Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/1994 12:00:00 AM

EL SEÑOR ALEMANIA

Confirmado como canciller por un escaso margen, Helmut Kohl debe probar si es el gobernante histórico de la posguerra alemana.

LUEGO DE PASAR A LA HIStoria como el gestor de la unidad alemana en 1990, el canciller (primer ministro) aleman, Helmut Kohl, volvió a salirse con la suya al ganar su partido social cristiano, si bien por escaso margen, las elecciones generales de la semana anterior. Eso significa que, palabras más, palabras menos, el señor Kohl está en posición de superar la marca de 14 años en el poder, establecida por el legendario canciller Konrad Adenauer, el responsable de sentar las bases del milagro aleman de la posguerra.
Las dificultades que esperan a Kohl no son pocas, porque en un país como Alemania, donde casi nunca se elige un gobierno que no tenga una sólida ventaja, su camino por seguir es el de las coaliciones y los tratos, lo que es un problema para cualquiera, pero en especial para un gobierno con 12 años de desgaste encima. Resulta claro que Kohl perdió votos porque subestimó el grado de descontento que existe en el sector que antiguamente ocupaba la difunta Republica Democrática Alemana, cuyos habitantes luchan por adaptarse a un capitalismo descarnado y agresivo para el que no estaban preparados. No es que, en un sentido general, los alemanes del este vivan peor que cuando el comunismo regía sus vidas. Lo malo es que quieren tener lo mejor de ambos mundos, los bienes y servicios de Occidente unidos a las garantías sociales y económicas del comunismo, lo cual es extremadamente difícil.
Kohl tambien perdió votos en el sector occidental, porque los ricos del paseo en Alemania tampoco le perdonan el que son ellos quienes tienen que meterse la mano al dril para pagar los mayores costos de la unificación. Una unificación que muchos no dudan en llamar mas bien'anchsluss' porque lo que se produjo fue mas bien la anexión de un país de economía frágil con uno enormemente rico y poderoso. Tanto, que el gobierno central de Bonn ha irriado anualmente entre 80.000 y 90.000 millones de dólares a la economía del sector oriental.
Con las enormes tareas que esperan a Kohl, -sobre todo la superación del indice de desempleo más grande de muchos afios- y la precariedad de su ventaja parlamentaria, el hombre a tener en mente es Rudolf Scharping, de 47 años, cuyo partido socialdemócrata y sus aliados los Verdes fortalecieron su posición, convirtiendo de paso al exgobernador del estado de Renania Palatinado en una alternativa de poder.
Sin que se sepa si podra romper su marca, muchos comparan a Kohl con Adenauer, y le situan al nivel de poder. Los alemanes tienen la palabra. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.