Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/02/29 11:40

El Supermartes, Trump y el futuro de Estados Unidos

Las victorias del aspirante Republicano en tres de los cuatro estados que han celebrado primarias pusieron a temblar a sus contendores y plantean preguntas sobre lo que sucederá mañana.

El Supermartes, Trump y el futuro de Estados Unidos Foto: A.F.P.

Ad portas del Supermartes, fecha de votación masiva en la que una docena de estados celebran sus primarias, el magnate Donald Trump está arrasando. Lo que antes parecía inverosímil ahora es probable: Trump podría ser el candidato republicano para las presidenciales de Estados Unidos.
 
Comenzó como un outsider fanfarrón, muy lejano a la tradición nacional, y tanto los expertos como los candidatos lo subestimaron. Nadie pensaba que un showman que por momentos se ve que habla sin pensar pudiera vencer al establishment y a los aspirantes más serios.
 
Pero así fue. Contra todo pronóstico, salió victorioso en New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada y puso a temblar el país porque parece imparable. Los ataques a sus contrincantes, que al principio no respondían para no entrar en controversia con el creador de El Aprendiz, causaron daño. El sábado renunció a su candidatura Jeb Bush, considerado, al comienzo de la carrera, el candidato más adecuado para la nominación republicana. Bush hizo caso omiso de los comentarios de Trump y lo pagó caro.
 
Los demás aspirantes republicanos se vieron obligados a sacar las garras. Marco Rubio comenzó con las diatribas en el debate del jueves, seguido por Ted Cruz. El resumen del debate fue obvio: todos contra Trump, que los obligó a participar en su juego de reality show. Esto, con excepción del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que publicó el viernes su apoyo a Trump.
 
Lo que antes causaba indignación y un poco de risa, ahora plantea un interrogante grave: ¿Es posible que un magnate demagogo, sexista y racista pueda llegar a gobernar el país más potente del mundo?
 
Es cierto que el Supermartes es una fecha relevante en materia electoral, pues entre los estados que votan, está Texas, con un enorme número de delegados. Además, según las encuestas, Trump podría ganar en la mayoría de los estados. Sin embargo, no todo se define mañana. Las votaciones van hasta junio, y con 50 estados en total, entre los cuales hay que tener en la mira a Florida, está claro que las primarias estadounidenses no son una carrera de velocidad, sino de fondo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.