Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2012 12:00:00 AM

El perro milagro

Patrick sobrevivió semanas sin comer y fue arrojado al depósito de basuras desde el piso 19 de un edificio en Estados Unidos. Tras un año de recuperación, busca quien lo adopte.

Kisha Curtis llevaba semanas sin darle agua o alimentar adecuadamente a su perro. Lo tenía amarrado en su apartamento con una cuerda muy corta y lo maltrataba constantemente. Cuando notó que el canino no se movía, lo metió en una bolsa y lo lanzó al depósito de basuras desde el piso 19 del edificio en el que vivía en Newark, Estados Unidos.

El perro, un pitbull de dos años, permaneció en la basura y estuvo a punto de llegar al triturador. Sin embargo, el encargado del mantenimiento del edificio notó algo extraño en las bolsas y al abrirlas encontró un moribundo arrume de huesos forrado en un cuero café y frío que a duras penas respiraba.

El animal sobrevivió a la inanición y la caída, pero el frío que le carcomía los huesos era la verdadera amenaza. Una de las veterinarias se abrazó a él durante horas bajo un cerro de mantas para tratar de subirle la temperatura y ahuyentarle la muerte que tan ferozmente lo acechaba.

Como el perro llegó a la unidad de cuidados intensivos del hospital Garden State Veterinary Specialist el 17de marzo, día de San Patricio, los veterinarios decidieron bautizarlo Patrick, en honor al santo patrono de Irlanda.
 
Luego de administrarle suero y nivelar su temperatura vinieron días de angustia. El animal estaba tan débil que era muy difícil intervenirlo quirúrgicamente para explorar un objeto extraño que le encontraron en la barriga.

El caso de Patrick conmovió a la ciudad de Newark, cientos de cartas y llamadas telefónicas llegaron a los servicios de asistencia animal y la indignación por el comportamiento de Curtis aceleró el proceso para ponerla frente a las autoridades judiciales.
 
La dueña del ‘milagro de Newark’, como empezaron a llamar al perro, fue acusada de abuso y violencia en contra del animal y una batalla legal se desató entre el hospital y la ciudad por la propiedad del perro.

Entre tanto, Patrick recibía transfusiones de sangre y una larga y dolorosa terapia para volver a la normalidad, pues su postración llegó al punto de no poder caminar, sus músculos y tendones estaban atrofiados y el miedo lo invadía.

Con el pasar de los meses el animal empezó a ganar peso nuevamente y a retomar la apariencia de un macizo pitbull. Su conmovedora historia lo hizo una estrella en videos de youtube y camisetas con su estampa. Atrás quedaron los ocho kilos a los que descendió y quien lo ve hoy no creería el infierno por el que la crueldad humana lo hizo pasar.

Al lado de la batalla de Patrick por sobrevivir, está la de su dueña por evadir la justicia. En repetidas ocasiones, Kisha Curtis se negó a presentarse ante un juez para responder por su actuación con el animal. Finalmente fue encarcelada, pero logró librarse de la prisión bajo una fianza de 1.000 dólares.

Hoy Patrick busca una familia que lo pueda acoger mientras la batalla legal por su custodia entre el hospital y la municipalidad se resuelve en la Corte Superior del Estado de New Jersey.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.