Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2013 12:00:00 AM

Elecciones: “Maduro no es Chávez”

Capriles aceptó enfrentar al sucesor de Chávez. “No te dejaré el camino libre”, le advirtió.

Henrique Capriles Radonsky aceptó el ofrecimiento de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), oposición venezolana, y tras varios días de meditación, decidió que disputará la presidencia de Venezuela al chavismo, que por primera vez no tendrá a su caudillo en una jornada electoral.

Capriles, en consecuencia, aceptó disputarle la presidencia de Venezuela a Nicolás Maduro el próximo 14 de abril. La decisión la tomó a medio día del cierre de las incripciones de las candidaturas presidenciales.

“Voy a luchar por ustedes, por el pueblo. Nicolás (refiriéndose al presidente interino Nicolás Maduro), no te voy a dejar el camino libre compañero. (...) Tenían todo cuadrado y quien habla siempre ha sido respetuoso. Tengo la autoridad moral para hablar de eso. Lo tenías todo fríamente calculado Nicolás, el final de la película era forzarme a mí para que yo dijera que no”, fue parte del discurso que pronunció el domingo en la noche.

"Le quiero decir a nuestro pueblo desde aquí adentro, (con la mano en el corazón) aferrado a Dios, yo voy a luchar con ustedes, con todos ustedes. Voy a pelear cada voto con estas manos, cuésteme lo que me cueste", dijo al confirmar su candidatura.

Agradeció a los partidos de la MUD y aprovechó para pedirle disculpas públicamente a los partidos. "Soy un ser humano, cometo errores, no pretendo venderme como una persona perfecta. No lo soy".

Dijo que convocaba a todos los venezolanos, a los sindicatos, a los trabajadores, mujeres, hombres y le dijo a los chavistas que les ofrecía una patria unida. "Nicolás no es Chávez y ustedes lo saben".

Anunció que mañana cumplirá con el requisito de inscribir su candidatura ante el Concejo Nacional Electoral, pero dijo que como el país seguía de luto, no habría ninguna concentración o manifestación para apoyarlo.

"Utilizan al presidente para hacer campaña política".

Capriles aprovechó el anuncio de su candidatura para arremeter contra Nicolás Maduro, otros funcionarios del gobierno, las decisiones de los últimos días y la forma como han manejado el fallecimiento del presidente Chávez. Añadió que todo parecía "friamente calculado".

Dijo que el gobierno había violado la constitución para nombrar a Maduro como presidente encargado, porque la Carta Magna es clara en que ni el vicepresidente, ni ningún ministro, puede lanzarse a la presidencia en ejercicio de su cargo, y que el Tribunal Supremo de Justicia se prestó para eso  "dándole las mismas condiciones, como si fuera presidente elegido por mandato popular", señaló.

También le dijo a la presidenta del Concejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, en respuesta a sus declaraciones de ayer cuando insinuó que no se podía cuestionar al poder electoral. "No nos amenace. La invito a que guarde, por lo menos, un poco las formas por respeto al país".

Para terminar su crítica, rechazó las declaraciones del ministro de Defensa, Alonso Molero, quien en días pasados dijo que había que votar por Nicolás Maduro para "dar en la madre a los fascistas" y lo calificó como una "verguenza" para las Fuerzas Armadas nacionales, recordándole al país que había sido de los últimos de su promoción.

Dijo que todos estos actos y pronunciamientos habían sido una estrategia para buscarle tiempo a Maduro, porque la puja entre Maduro y Cabello está ahí, y porque necesitaban posicionarlo como candidato ante las Fuerzas Armadas para que lo aceptaran.

Se despejan las dudas

El mismo sábado, luego de conocerse la fecha de elecciones fijada por el Consejo Nacional Electoral, la Mesa de Unidad, que agrupa a los partidos de la oposición, le propuso por unanimidad la candidatura a Capriles. “Llevó nuestra bandera con especial dedicación, coraje y valentía el pasado 7 de octubre”, dijo el vocero de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo.

