Martes, 24 de enero de 2017

| 1986/02/10 00:00

EL ZORRO DEL DESIERTO

El palestino Abu Nidal es el terrorista más temído y perseguido del planeta

EL ZORRO DEL DESIERTO

Es el hombre más peligroso del mundo. Su fisonomía actual es tan secreta que ni sus propios hijos lo reconocerían. Quienes alguna vez lo vieron lo describen como un hombre elegante y engreído, al que le gustan los trajes con chaleco, lo cual es insólito en su oficio. Su verdadero nombre, Sabry Khalil al Banna, no es conocido ni temido. Pero su apodo "de combate", Abu Nidal, sí lo es, y sussita de inmediato las más ardientes polémicas. Para los gobiernos de Washington y Jerusalén, Nidal es el más feroz de todos los terroristas que en el mundo han sido. Para sus colaboradores cercanos es el combatiente mas puro y mas duro de la causa palestina. Su reputación, en uno y otro sentido, crece con los días. Ronald Reagan y Shimon Peres lo acaban de acusar de ser el responsable político de los atentados perpetrados en los aeropuertos de Roma y Viena. Los servicios de inteligencia de Occidente le atribuyen una cantidad de crímenes. Afirman que sólo en 1985 los hombres de Nidal realizaron 33 atentados en diversos puntos de Europa y de Medio Oriente, en los que murieron 90 personas y otras 350 quedaron heridas.
La cifra puede ser un tanto exagerada, pues en esos cálculos es difícil dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. De lo que nadie duda es de que los comandos de Abu Nidal han atentado contra las personalidades y organizaciones más diversas: desde diplomáticos israelíes, sinagogas judías y funcionarios áustriacos, hasta representantes de la misma organización por la liberación de Palestina (OLP). A los primeros por ser "enemigos sionistas", a los otros por ser "aliados" de éstos, y a los últimos por ser "traidores" de la causa palestina.
Abu Nidal, hacia finales de los años 60, era uno de los colaboradores de Yasser Arafat. Tenía, de hecho, un lugar en la dirección de 15 miembros de Al Fatah, el grupo mayor de la OLP Sin embargo, las relaciones entre los dos se deterioraron a raíz de los hechos de septiembre de 1970, cuando el rey Hussein expulso en forma sangrienta a la OLP de Jordania.
Nidal acusaba a Arafat de no haber respondido con suficiente firmeza a Hussein. La ruptura definitiva se daría tres años después, cuando el jefe de la OLP iniciaba sus tanteos hacia el logro de una solución negociada con Israel, Estado que acababa de ser atacado por Siria, Irak y Egipto, durante las fiestas del Yom Kippur. Abu Nidal, representante de la OLP en Bagdad, se alineó entonces con Irak en el "Frente de Rechazo" y se transformó en el primer disidente palestino. Al año siguiente atacó la Embajada de Arabia Saudita en París para advertirle a dicha monarquia que su moderación era "inaceptable". Al Patah decidió, pues, juzgar al disidente y lo condenó a muerte. Abu Nidal hizo otro tanto con Arafat. Desde ese momento los dos hombres son como el agua y el aceite, pero no hay mayores pruebas de que ni uno ni el otro hayan intentado ejecutar los respectivos veredictos. Nidal, quien se quedó con el personal y los dineros de la OLP en Bagdad, sigue planteando que el objetivo de la lucha palestina es la destrucción de Israd, postura extremista que le ha permitido recibir el apoyo de los gobiernos de Siria, Libia e Irak.
Pocos periodistas han logrado una entrevista con este hombre y las dos únicas fotos ciertas de el se remontan a 1974 (donde aparece caminando al lado de un militar norcoreano), y a 1976 (donde aparece sentado). Una vez en la capital libia de diario kuwaiti Al Qabas conversó con él, y el semanario alemán Der Spiegel dice haberlo entrevistado "Mi éxito depende del secreto", ha proclamado Nidal. "Ni siquiera mi hija Bissan, de ocho años de edad, sabe quién soy". Los servicios de inteligencia no están en mejores condiciones que ella.
Un vaho de espesa neblina cubre todo lo relacionado con los habitos personales, domicilio, estructuras y conexiones internacionales de Abu Nidal. Sus propósitos inmediatos si son más explicitos según Der Spiegel, el terrorista palestino busca "ejecutar" a Ronald Reagan, a la "criatura beligerante" de Margaret Thatcher, al rey Hussein de Jordania y a ese "traidor de la unidad árabe" que es el presidente egipcio Hosni Mubarak.
