a Turismo Nueva Zelanda que dejara de utilizar una imagen de "Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian" para proteger la playa que aparece en la película.


Demasiadas personas querían atr
avesar su arco de piedra natural, tal como hicieron los Pevensie en su regreso a Narnia.

Entonces, ¿es Nueva Zelanda la Meryl Streep o el Daniel Day-Lewis de los países?


"Sí, con un poco de Anthony Hopkins", dice el fotógrafo Ian Brodie, autor de la "Guía de locaciones de El Señor de los Anillos".


"La gente de Weta Workshop (la compañía de Peter Jackson) piensa que los premios Oscar para 'El Señor de los Anillos' tendrían que haber sido para Nueva Zelanda", agrega.


El paisaje del país en el que crecier
on los actores Anna Paquin, Sam Neill y Russell Crow es una coestrella, dice.

"La película Perfect Strangers de Sam Neill involucra un asesinato, y una playa salvaje de la costa oeste jugó un papel fundamental en el establecimiento del estado de ánimo. La comparo con la casa grande de 'El resplandor'. Pero en Nueva Zelanda, en lugar de utilizar un edificio, utilizas el paisaje".
Y tiene una personalidad, dice Simmons.


"No hay depredadores, pero hay una obsesión con el germen del mal en esta tierra paradisíaca. Estamos incómodos con la imagen de la perfección y el paraíso, así que siempre estamos buscando lo que puede estar mal. La versión oscura, gótica de un paisaje amenazador es sin duda uno de sus 'estados de ánimo' y Top of the Lake tiene algo de eso".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×