Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/2016 12:37:00 PM

Hillary lucha contra el socialista y el magnate

Los recientes cambios en la carrera por la nominación republicana, que dejaron camino libre a Donald Trump, no parecen factibles del lado demócrata. Aquí el por qué.

Donald Trump, la pesadilla para algunos en el mundo, pero amado por muchos otros, salió victorioso en Indiana -plazo máximo para ver si la unión entre Ted Cruz y John Kasich lograba matemáticamente contener su avanzada- y quedó solo a un paso de obtener todos los delegados para ganar la nominación republicana.

Uno a uno, sacó a sus contendores de la carrera electoral y esta vez no fue la excepción: ante el desastroso desenlace para sus campañas, Cruz y Kasich se retiraron del ruedo, dejando el camino completamente libre para el multimillonario neoyorquino.

Pero Indiana no solo desató un terremoto político en el Grand Old Party (GOP, republicano), sino que también planteó varios interrogantes para la carrera demócrata, donde siguen en la lucha la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y el exsenador por Vermont Bernie Sanders. Y aunque este último venció a su rival el martes pasado, todos se preguntan por qué Clinton, hasta ahora la favorita, no ha tratado de sacarlo de la carrera.

Las razones son múltiples, pero la principal es algo sorprendente. Muy poca gente quiere a Hillary, tanto es así, que diversos columnistas estadounidenses han tratado de encontrar los motivos de la animadversión.

Por ejemplo, Jay Parini en Cnn.com tituló su artículo del 21 de marzo: “¿Por qué odian tanto a Hillary?”. Presentó los argumentos de la misoginia, de haber dicho la verdad frente a los escándalos que la envolvían en la Casa Blanca y de llevar mucho tiempo en posiciones de poder. El columnista afirmó que “no es perfecta, pero es inteligente y experimentada” y sostuvo: “Aunque voté en las primarias por Bernie Sanders, no me cae mal Clinton para nada. Antes lo contrario. Votaré felizmente por ella en noviembre”.

Entonces, de cara a su impopularidad, ni a Clinton, ni al presidente Barack Obama, ni al establishment demócrata les conviene dividir al partido. Por el contrario, necesitan unificarlo para hacerle frente al fenómeno Trump que tiene a todo Estados Unidos con la boca abierta. Además, sorprendió a buena parte de la comunidad latina que lo odió al principio, como por ejemplo el expresidente de México Vicente Fox, quien antes insultó al magnate y luego le ofreció disculpas.  

No obstante, el hecho de que Sanders siga en la carrera -a pesar de que es casi obvio que los ‘superdelegados’ (aquellos líderes del partido que pueden votar por el candidato que deseen) elegirán a Hillary- puede ser contraproducente para los demócratas.

Esto, pues la popularidad de Sanders con los jóvenes, y su decisión de declararse abiertamente socialista en un país en el que el término es tabú, está haciendo que Clinton se mueva un poco hacia el centro. Y aunque esto le ayudaría con el votante mediano estadounidense que por lo general elige al candidato menos radical, entre más se alargue la lucha demócrata, más tiempo tendrá Trump para prepararse, ya sin nadie a quien vencer.

Por lo pronto, en el partido demócrata se dice que aunque la exsecretaria de Estado seguirá haciendo campaña en los estados que faltan por celebrar primarias, también realizará viajes alrededor del país para promover su imagen para las elecciones generales del 8 de noviembre.

Todo apunta a que Estados Unidos vivirá una guerra de titanes entre Donald Trump y Hillary Clinton, y parece que el magnate seguirá jugando a la ofensiva con el tema de género, afirmando que ella solo gana electores porque es mujer. La demócrata deberá prepararse muy bien para no caer en la trampa de Trump, estrategia que, como se vio con la atípica eliminación de todos sus rivales, le ha funcionado más que bien.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?