Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/10/19 23:11

Trump se niega a decir si aceptará el resultado de las elecciones

"Lo veré en su momento, mantendré el suspenso", respondió el candidato republicano cuando le preguntaron si reconocería una victoria de Hillary Clinton en los comicios del próximo 8 de noviembre en Estados Unidos.

Los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos asistieron al tercer y último debate. Foto: AFP

En una amenaza para un pilar fundamental de la democracia estadounidense, Donald Trump declinó decir el miércoles por la noche que aceptará el resultado de las elecciones del mes que viene si pierde ante Hillary Clinton. La candidata demócrata describió esa resistencia de Trump como "espantosa".

Trump ha pasado los días previos al tercer y último debate alertando a los votantes sobre que los comicios estarán "amañados". Cuando se le preguntó si aceptaría los resultados si Clinton sale victoriosa, el empresario dijo "Se lo diré en su momento, los mantendré en suspenso".

Eso contradijo las promesas de su compañero de fórmula, el gobernador de Indiana Mike Pence, y de la hija del candidato, Ivanka.

El duelo del miércoles pasó rápidamente de una discusión moderada y enfocada en propuestas a una confrontación agria y muy personal. Trump describió varias veces a Clinton como una "mujer repugnante", mientras que la demócrata le tachó de "no apto" para ser comandante en jefe.

Le sugerimos: EE. UU.: Trump agita el fantasma del fraude electoral

Clinton, que comenzó el debate con una ventaja en casi todos los estados en disputa, acusó con firmeza a su rival de ser más afín al presidente de Rusia que a los expertos estadounidenses militares y de inteligencia, después de que el candidato republicano se negara de plano a aceptar la afirmación de Washington de que Moscú ha intentado influir en los comicios estadounidenses.

La ex secretaria de estado afirmó que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, apoya a Trump porque "preferiría tener una marioneta como presidente de los Estados Unidos".

Trump negó cualquier relación con Putin y dijo que condenaría cualquier interferencia extranjera en la votación. Pero fue notable su rechazo a apoyar la tesis de la comunidad de inteligencia sobre que Rusia estuvo implicada en un ataque informático contra instituciones demócratas. La campaña de Clinton ha dicho que el FBI también investiga la participación rusa en el ataque al correo electrónico de un importante asesor.

El debate de 90 minutos realizado en Las Vegas se da a menos de tres semanas de las elecciones y con las votaciones anticipadas realizándose en más de 30 estados. Trump ha tenido problemas para ampliar su base de apoyo más allá de sus seguidores más leales y debe redirigir la carrera en los últimos días si quiere derrotar a Clinton.

Los candidatos chocaron varias veces sobre sus visiones drásticamente diferentes del futuro de la nación. Trump dijo apoyar a jueces para la Corte Suprema que revocarían el histórico fallo de Roe vs. Wade que legaliza el aborto. Por su parte, Clinton prometió designar jueces que preserven el decreto que legaliza el aborto al indicar: "Hemos llegado demasiado lejos como para retroceder en ese aspecto en este momento".

El empresario llegó al debate tras una serie de acusaciones de comportamiento sexual indebido, expresadas por mujeres que salieron a la luz pública después de que él negara en el debate anterior que hubiera besado o agarrado a mujeres sin su consentimiento. Ese desmentido de Trump siguió a la publicación de un video en el que presumía precisamente de eso.

Trump volvió a rechazar las acusaciones el miércoles y dijo que las mujeres que lo han acusado públicamente "o quieren fama o lo hizo la campaña de ella".

Consulte: Michelle Obama sale al rescate de Hillary Clinton

Clinton repuso que Trump "cree que menospreciar a las mujeres le hace más importante. Va tras su dignidad, su sentimiento de valía personal". La demócrata evitó responder a una pregunta sobre las infidelidades de su esposo.

Trump presionó a Clinton sobre el tema migratorio, acusándola de querer una política de "fronteras abiertas", una descripción que ella rechaza fervientemente. El republicano, que ha pedido construir un muro a lo largo de toda la frontera entre México y Estados Unidos, dijo que bajo una presidencia de Clinton, "las personas van a venir en grandes cantidades al país".

En un choque sobre comercio, Trump dijo que Clinton había dado una imagen falsa de su opinión sobre el Acuerdo Trans-Pacífico (TPP, por sus siglas en inglés), señalando que en un principio lo describió como el "patrón de oro" de los acuerdos comerciales. Clinton replicó que una vez se completó el acuerdo, no cumplía con sus requisitos. "Estaré en contra cuando sea presidenta", dijo.

Sobre política exterior, Clinton reafirmó su oposición a desplegar un gran contingente de tropas en Oriente Medio para derrotar al grupo Estado Islámico. Ella ha apoyado establecer una zona de exclusión aérea sobre Siria, lo que supondría una expansión de la estrategia actual de Estados Unidos en el país.

Para Trump, el debate representa una de sus últimas oportunidades de reformular una contienda que parece escapársele de las manos. La campaña de Clinton se expande de manera confiada en estados tradicionalmente republicanos, en tanto que el estrecho sendero electoral de Trump es cada vez más pequeño.

Por su parte, Clinton ha tenido problemas durante toda la campaña para dejar atrás las persistentes preguntas sobre su honestidad y fiabilidad. En las últimas semanas de campaña ha empezado a pedir a los estadounidenses que superen las profundas divisiones en el país, que tan solo se han exacerbado durante la campaña. El miércoles dijo que pretende ser una presidenta tanto para los que voten por ella como para los que no lo hagan.

En el debate, Clinton enfrentó por primera vez preguntas sobre las revelaciones de los correos pirateados a un asesor de su campaña. En los mensajes se ve a la candidata adoptar un tono distinto en público y en privado en materia de comercio y sobre los bancos de Wall Street. Clinton cambió rápidamente el tema de conversación al posible papel de Rusia en el robo de los correos.

Le puede interesar: ¿Le hacen daño a Hillary las nuevas revelaciones de sus e-mails?

En un reflejo de las amplias diferencias entre los dos candidatos, no se estrecharon la mano al comienzo ni al final del debate.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.