Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2013/03/12 00:00

El Vaticano comparte un palacio con un sauna gay

Un histórico palacio en Italia es en parte propiedad de la Santa Sede y a la vez un importante sauna gay del país.

Europa Multi Club y una filial del Vaticano comparten sedes en el mismo palacio italiano. Foto: .

Cuando el Vaticano sigue siendo noticia por el conclave en el que se elegirá al sucesor de Benedicto XVl, todo tipo de noticias se generan alrededor de la Santa Sede.

En 2008, El Vaticano pagó 26 millones de dólares por 20 apartamentos en un palacio italiano, para que allí funcionara la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Lo curioso es que en otros de los recintos de dicho castillo funciona Europa Multiclub, uno de los más reconocidos clubes gay de Italia que cuenta con saunas, turcos, piscinas climatizadas y zonas de masaje.

Además, el sitio gay ofrece un particular evento denominado “fiesta de osos” en el que se ve a un hombre desnudándose antes de vestirse de cura. Se le presenta como el “sacerdote peludo” que quiere “mostrar su cuerpo y su alma”.

Su proximidad con el que se dice es el mejor sauna gay de Italia ha generado diversos comentarios pues el Vaticano siempre ha mantenido una postura estricta entorno a la inaceptabilidad de las parejas homosexuales. Sin embargo, la Santa Sede no ha querido realizar ningún comentario al respecto.

También llama la atención que Ivan Dias, exarzobispo de Bombai (India) vive en el edificio, es uno de los participantes en el conclave y continuamente afirma que los homosexuales podrían ser curados de sus tendencias antinaturales. 


Algunos medios europeos han llegado a sugerir  que la presencia de Europa Multiclub, pudo haber sido una de las razones para que Benedicto XVI renunciara a su puesto. El diario italiano La Repubblica afirmó que este escándalo inmobiliario, sumado a los nuevos cargos por hipocresía contra el cardenal escocés Keith O’Brien, “son una vergüenza”. 


También trascendió en la prensa local que gracias a una generosa exención de impuestos de parte del gobierno de Berlusconi, la Iglesia ha evitado cuantiosos pagos al estado italiano, y que la propiedad está reconocida dentro del catastro de la Ciudad Santa.

Retomando a Ivan Dias, muchos han aprovechado para indicar que tal vez los homosexuales no se “curarán” de su homosexualismo, pero que tal vez el sacerdote si puede perder la razón al estar tan cerca de la tentación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×