Lunes, 22 de septiembre de 2014

| 2013/06/12 00:00

El parlamentario judío que se cree David Beckham

El israelí Boaz Toporovsky no contaba con las largas jornadas legislativas y convirtió el Knesset en su suite presidencial.

Esta es la foto causante de la polémica desatada en Israel. Foto: Facebook Boaz Toporovsky

Quizá la juventud del legislador sea la responsable de su irreverencia o tal vez no pensó que su idea de pasar una noche en el parlamento, posar para una foto semidesnudo y solo cubriéndose con su camisa, sería motivo suficiente para generar polémica en su país.

Boaz Toporovsky, de 32 años, es un nuevo legislador por el partido centrista Yesh Atid que no parece estar muy acostumbrado a las sesiones de esta rama del poder.

El joven está acostumbrado a comentar sus actividades en las redes sociales y por eso no vio problema en publicar un estado en Facebook después de una votación que terminó después de las cuatro de la mañana. 


“Es la primera vez que duermo en la Knesset, no tiene sentido ir ahora a casa porque mañana trabajo. Espero que no duela demasiado”, comentó.  Junto a su comentario publicó una foto en la que se le ve cómodamente recostado en un sofá, con mirada seductora, el torso descubierto y medio cubierto por su camisa.

La foto parecía digna de una pose de las tantas campañas publicitarias de David Beckham y como en todo, hubo quienes le criticaron el acto de irrespeto y quienes jocosamente comentaron que les gustaría ser parte de “esas sesiones tan extenuantes” y descansar junto a él.

Toporovsky fue amonestado y el presidente de la Knesset le advirtió que debía mostrar educación y respeto. Sin embargo, el joven legislador criticó la actitud de algunos de sus compañeros ultra conservadores e ironizó al decir, “a partir de ahora dormiré vestido de traje”.

Lo curioso del caso no acaba allí. El partido al que pertenece el joven hombre es liderado por otro de los “galanes de la política” israelí, el ministro de Finanzas Yair Lapid, quien es actor y presentador de televisión.

En Israel las opiniones están divididas pues hay quienes creen que el presidente del Parlamento israelí, Yuli Edelstein, simplemente tiene envidia de varios legisladores bien parecidos, pero por otro lado él dice que esto solo se trata de disciplina y educación básica, que nada tiene que ver con que hombres como Toporovsky sean contactados por la prensa más por su apariencia física que por sus ideas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×