El pasado de Nidal podría explicar en parte su intransigencia Howard Kaplan, un experto en el tema, ha escrito que "sus hermanos viven en los territorios ocupados por Israel en la orilla occidental del Jordán, y comercian frutas y legumbres con Israel. Su padre, Haj Khalil, controlaba el 10% de todo lo que Palestina producia para Europa, Durante la guerra de 1948 la familia tuvo que huir de su casa de 20 habitaciones en Jaffa para su villa en Ashkelon, De ahí huyeron a Gaza y finalmente Nablus", Su madre nunca regresó a Jaffa y su padre murió mucho antes. "La casa fue convertida en una estación de policía, y ella sintió que lo había perdido todo", agrega Kaplan .
También se sabe que Abu Nidal trabajó como electricista para la empresa petrolera Aramco en Arabia Saudita, antes de ser detenido y expulsado de alli. Sabry Khalil al Banna fue alumno de los hermanos de la misión francesa de Jaffa, de donde fue expulsado por su turbulento carácter. El mismo ha revelado que sólo se casó una vez, a diferencia de su padre, quien contrajo matrimonio a lo largo de su vida con 13 mujeres, y que tiene tres hijos. El resto es un misterio.
Como es frecuente en este tipo de personajes, Abu Nidal ha "muerto" y "resucitado" algunas veces. De creerle a un noticiero británico, el guerrillero palestino falleció el 6 de noviembre de 1984 .
El semanario francés Le Nouvel Observateur aseguró un dia que Nidal había muerto en una clínica checoslovaca. Otra revista, Al Wotan el Arabi, "reveló" lo mismo. Nada era cierto, a pesar de que miembros de su familia protagonizaron un falso entierro en Bagdad y la noticia corrió como reguero de polvora. "El anuncio de mi muerte fue cocinado en común por los servicios secretos jordanos, los de algunos países del Golfo y los británicos" diría mas tarde Abu Nidal, pues toda esa gente "quería hacerme salir a la luz del día". La broma de entierro no hizo sonreír a Abu Nidal. Su cuñado, Hussein Alí Bitar, quien se prestó para ella, fue asesínado junto con su hijo en Amman, en represalias Arafat, en cambio, nunca se tragó el cuento del fallecimiento de su loco enemigo. A lo sumo ha admitido que Nidal fue atendido en un hospital de Budapest en 19B4, cuando otras fuentes aseguraban haberlo visto enfermo del corazón en un hospital de Bagdad por la misma fecha.
Otra de las claves de este hombre para sobrevivir es su movilidad constante. Desde que el gobierno de Irak prohibió la entrada en noviembre de 1983-conserva sin embargo una oficina en Bagdad-, Abu Nidal tiene locales seguros en Damasco (Siria) y Tripoli (Libia). Se dice que en el Valle de la Bekka, en el Líbano, Al Fatah consejo revolucionario (el núcleo de Nidlal) tiene un campo de entrenamiento. El Departamento de Estado norteamericano afirma que tambien dispone de oficinas en algunos paises de Europa del este a diferencia de la OLP que tiene cuarteles generales en zonas apartadas de las ciudades, los pocos centenares de milicianos de Abu Nidal carecen de "bases militares" propiamente dichas y sus escondites, según el diario hebreo Haaretz, estan en zonas urbanas en medio de la población. Por eso ha sido tan diffcil para el Ejercito israelí golpearlos o llegar hasta el líder .
Así como la agencia de noticias libía Jana admite que Nidal ha sido recibido por el coronel Khadafi, el palestino asegura estar unido al primero por una amistad "profunda y sólida"; En verdad, ambos abominan la idea de que Israel pueda ser reconocido por el movimiento palestino. Esto explica los asesinatos que desde 1978 Abu Nidal ha ordenado contra voceros de Arafat en Paris, Londres, Roma y Bruselas, y contra lideres moderados de la OLP como Issan Sartawi y Azziz Shehadaah. También han sido sus víctimas Heinz Nittel, ministro austriaco del Transporte, amigo de Israel, y el embajador israelí en Londres, Shlomo Argov, ataque al que sobrevivió el diplomático y sirvió de pretexto a Israel para invadir el Líbano en 1982. En Bombay y Atenas los pistoleros de este palestino, especie de hidra del terrorismo, han alcanzado a funcionarios británicos.
Abu Nidal, el hombre más buscado del mundo, no tendrá descanso. Los más sofisticados servicios secretos del mundo se empeñan en alcanzarlo. Pero él acepta el juego con habilidad.
Con su cara impredecible que ni su hija Bissan delataría. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.