Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2013 12:00:00 AM

¿El príncipe Felipe celebra un cumpleaños feliz?

El próximo heredero de la corona española cumple 45 años. Estar cada vez más cerca al trono no es precisamente lo mejor que podría pasarle.

Felipe de Borbón es el tercer hijo del rey Juan Carlos l. Nació cercano a la una de la tarde hace exactamente 45 años.  El 30 de enero de 1968, Sofía de Grecia dio a luz un bebé grande, rubio y de ojos azules que luego sería uno de los miembros más reconocidos de la realeza española.

El entonces príncipe Juan Carlos l estaba feliz de saber que luego de haber tenido a las infantas Elena y Cristina, por fin había nacido su sucesor. Luego de debatir el nombre que le pondría al príncipe de Asturias, desechó la idea de Fernando y decidió llamarlo Felipe, un nombre con más trayectoria dentro de la familia real.

El diario El País de España describe el comportamiento y las características  que con el paso del tiempo adquiriría el futuro sucesor de la corona española “hablar lo justo y nunca mal de nadie en público. Observar. Dominar el arte de la contención. No confiarse. Huir del protagonismo. Tener una conducta intachable. Esperar sin impaciencia. Sonreír. Obedecer. Aguantar.”

Felipe es parte de una generación que no tuvo que luchar en la Guerra Civil, ni pasar el hambre y el frío de la posguerra. Su abuelo, el conde de Barcelona, tuvo que abandonar su vida del Palacio Real en Abril de 1931 para atravesar un largo y duro exilio. Su padre tuvo que criarse sin su familia y a la sombra de un dictador (Francisco Franco). Sin embargo, el príncipe tuvo una educación privilegiada desde la cuna y es parte de la generación que pensó que España marchaba hacia el futuro y que miraba de igual a igual a Francia y Alemania.

El príncipe de Asturias no tuvo que hacer una dura carrera militar como su padre y pudo elegir con quién casarse. El mundo aún recuerda su boda con la periodista Letizia Ortiz el 22 de mayo de 2004  y de ello se dijo mucho, ya que la nueva princesa no era de alta alcurnia y además era divorciada. De esa unión, Felipe tiene dos hijas, Leonor y Sofía, segunda y tercera en el orden de sucesión al trono.

A pesar de no exponer mucho su imagen ante el ojo público el futuro heredero de la corona debido a la salud de su padre ha tenido que incrementar sus apariciones. En menos de dos años visitó en dos ocasiones Colombia. La primera en 2009 cuando con su esposa, llegaron a Medellín para  inaugurar el V Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo y posteriormente reunirse con el presidente Álvaro Uribe. La segunda ocasión que Felipe se hizo presente en el país fue en agosto de 2010 para la posesión del presidente Santos, día en el que le entregó una carta del Rey Juan Carlos l. Pero de esos días de admiración hacia la familia española ya queda poco.

Hoy la realeza está en el ojo del huracán y enfrenta una de las peores crisis luego de su restauración en 1975. A finales de 2011 se le imputaron cargos a Iñaki Urdangarín, esposo de la duquesa Cristina, hermana del príncipe. Urdangarín fue acusado por mal uso de recursos públicos, fraude, prevaricato, falsedad en documento y delito fiscal. Desde ese momento la imagen positiva de la monarquía va en pique, sumado a que las fotos del viaje en el que el rey cazaba elefantes tampoco ayudaron a levantar la dignidad de la realeza española.

A pesar de todo, la imagen de Felipe aún presenta un equilibrio y aunque el nombre de su padre no pasa por el mejor momento, la crisis de la realeza no es el único desafío que tiene que superar el príncipe de Asturias.

Hoy que cumple 45 años, Felipe no solo tiene el reto de recuperar el buen nombre de la monarquía sino también el de sobrepasar la imagen que su padre se forjó antes del traspié en el que fue sorprendido en plena caza de elefantes. El País anota lo siguiente: “Juan Carlos I ha sido durante décadas la imagen del éxito. El hombre carismático, deportista, arriesgado y castizo que a base de instinto, astucia e inteligencia política propició el fin de la dictadura; llevó a una nueva generación al poder; movió las piezas para legalizar el Partido Comunista, impulsó la Constitución, paró a los golpistas y convenció a una sociedad cansada de que volver a la monarquía era la mejor opción”.

Es un hecho que no habrá celebración oficial por su cumpleaños, por lo menos no pública. Lo que sí se sabe es que al futuro heredero se le hace indispensable recuperar la dignidad de la realeza e irse preparando para cuando asuma la corona. Aunque suene paradójico, Felipe debe empezar a aplicar las palabras que alguna vez pronunció su padre y que hoy parece que no recuerda con tanta precisión: “la corona hay que ganársela cada día”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.