Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2001 12:00:00 AM

“Eliminaremos a los irregulares que pasen nuestra frontera”

El norte de Ecuador se ha convertido en una zona roja debido al Plan Colombia. SEMANA habló sobre el tema con Hugo Unda, ministro de Defensa del país vecino.

El ministro de Defensa del Ecuador, almirante Hugo Unda, reconoció que grupos irregulares de Colombia que operan en la frontera común amenazan la soberanía de ese país y advirtió que “si se infiltran en nuestro territorio vamos a eliminarlos”.

El militar enfatizó que los efectos de la aplicación del Plan Colombia son muy graves y señaló como principales el paso de guerrilleros en las provincias de Esmeraldas, Carchi y Sucumbíos (en plena franja limítrofe), el creciente número de refugiados y desplazados, así como el traslado de los cultivos de coca, al tiempo que previó que tales problemas se irán incrementando en Ecuador en “intensidad y calidad”.

Unda descartó cualquier posibilidad de dialogar con los grupos insurgentes colombianos, como lo había sugerido recientemente el prefecto del Carchi, general René Yandún. También aseguró que hasta ahora la ayuda prometida por Estados Unidos para las Fuerzas Armadas ecuatorianas en relación con el problema fronterizo “no se ha hecho realidad y es de cero”.

Este fue el diálogo con SEMANA:

SEMANA: ¿Cómo está afectando el Plan Colombia al Ecuador?

Hugo Unda: Quienes estamos en representación del Frente Militar y en otros organismos, como el Consejo de Seguridad Nacional, establecimos, desde hace año y medio, que la aplicación del Plan Colombia iba a causar efectos en territorio ecuatoriano. Es decir, lo que está ocurriendo: infiltraciones de los que podríamos llamar guerrilleros —que es bien difícil pues ahí hay una mezcla de guerrilleros y delincuentes en la que inclusive hay participación de ciudadanos ecuatorianos—. Ese tipo de infiltraciones se han dado en diferentes ocasiones y en diferentes áreas en las provincias de Sucumbíos, Carchi y Esmeraldas. También hemos hablado del asunto de los refugiados, que después se complicó un poco con el de los desplazados. El otro efecto es el desplazamiento de los cultivos de coca de territorio colombiano a territorio ecuatoriano.

SEMANA: ¿Hay cultivos de coca en el Ecuador?

H.U.: Parece que se han dado en pequeñas áreas que han sido controladas rápidamente. Estamos investigando el posible paso de esos cultivos. Los plantíos de coca se desplazarán como una mancha hacia zonas donde tengan más facilidad. Recuerde que inicialmente se concentraron en Bolivia, para irse luego a Perú y posteriormente a Colombia. Ahora hay que impedir que se extiendan a Ecuador.

SEMANA: El prefecto del Carchi (gobernador) ha sugerido que se negocie con los guerrilleros colombianos. ¿Usted qué dice?

H.U.: Yo no soy partidario de eso. Creo que tenemos que ser un poco más serios y más profundos en nuestras palabras y apreciaciones.

SEMANA: ¿Pero nunca se pensó en esa posibilidad?

H.U.: El asunto de tener conversaciones o diálogos con la guerrilla lo analizamos el año pasado y llegamos a la conclusión de que eso no es aceptable. En primer lugar, no sabemos con quién podemos hablar. Existen diferentes grupos, por un lado, y por otro, esos grupos actúan sin ninguna norma de carácter ético o legal, lo que haría que si llegásemos a ciertas conversaciones no habría ninguna conclusión valedera. Si no hay normas éticas o legales que afiancen el llegar a un cierto criterio o arreglo, ¿qué resultado vamos a tener? Así que en ese sentido descartamos llegar a ese diálogo.

SEMANA: ¿Qué hacer, entonces, ante posibles atentados a la industria petrolera?

H.U.: Como preámbulo puedo decirle que las empresas petroleras que trabajan en Colombia conviven con la guerrilla. Eso, claro, no tiene nada que ver con lo que estemos haciendo o podamos hacer en el futuro. El comando conjunto y las Fuerzas Armadas trabajan en contacto permanente con representantes de las petroleras. Pero no dan seguridad o vigilancia a las instalaciones sino que dan seguridad en general en las áreas petroleras. Eso sí, tienen convenios para cooperar en la seguridad que ellos necesitan.

SEMANA: Usted ha dicho que faltan recursos. ¿Es cierto que la ayuda prometida por Estados Unidos al Ecuador no llega?

H.U.: Las Fuerzas Armadas estamos fortaleciendo la presencia militar en las provincias del norte, sobre todo en la frontera amazónica con Colombia, con nuestros propios medios. La ayuda de Estados Unidos específica y que tiene relación con el problema que estamos sufriendo como país hasta este momento es de cero. Está en proceso un proyecto de 12 millones de dólares para la fuerza pública que básicamente va dirigida a las acciones antinarcoticos. Pero hablemos con transparencia: hasta este momento no se ha hecho realidad esa ayuda para las Fuerzas Armadas ecuatorianas.

SEMANA: No obstante se está fortaleciendo el control fronterizo...

H.U.: Estamos desarrollando instalaciones militares en la frontera y a medida que lo hacemos estamos fortaleciendo el número de personal. Y, lógicamente, de armas y equipos militares. Eso sí: no me pregunte sobre cifras porque no se lo puedo decir.

SEMANA: El asunto es que en la zona fronteriza van y vienen, sin problemas, tanto colombianos como ecuatorianos.

H.U.: Sí, eso es un secreto a voces: en la frontera ecuatoriano-colombiana han proliferado en los últimos meses muchos negocios para atender las necesidades de los colombianos desplazados que han comenzado a ubicarse en esa zona que podemos denominar como ‘caliente’. Pero no todos los colombianos son malos, la mayoría de los que se han ubicado por allí son buenos y trabajadores. Los malos son los más pocos y contra ellos es que estamos dispuestos a no permitir su presencia si es que se infiltran en territorio ecuatoriano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.