Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2017 2:50:00 PM

Elecciones regionales en Venezuela, un arma de doble filo

El presidente Nicolás Maduro aseguró que los gobernadores electos en los comicios del domingo deberán "subordinarse" a la Asamblea Constituyente, que la oposición ha calificado de fraudulenta. Santos cree que esto no es “jugar limpio”.

Venezuela volverá este domingo a las urnas, esta vez no lo hará para pronunciarse en contra de la Constituyente o para elegir sus miembros, sino que escogerá a 23 gobernadores. Estas elecciones regionales debieron celebrarse en 2016, según la Constitución, sin embargo hasta ahora llegó el momento.

En el país hay una profunda división en la oposición que, después de cuatro meses de protestas en las calles, no logró frenar la constituyente, que era una de sus metas más ambiciosas. Sin embargo, una vez puesta en marcha la maquinaria electoral una parte decidió participar en la campaña para defender la “democracia”, pero otra asegura que esta es una jugada más del gobierno y que ir a las urnas es tanto como legitimarlo.

Consulte: Cómo Venezuela pasó de 4 meses de choques y protestas diarias a una aparente calma

Justo cuando faltan cuatro días para la votación, Maduro advirtió que los gobernadores electos en los comicios del domingo deberán "subordinarse" a la Asamblea Constituyente, órgano con suprapoderes integrado sólo por oficialistas y calificado de fraudulento por la oposición.

"Todos los gobernadores que van a ser electos el domingo tendrán que juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente y el que no se juramente no toma su cargo y punto y que vaya a llorar pa‘ Washington", dijo durante un acto con indígenas en el palacio presidencial de Miraflores.

El oficialismo controla 20 gobernaciones.

Según el mandatario, la Asamblea Constituyente "es la convocante a las elecciones" y por ello "todo el que vote el domingo estará reconociendo su poder "plenipotenciario".

Luis Florido, líder de oposición y candidato a la Gobernación de Lara, salió inmediatamente a desmentir a Maduro.

Pero aunque sea el Consejo Nacional Electoral (CNE) el responsable, este también está cuestionado y se le acusa de servir al gobierno, cambió de lugar 205 centros de votación en 16 estados para afectar su votación del domingo.

Le recomendamos: Maduro desesperado

En un programa televisivo, el mandatario aseguró la noche del miércoles que las elecciones son "libres, directas, democráticas y secretas".

"Quieren vender al mundo que en Venezuela hay una dictadura, tremenda dictadura estamos realizando la elección número 22 en 18 años, tenemos un récord mundial", recalcó este jueves, en el acto en Miaraflores, transmitido en cadena de radio y televisión.

Puede leer: Las preguntas de los estudiantes que incomodaron a la fiscal Luisa Ortega

No juega "limpio"

El presidente Juan Manuel Santos dijo que Maduro no juega "limpio" al anunciar que los gobernadores electos el domingo en Venezuela deberán "subordinarse" a la Asamblea Constituyente.

"Decir que (...) los que voten en las elecciones con el voto estén aprobando la Asamblea Constituyente y quienes salgan elegidos tienen que someterse a esa Asamblea Constituyente, eso no es jugar limpio", dijo este jueves el mandatario en una alocución televisada en la presidencial Casa de Nariño.

Santos consideró lo advertido este mismo jueves por Maduro como una "alcaldada", como se conoce coloquialmente en Colombia a una acción arbitraria o autoritaria.

"Nos hemos opuesto a esa Asamblea Constituyente por ilegal, cualquiera que sea el resultado, nos seguiremos oponiendo", afirmó Santos, quien invitó a los venezolanos a participar en las urnas. "La democracia es eso", apuntó.

Con información de AFP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.