A los pocos minutos, a través de su cuenta de twitter, Capriles agradeció a la MUD la propuesta, pero dijo: “Estoy analizando la declaración de la Presidenta del CNE y en las próx. Hrs le hablaré al país sobre mi decisión”.

Durante el fin de semana la oposición debatía si debía o no participar en estas elecciones, que se realizarán en menos de cuarenta días.

Un joven veterano

Henrique Capriles cumplió 40 años el año pasado, pero ya es un veterano en la política venezolana. Este abogado, especializado en derecho tributario, empezó su carrera al mismo tiempo en que el presidente Hugo Chávez llegó al poder a finales de los 90.

Su primer cargo de elección popular fue el de diputado por el estado Zulia, representando al partido Copei en 1999. Con 25 años, se convirtió en el presidente más joven de la Cámara, posición que solo ocupó un año porque con la reforma a la constitución, la Cámara desapareció y el parlamento se volvió unicameral.

Al año siguiente, Capriles fundó el partido Primero Justicia junto a Julio Borges y Leopoldo López, que antes había sido una asociación civil que promovía la figura de jueces comunitarios para resolver conflictos en las comunidades. Como candidato de Primero Justicia, se lanzó a la alcaldía del municipio de Baruta, en Caracas, y salió elegido.

En el 2002, durante los días del golpe a Hugo Chávez, la embajada de Cuba, que queda en la localidad de Baruta, fue atacada por manifestantes. Capriles ingresó a la embajada, según él, por petición del mismo embajador para mediar en el asunto. Una vez pasó la crisis, sin embargo, el embajador acusó a Capriles de no haber hecho lo suficiente como alcalde para proteger la sede de la embajada y a sus funcionarios. Por tal motivo, la fiscalía abrió un proceso en su contra, y Capriles fue a la cárcel sin haber ido a juicio. Finalmente, después de un largo proceso en los tribunales, salió libre de todo cargo.

Capriles fue reelegido por otro periodo en la alcaldía de Baruta y luego se lanzó en 2008 como candidato a la gobernación del estado Miranda. Le ganó a uno de los pesos pesados del chavismo, Diosdado Cabello, quien hoy preside la Asamblea Nacional.

Como gobernador, Capriles se enfrentó a Chávez porque los recursos correspondientes a su administración no llegaban oportunamente. Uno de los peores enfrentamientos fue durante la ola invernal de finales de 2010, que dejó miles de damnificados en todo el país, y varios de ellos en el estado Miranda. La foto de Capriles, metido entre el agua hasta la cintura para ayudar a la gente, le ayudó a posicionarse como un gobernador comprometido, así no tuviera el apoyo del gobierno central. Eso le ayudó a darse a conocer como líder de la oposición, no solamente en Caracas y en Miranda, sino en otras regiones del país.

El reconocimiento nacional a su liderazgo se hizo evidente durante el proceso de primarias para escoger candidato presidencial de la oposición, a principios de 2012. Capriles sacó casi dos millones de votos y se convirtió en el candidato para enfrentar al presidente Chávez en su tercera elección presidencial. Durante la contienda, Capriles hizo una intensa campaña, recorriendo el país, pueblo a pueblo.

El 7 de octubre logró una votación de más de 6 millones y medio de votos, la más alta que un candidato de la oposición ha logrado enfrentando a Hugo Chávez, pero no fue suficiente para ganar la presidencia.
Tras la derrota en las presidenciales, su primera en las urnas, Capriles decidió lanzarse de nuevo como gobernador del estado Miranda, elección que estuvo reñida contra otro de los hombre de confianza del chavismo, el actual canciller, Elías Jaua. Capriles ganó, aunque por un margen estrecho.

Ahora tendrá el reto de enfrentarse a Nicolás Maduro en unas elecciones cortas y en condiciones difíciles.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.